About Taringa!

Popular channels

Miedo a la oscuridad

¿Qué se puede hacer para ayudar al niño a superar el miedo a la oscuridad? 




A continuación se ofrecen algunas ideas y consejos para logralo.






1. Juegos para vencer el miedo a la oscuridad
La mejor manera de llegar a los niños es a través del juego. Se pueden plantear juegos clásicos que impliquen vendarse los ojos, como la gallinita ciega, ponerle la cola al burro, reventar una piñata, etc. Estas actividades permiten a los pequeños interactuar con el mundo sin utilizar la vista.
También se pueden hacer juegos en la semipenumbra, como sombras chinescas. Y en la penumbra se pueden contar cuentos o hacer juegos como reconocer objetos a través del tacto.
El juego es también la base de un programa para tratar el miedo a la oscuridad diseñado por la Universidad de Murcia y la Universidad Miguel Hernández de Elche. Este programa consiste en una serie de juegos en los que el niño se enfrenta a situaciones crecientes de oscuridad. Permite que, de manera gradual, comprenda que no hay ningún problema por estar sin luz.


2. Dejar encendida alguna luz tenue


No es malo dejar alguna luz encendida, pero tiene que ser muy tenue. Lo recomendable es que casi no ilumine pero que sí deje algo de claridad en la habitación. Puede ser una lámpara o bien apliques que se colocan en la pared.


3. No encender la luz como solución



Dejar una luz tenue no implica que los adultos enciendan la luz principal de la habitación del niño cuando se ponga a llorar. Si el pequeño se despierta asustado en mitad de la noche y llora o llama a los mayores, hay que tranquilizarle sin encender las luces.
La luz encendida alimentará el problema, pues ratificará la idea de que la oscuridad da miedo y que, por el contrario, la luz lo quita.
El niño se serenará con la compañía del adulto y con sus palabras. Solo cuando esté calmado será momento de encender alguna lámpara.






























Tener miedo a la oscuridad, o miedo a los monstruos imaginarios que viven debajo de la cama o dentro del armario, es algo muy común en los niños en edad preescolar. La responsable es la imaginación de los pequeños. La imaginación que le permite participar en todo tipo de juegos creativos y que le ayuda a convertir, por ejemplo, una escoba en un caballo de carreras, también puede jugar una mala pasada a los pequeños, haciendo que inventen todo tipo de criaturas espeluznantes y diseñen todo tipo de escenarios aterradores en los recovecos de su propio dormitorio, que es su propio mundo.






0No comments yet
      GIF