Check the new version here

Popular channels

Mitos y leyendas espeluznantes

Mitos y leyendas de Pucallpa


Los mitos y leyendas forman parte del universo mágico del hombre amazónico, de la cultura popular; rica en mitos y leyendas que son parte de la tradición. En las tardecitas, a las orillas de los ríos o al interior de las casas comunales. En pueblos, caseríos o comunidades nativas, cuando el hombre se siente inspirado, forman parte del tema de conversación.

Allí, basta que alguien toque el tema, para que los mayores, hombres o mujeres, relaten sobre fieras increíbles, aparecidas, brujería, magia y encantamientos que los presentes escuchan con avidez y respeto.

Pero, como muchas de las riquezas de esta bendita tierra, también las historias, los mitos y leyendas pueden desaparecer en el tiempo, si no las preservamos para el futuro con la importancia que tienen. Es por ello que publico estas riquezas narrativas con el objetivo principal que se conozca mejor nuestra realidad y que las generaciones futuras sepan conservar intacta, en la memoria colectiva, los recuerdos, mitos y leyendas y así puedan contarlas a sus descendientes.




El bufeo colorado


Al delfín rosado del Amazonas la gente lo llama, simplemente, bufeo colorado y así lo distinguen de sus otros hermanos que son de color gris. La leyenda de que el bufeo, como ser o duende “encantado” que es, puede transformarse en un hombre “gringo” al que le gustan las mujeres jóvenes y bonitas. Así, con esa apariencia, suele presentarse a la fiesta en la que participa la chica elegida. Como viajero de paso, baila y enamora a la muchacha, invita a beber a todos los participantes y así se gana la simpatía general. Pero él no come ni menos bebe licor, porque si se emborracha, se rompería el encantamiento y se descubriría quién es.



Cuando la muchacha ya es la enamorada del bufeo, él la colma de regalos y atenciones. La visita siempre por las noches y se marcha antes del amanecer. Así poco tiempo, la mujer enamorada empieza a mostrar una conducta extraña, porque quiere permanecer todo el tiempo junto al río y si ésta situación no es notada a tiempo por sus familiares y no la mandan a curar a un buen chaman, puede terminar desapareciendo, ya que en su deseo de estar siempre junto a su gringo “bufeo” enamorado, terminará arrojándose al río para no salir jamás.




Cuenta una vieja leyenda Shipiba que hace muchísimos años, una tribu entera de humanos fue convertida en delfines de río (Bufeo) por no haber querido entronar a una vieja hechicera, y que desde entonces sus descendientes pueblan alegremente el caudaloso río ucayali y sus afluentes.

La misma leyenda dice que, cuando hay fiestas en los pueblos ribereños, los actuales Bufeos se convierten en humanos y acuden discretamente a los bailes sin ser descubiertos. Uno de ellos es Shinaan, un Bufeo rosado, quien aprovecha mientras sus compañeros bailan, para amar a Panshin, sus bella y querida novia humana. Dicen que los Bufeos antes de volver al río leen los periódicos de los hombres y así regresan al agua muy contentos, agradeciendo a aquella vieja hechicera que condeno a sus ancestros a ser delfines y no humanos, quienes son los culpables de muchas cosas desagradables que ocurren en nuestro mundo.




El chullachaqui


Nunca camines solo por la selva, es la advertencia más conocida en estos parajes solitarios. Se tejen muchos mitos sobre almas, espantos y demás entes, pero no fue sino hasta hace décadas atrás, que se empezó a popularizar la existencia de este pequeño duende.

En la solitaria selva se esconde un duende maligno, que recorre toda la espesura con asombrosa velocidad, vigilando a la que se convertirá en su próxima víctima. Esta leyenda, tiene mucha vigencia actualmente, porque varios jóvenes de las localidades cercanas han desaparecido, se dice a consecuencia del espectral duende.

El Chullachaqui fue antes un hombre, que convertido en duende, fue castigado por las fuerzas de la naturaleza al haber vivido para servir al demonio. El castigo, fue la deformidad de su cuerpo, ya que sus miembros inferiores, tienen la peculiaridad de ser opuestos. Algunos dicen que tiene un pie normal y el otro completamente doblado y purulento. Algunos otros dicen que sus piernas son como las de las cabras.
Su nombre proviene de la palabra quechua “Chulla = solo”,y , “Chaqui = pie”, que como frase significa “Un solo pié”.




Generalmente se presenta a quienes caminan solitariamente por las trochas. Según la tradición popular, algunas veces se presenta de manera amistosa y otorgando regalos de la Selva, siempre y cuando éste no diga el origen de su buena suerte; otras veces se presenta agresivo.

Algunos de los rasgos más saltantes de esta criatura, según la mitología amazónica, son su capacidad de mimetización, adquiriendo la forma humana o no humana que desee. Además, una característica cojera, producto de la asimetría de sus pies. Dice que en circunstancias muy especiales, sale a la selva a buscar incautos o personas en excursión, los cuales al ser hechizados, son conducidos hasta parajes desconocidos y nunca más se vuelve a saber de ellos.




La yacumama


Yacumama en quechua Madre del Agua en español. Colosal boa de agua, que encarna al espíritu protector de las aguas del río padre Amazonas, que habita las profundidades de ríos y cochas afluentes. Se alimenta de animales acuáticos sin provocar detrimento en el sistema ecológico. Raras veces emerge a la superficie; es en estas ocasiones que puede causar daños irreparables en las embarcaciones y pasajeros, haciéndoles naufragar y perecer ahogados o devorados.

Se dice que al emerger el animal produce un inmenso remolino y gran oleaje, poco comunes en los ríos y cochas, dejando al descubierto su descomunal cabeza, que descansa sobre un cuello erguido que sobresale a una altura de hasta cuatro metros, desplazándo se por el centro del río o cocha, zambulléndo se de trecho en trecho, hasta que al final se sumerge para no volver a aparecer más. En otras ocasiones, el animal sale a la superficie y permanece a flor de agua, atravesada de banda a banda del río, causando el efecto de un gigantesco árbol caído que represa el agua, formando correntadas peligrosas para la navegación. Vive en los aguajales de la selva baja o zonas bajas o inundables de la selva peruana.




En lo profundo de un bosque impenetrable por su exuberante vegetación, había un lago muy poco conocido por los que vivían en las proximidades de ese lugar. Simulaba ser sumamente tranquilo, apacible, en suma, un remanso de paz; pero, lamentablemente era lo contrario. Así lo aseveraban quienes habían llegado a él, pues sabían que tenía "madre" y que ella celosamente cuidaba ese lugar, persiguiendo sin piedad al que por desgracia se atrevía a pescar en sus aguas.

Así llegó cierto día un pescador que siguiendo el curso de un riachuelo desembocó en el; desde el primer momento que lo vio, se sintió feliz porque creía que era el primero en llegar y pensó: al fin podré realizar una "pesca milagrosa" en esta laguna olvidada, que debe estar llena de peces. Infelizmente no fue así; al penetrar en el lago, lo primero que hizo fue ubicar un lugar para arrojar su tarrafa y aunque se sentía intrigado por el movimiento del agua, siguió remando confiado; pero el vaivén continuo de su canoa, siguió preocupándole hasta que sintió que algo salía del fondo del lago. Rápidamente volvió para averiguar que era eso, y vio una terrible cabeza, suspendida a casi un metro de altura sobre la superficie del agua moviendo su monstruosa figura de orejas paradas y sacando su lengua puntiaguda.



Inmediatamente dio vuelta su canoa, metió su remo con fuerza hasta el fondo del agua para impulsarse mejor y en esos instantes apremiantes para colmo de males, notó que las plantas de la orilla venían a su encuentro, cerrándole el pase como si obedecieran a no se qué designio; terriblemente asustado, giró su cabeza para ver que ocurría con la fiera y comprobó que ella le perseguía a toda velocidad. En ese momento, aterrorizado levantó sus ojos al cielo y clamó ayuda al Dios Todopoderoso, convencido que él no podía hacer nada para librarse con vida de ese monstruo lacustre. Y realmente, el Señor escuchó su súplica, porque inexplicablemente cayeron al lago cuatro sachavacas peleando y mordiéndose como fieras, produciendo un tremendo ruido.



Ese terrible estruendo asustó a esa serpiente, que no era otra cosa que la terrible Yacumama, que velozmente se sumergió en su lago. Incomprensiblemente, las plantas acuáticas también volvieron a su posición inicial y todo quedó en calma, pues hasta las sachavacas se escaparon viendo a la horrible Yacumama. El pescador que advertía estupefacto todo cuanto sucedía. No quiso perder un segundo más, y se alejó de este fatídico lago, antes que la Yacumama le cerrara el paso nuevamente. Kamentablemente no llevó ni un solo pez, porque "la madre" de esa laguna no quiso regalarle sus pacos, sardinas, sábalos, bujurquis, lizas y gamitanas.

AI respecto, se cuenta que cuando alguna persona común se acerca a las orillas y penetra a esos lagos encantados, se desata sorpresivamente una tormenta infernal que hace zozobrar la embarcación y la persona se ahoga irremediablemente.




El yacuruna


“Yacu” = agua o río, “Runa”= hombre o gente. Es el espíritu mágico más importante de la selva baja. Manda sobre todos los animales y genios del agua, suele ser invocado por los chamanes y curanderos, en las sesiones de ayahuasca, tanto para hacer el bien como para hacer el mal.

Cuentan que se traslada por los ríos y quebradas, y entra en las cochas montado en un enorme cocodrilo “lagarto negro”. Cuando viaja, se adorna con cinturones y collares de feroces boas negras y va calzado con cascos de tortugas de taricayas o charapas.




Es un personaje que vive en las profundidades y lagos de la amazonía, habitando asentamientos nómades subacuáticos. El Yacuruna a manera de título de nobleza, es el señor o patriarca de las tribus errantes de esta raza que hasta hace miles de años poseía forma humana y que vino buscando establecerse en las antiguas colonias de la gran atlantida, sumergida bajo el océano homónimo durante el ultimo diluvio universal.

Al haberse adaptado tanto a la vida subacuática, el yacuruna no pudo revertir el proceso y regresar a tierra firme, aunque ha alcanzado la perfección de sus dotes místicos, con el fin de raptar personas de su agrado particularmente jovenes mujeres, a quienes lleva a convivir con el en las profundidades.



Durante siglos las tribus de esta raza han surcado las profundidades de los ríos, en busqueda de nuevas regiones aluviales, donde imponer su dominio sobre las mentes supersticiosas de los pobladores ribereños y aborigenes. Dotado de antiguas artes los Yacurunas tienen el poder de comunicarse con animales acuáticos, e imponer su dominio sobre estos, además poseen la facultad de transmutar en bufeos colorados con la finalidad de aproximarse a las jovenes ribereñas, muchas veces atraídos por el olor de la sangre, si es que alguna de estas se encuentra en estado de menstruación.

Una vez en la superficie adquieren su forma semihumana solo por unos instantes, como distinguidos personajes forasteros atrayendo la atención de las jovenes mediante habilidades psíquicas y afrodisíacas, raptandolas y agregandolas a su sequito.
}



La runamula


En la selva se cuenta que la mujer que hace el amor con hombres prohibidos está maldita. En las noches de luna llena galopa frenéticamente convertida en Runamula.

Es el alma de una mujer pecadora convertida en briosa mula por acción diabólica, a la mañana siguiente nuevamente convertida en mujer, se despierta sangrada, con heridas, y ella no sabe por qué, pero la gente sí. Esas noches de luna llena, ella se viste de novia y va hasta un puerto, ahí espera a aquel que la hará cruzar la otra orilla. He aquí una forma de purgar malas acciones cometidas en este mundo terrenal entregando el alma al demonio aún en vida.

En las noches de Luna llena, se transforma en Runamula, en Mujer Centauro, mitad hembra y mitad caballo, en esas noches, ella, convertida en Runamula galopa, frenética, y los hombres y mujeres despechados se esconden con ramas, con palos...
y, cuando ella pasa, la hieren y golpean.

A la mañana siguiente, nuevamente convertida en mujer, se despierta en su cama la runamula, sangrando, con heridas, y ella no sabe porqué... pero la gente sí...

Y lo que la gente no sabe es que en las noches de Luna llena, la Runamula salta...y arranca la Luna con sus propias manos y pasea la Luna por los cinco rincones del planeta y esas noches de Luna llena, ella se viste de novia y va hasta un puerto, a un embarcadero, donde llegan todas las canoas que surcan los Caminos de la Vida
Allí espera a aquel que la hará cruzar a la otra orilla...
La gente maldice a la runamula pero ella, ella no se sabe runamula, ella se sabe amante, poeta, soñadora, compañera de todos los que transitan los senderos infinitos del amor.




Cuando no hay luna y la noche sin estrellas provoca miedo al más valiente. Cuando el ruego de los mecheros tiembla agitado por la brisa que estrella silbidos contra los techos de hojas de shebón, cuando los zancudos flojean buscando su diario alimento; cuando el sabio Urcututu llora tristezas ajenas y el Maquía murmura oraciones inventadas quien sabe si por Dios o el diablo, entonces una furtiva sombra cruza las calles, rozando levemente el suelo con sus pies descalzos.

Busca la Iglesia cuya cruz blanquea en la oscuridad. Una puerta se abre y la sombra entra a la parroquia. Entonces, el Urcututu, cuyos ojos ven el destino, vuela hacia el Campanario y ora largamente. De repente, otra sombra cruza la plazoleta, casi arrastrándose entre las pomarrosas, mientras se abre una ventana. Compadre por aquí, y la sombra recta como una serpiente por la pared de madera. Comadre ¿y dónde está él?, hablan bajito. Se fue a chapanear.

Entonces el Urcututu, que todo lo ve, se posa en la pomarrosa más alta de la Plaza y llora su agorero canto. El miedo se apodera de los que duermen cuando se oye un relincho cerca de la Iglesia. Calla, le dice Joshé a la mujer que está desvistiéndose, el cura y la Pirica están saliendo.

Salen a galope, hacia la trocha de la orilla del rió, una hermosa yegua negra, un blanco jinete. La Pirica, hermosa morena beata que todos los días reza, y el cura que la confiesa, un español colorado, van juntos en el pecado.

De pronto, otro galope alborota la Plazoleta. Es la Mañuca con su compadre Teocho. Dice: Joshé, recia yegua negra, jineteada por un bulto negro, que brinca locamente sobre los matorrales. Ven aquí y deja a las ronamulas en paz, dice la mujer, apretando sus labios rojos, carnosos, sensuales. Y mientras Joshé, completamente desnudo, entra al mosquitero, siente muy cerca la fragancia de las blancas y duras carnes de su comadre Teresa Poiquiñas. Sonríe excitado. Entonces el Urcututu, pájaro de la noche que todo lo sabe, posándose en el techo de esa casa, llora, larga, burlonamente.




El tunchi


Es el espíritu de los muertos, que regresan del otro mundo a cumplir alguna penitencia o el alma de los que van a morir y están recogiendo sus pasos antes de abandonar la tierra. Estas almas en pena, son entes etéreos que se anuncian a los vivos con un silbido lúgubre muy característico, con la resonancia de sus pisadas o con ruidos de las cosas o muebles que tocan causando temor y espanto a los que escuchan.
Algunas veces los tunchis se materializan bajo la forma de espectros o fantasmas de blancas vestiduras, que se desplazan a baja altura sin tocar el suelo.

Vaga por las noches oscuras de la selva, como alma en pena, unos dicen que es un ave, otros que es un espíritu del mal “diablo” que goza aterrorizando a la gente. Pero nadie lo ha visto, y todos lo reconocen con temor cuando en plena oscuridad lanza al aire un silbido penetrante “fin....fin...fin...” que por instantes se pierde en el monte a lo lejos, pero vuelve a silbar ya sobre el techo de una casa o a la orilla del río. Todo es tan rápido que la gente solo atina a persignarse o rezar, porque existe la creencia de que cuando silva con insistencia, por los alrededores de un pueblo, anuncia malos presagios y cuando lo hace sobre una casa enfermedad o muerte.

Burlarse del tunchi, insultarlo, puede costarle caro al atrevido, ya que lo hará enfurecer y entonces atacará con mayor insistencia, silbando... silbando... lo perseguirá tanto que hasta el más valiente terminará entrando en pánico, que puede llevarlo a la locura o muerte...




Dice la leyenda (aunque tal vez sea un caso que se deriva de esta), que una chica acababa de entrar a un convento como misionera y fue trasladada a la selva, ella venía de España.

No conocía muy bien las leyendas, y sobre todo por ser religiosa las que conocía, no les tomaba importancia. Esa noche, se habían reunido todas las monjas después de un viaje en lancha hasta un tribu llamada Los Boras, a rezar el rosario nocturno, como lo hacían diariamente.

Cuado iban por el segundo Ave María escucharon un silbido muy agudo, casi como el que hace una uña contra la pizarra, pero era diferente, era un silbido de alguna criatura. A la monja le extrañó que todas se hubieran quedado paralizadas y nadie dijera nada. Ella dijo: "¿Qué pasa? ¿No lo oyen, es horrible? ¿Qué es eso?". Las demás se miraron y parentemente se asustaron. En el instante en que la monja terminó la pregunta, el silbido cesó.

Todas se fueron a la cama, como si nada. Esa misma noche, todas dormían cuando escucharon un grito desgarrador que provenía de uno de los cuartos. Era la monja, no se sabe como enloqueció y aparentemente se suicidó. La leyenda no lo narra así.

Los nativos que conocen la historia dicen que fue la venganza del Tunchi, un ser al que solo se le percibe por su silbido agudo (como el de una uña contra una pizarra), y que si alguien lo ofende tal como lo hizo la monja (¡Qué horrible!), vendrá por ti y te matará de la forma mas horripilante que puedas imaginar. No se sabe como mató a la monja pero encontraron a su cuerpo y una expresión de horror inimaginable en su rostro. ¿Habrá sido el Tunchi o simplemente fanatismo religioso a pesar que no tuviera sentido para hacerlo?




¿Quieres ver de donde provienen estos personajes? Dale click en el banner de abajo para ir a mi post: Taringa en Pucallpa -Tierra de demonios-



Si desean pueden ver mis otros Post's dandole click al botón de abajo

+2
0
0
0No comments yet