Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
RAMÓN ORESTE OTAZO, conocido como “Moncho Otazo”. Nació el 31 de Agosto de 1944, en la Colonia La Chiquita del Departamento Comandante Fernández, Provincia del Chaco. Realizó sus estudios primarios en la Escuela Nº 166 “Antonio Ramón Fernández” de Presidencia Roque Sáenz Peña,Chaco.


Trabajó por un período de más de dos años en una casa comercial de dicha ciudad. A los 15 años, debutó como pugilista, dedicándose a esta profesión durante 9 años.

Combatió en varias provincias del país, especialmente en Buenos Aires. A los 24 años, realiza su primera expedición, con el objeto de observar la naturaleza chaqueña. Esta aventura, lo llevó a caminar más de 200 kilómetros, desde Pcia. Roque Sáenz Peña hasta la costa del Río Teuco, donde con Londra, una compañera expedicionaria, construyeron una embarcación de Yuchán y Sauce, con la que navegaron los ríos Teuco, Bajo Bermejo, Paraguay, Paraná, culminando en el riacho Barranqueras. De ahí caminaron hasta la ciudad de Resistencia, dando por finalizada la travesía. A partir de esta primera incursión, se sucedieron un total de 62 expediciones, la mayoría por la Región de el Gran Chaco, en un tiempo de 38 años.

Los objetivos fueron en algunos casos de carácter antropológico, en otros, arqueológico, de Ciencias Naturales, historia, supervivencia, convivencia. Todas con una buena dosis de aventura. Las documentaciones se realizaron en fotografía, película y video. Se logró recabar información a través de 8.000 fotos diapositivas, unas 2.000 en papel color y más de 200 horas de documentos fílmicos.

En el año 1995, abrió su Museo al público en su domicilio. Estaba dividido en dos sectores: uno con materiales de Ciencias Naturales y en el otro Historia y Arqueología. Ocho años después, suspendió la exposición al público por falta de seguridad. Las visitas tocaban, rompían y robaban los materiales. El Museo se reabrirá recién cuando pueda construir un edificio adecuado y lo expuesto esté bajo protección.

Con los documentos logrados, realiza charlas ilustradas en escuelas, colegios, clubes, instituciones, etc.

El objetivo a futuro es realizar una serie de documentales sobre la naturaleza del Gran Chaco, contando hasta el momento con más del 80% del material en video.

Participó en varias películas documentales, desempeñando distintos roles: asesor naturalista, guía expedicionario y personaje de la misma.

Hizo numerosas notas, especialmente sobre sus vivencias, en revisas, periódicos tanto de ésta como de otras provincias.

Se define como autodidacta en todo. Fue varias veces reconocido por distintas instituciones. La distinción más reciente fue en el mes de Julio de 2006, oportunidad en que recibió la estatuilla “El Toba Dorado”, máxima distinción que concede A.L.E.A. (Amigos de las Letras y las Artes) a personas que se destacan en actividades referidas a la cultura chaqueña.

Nota publicada en el diario Norte de Resistencia Chaco

Moncho Otazo: “Es muy triste lo que está ocurriendo con el monte chaqueño”


El expedicionario Moncho Otazo alertó sobre el grave proceso de destrucción forestal que sufre el monte chaqueño, y llamó a frenar el avance de la devastación, antes de que sea demasiado tarde.



“Es muy triste lo que está ocurriendo con la fauna y la flora autóctona”, sostuvo al anunciar la última travesía de largo aliento que iniciará en agosto próximo, con la que volverá a atravesar una vez más lo más profundo del paisaje chaqueño.
Otazo hizo su primera expedición en el año 1968. Desde entonces, realizó más de 60, y en todas ellas documentó, en extensas y agotadoras travesías, la fauna en extinción y los peligros ecológicos en torno a los ríos Bermejo, Teuco y Paraná, y también en los interminables montes chaqueños.
Testigo directo del drama que vive la riqueza natural del Chaco, Otazo se prepara ahora para iniciar una nueva aventura que se dividirá en dos tramos, y que denominó “Chaco Gualamba” y “Por las Yungas”.
En el primer recorrido, el programa durará ocho meses: tiene previsto navegar desde la localidad de Embarcación, en la provincia de Salta, por el alto Bermejo, y atravesar el Chaco salteño para culminar en el Río de la Plata. En “Por las Yungas”, segunda parte, Otazo desafiará las selvas montañosas de las provincias de Jujuy y Salta y de Bolivia, en un recorrido que estima demandará al menos cuatro meses.
Como en todas sus anteriores expediciones, Otazo registrará la experiencia a través de fotografías y filmaciones en video.

Testigo del drama
“Es triste lo que está ocurriendo con el monte chaqueño. No sólo con lo que ocurrió, sino con lo que va a ocurrir. Hay muy pocos lugares donde todavía se mantiene la fauna y la flora virgen, pero están a punto de desaparecer” insistió Otazo y atribuyó el grave problema al avance desmedido de la frontera agrícola.
“En la penúltima expedición, navegué 450 kilómetros por el Teuco, y todo el tiempo veía un humo interminable, impresionante, producto de la quema de los montes”, relató con tristeza. Y no exagera. Según datos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, entre 1998 y 2002 el país perdió el diez por ciento de su superficie forestada. El mismo organismo reconoce que actualmente se destruyen casi mil hectáreas de bosque por día. “Es increíble los rostros que se ven ahora, gente que no son de la zona que se hacen amigos de los criollos, les palmean la espalda, le llevan un vino, para después quedarse con sus campos”, reveló Otazo.
“Hay criollos a los que compran montes completos de algarrobos con una motito. Es terrible lo que está pasando, porque se está causando un daño irreversible a la fauna y la flora, y lamentablemente quedan muy pocas zonas vírgenes de montes”, remarcó el expedicionario.

Realidad que duele
Preocupado por el abuso que se hace de los recursos y por la falta de conciencia de los alcances reales que tendrá tamaña destrucción, Otazo reconoce que le duele tanta desaprensión. Nacido en el pueblo La Chiquita, ubicado a 15 kilómetros de Presidencia Roque Sáenz Peña, el próximo 31 de agosto cumplirá 63 años. Cuando tenía tres, sus padres Damián Roberto Otazo y Sobeyra Pegoraro se radicaron en la ciudad termal.
Desde entonces su sed de aventuras fue creciendo, a tal punto, que hoy reconoce que no se imagina haciendo otra cosa que no sea explorar, recorrer, investigar y estudiar los montes, los animales, toda la flora y la fauna del Gran Chaco.
Además de la exploración, durante sus recorridos realiza cuanta charla ecológica pueda. Otazo apunta principalmente a los colegios primarios y secundarios, como también a los pobladores de distintos sitios y a los grupos aborígenes que habitan en esas regiones. ‘Es preocupante, pero hay gente que no siente amor por lo nuestro‘, observó.
Su primera expedición la realizó el 1 de octubre de 1968, y desde entonces hasta la actualidad lleva realizadas más de 60, de las cuales doce las hizo por río, y nunca le sobró nada: ‘Todo lo hice a pulmón‘. Hoy navega en su bote de aluminio impulsado a remo, que mide 4 metros de eslora (largo) y 1,75 de manga (ancho). Pero en sus comienzos surcaba los ríos del norte argentino con una pequeña balsa hecha con troncos.

http://www.visionsolidaria.org.ar/modules/news/article.php?storyid=15
http://www2.diarionorte.com/nota_texto.php?id=4822&sec=25