About Taringa!

Popular channels

Morir por tu propia creacion



Su búsqueda de nuevos métodos para establecer marcas deportivas o salvar vidas humanas llevó a estos genios a arriesgar su vida, la cual terminó por ser robada gracias a la falta de perfección en sus mecanismos.
Franz Reichelt falleció al no lograr hacer funcionar un modelo innovador de paracaídas, mientras que Marie Curíe terminó por verse afectada por la radioactividad empleada en sus investigaciones
durante el siglo XX.



El portal de internet WhatPoll.com recopila una serie de casos, donde inventores han muerto por sus propias creaciones; te invitamos a conocer algunas de algunas de las historias más sorprendentes.

Valerian Abakovsky. Nació en Rusia en el año de 1895 y es recordado por haber sido el creador del llamado "aerovagón". Este dispositivo era un vehículo de alta velocidad, que mediante un motor aerodinámico y una hélice de tracción, se pretendía transportar de manera lujosa a los políticos soviéticos.
En julio de 1921, durante las primeras pruebas, el aparato agarró tanta velocidad que terminó por estrellarse y matar a las seis personas que viajaban en él, entre ellas a Abakosky. El prototipo es considerado como el precursor de la locomotora M-47.



William Bullock. Es el inventor de la prensa rotativa, misma que ayudaría a imprimir cientos de publicaciones en el siglo XIX. Nació en los Estados Unidos y falleció mientras desarrollaba dicha máquina.
Mientras realizaba un ajuste en los engranes de una rotativa del Philadelphia Public Ledger, Bullock se atoró en la prensa, la cual hirió su pierna. La falta de medicamentos y cuidados, hicieron que el hombre se enfermara de gangrena, infección que terminaría por matarlo mientras los médicos intentaban amputársela.



Aurel Vlaicu. Ingeniero rumano nacido en el año de 1882. Desde temprana edad mostró un gusto particular por la aviación; lo que él no sabía es que tomar este camino lo llevaría directo a su tumba. Construyó varios aeroplanos y prototipos de vehículos aéreos donde llegó a realizar varias pruebas.
Fue en uno de esos viajes donde el hombre perdería la vida. Mientras piloteaba el modelo "Vlaicu II", el inventor perdió el control de la nave debido a un desajuste en el mecanismo. El vehículo se estrelló de manera estrepitosa en las montañas Cárpatos, en 1913.





Franz Reichelt. Durante mucho tiempo trabajó como uno de los mejores sastres de Francia en el siglo XIX. A lo largo de su vida se sintió inspirado por las aportaciones de Leonardo da Vinci, quien sería su principal ejemplo para crear un paracaídas, el cual, según él, ayudaría a salvar muchas vidas humanas.
El hombre desarrolló este mecanismo, el cual probó las primeras veces con muñecos, los cuales aventaba desde la parte más alta de la Torre Eiffel. Todos sus intentos resultaron un fracaso; sin embargo, Reichelt argumentaba que el fallo se debía a que eran objetos inanimados. Tiempo después, el sastre decidió probar su paracaídas de manera personal. En 1912, subió al monumento parisino, se lanzó en caída libre, y el paracaídas nunca abrió, lo que le causó la muerte.



Marie Curie. Premio Nobel en dos ocasiones por sus grandes aportaciones a la química. La mujer de origen polaco es pionera en el campo de la radiactividad, donde realizó varios descubrimientos, los cuales tienen diversas aplicaciones en la actualidad.
Sus estudios la llevaron a exponerse prologadamente a la radioactividad, situación que terminó por afectar su organismo. A principios del siglo XIX, se desconocían los efectos negativos que podía ocasionar, por lo que Curie trabajó sin cesar hasta que se quedó ciega. Falleció en 1934.



Donald Campbell. Corredor de autos británicos, quien acumuló varios récords de velocidad a lo largo de su vida. Fue el único sujeto, durante los cincuenta, en registrar marcas en tierra y agua.
En busca de alcanzar más rapidez, modificó su vehículo acuático de nombre Bluebird K7, el cual alcanzaba los 300 kilómetros por hora. Durante una carrera logró llegar a los 330 km/h, pero el vehículo se volcó y terminó por matar a uno de los hombres considerados como adictos a la adrenalina.



Smolinski murió en el año 1973 y además de ser conocido por inventar el Mizar (el primer auto volador del mundo) junto a su compañero Hal Blake, también lo es por el tremendo desastre que fue su invento. Básicamente, se trataba de un automóvil con alas de avioneta. Cuando Smolinski la probó, el coche tomó vuelo, solo que un ala se desprendió, el coche cayó y su conductor perdió la vida en el accidente.



El señor Winstanley fue el creador del faro de Eddystone, invirtiendo todo en su invento: dinero, tiempo, esfuerzo y dedicación...¡ah! Y su vida también... En el año 1703, durante la Gran Tormenta de aquel año, Winstanley fue advertido de la peligrosa situación y se le imploró que abandone el faro, sin embargo, él se negó, su construcción cayó y el necio pereció aplastado.



El campo de la maquinaria de aviación no tiene muy buenos antecedentes y otra de las manchas en su historial la constituye la del alemán Otto Lilienthal, el inventor del planeador. En el año 1896, Otto decidió probar su invento, así que se subió a su planeador y se lanzó desde un precipicio. Todo iba bien hasta que lo atrapó una ráfaga de viento, su planeador no resistió y cayó desde una altura de más de 15 mts. Al caer, Otto se rompió la espina dorsal y murió poco



Alexander Bogdanov, muerto en el año 1928, inventó nada menos que la transfusión de sangre. Como en todos los casos que venimos viendo, el inventor probó su invento para ver cómo funcionaba y entonces llegó la tragedia. Bogdanov se hizo una transfusión de sangre a sí mismo y ya sea porque la sangre que entró a su organismo no era compatible con la suya o porque ésta estaba contaminada, Alexander no pudo sacar conclusiones.



El norteamericano Horace Lawson Hunley fue quien inventó el submarino en el año 1863. El mismo año, haciendo ejercicios de rutina con su submarino, ocurrió una falla y el gran artefacto se hundió. Dentro, Hunley murió ahogado.




Este químico e ingeniero mecánico, también norteamericano, fue quien inventó las camas automáticas para discapacitados, las de todos los hospitales, que tienen mecanismos que permiten elevarla automáticamente. En nuestros días, las camas no poseen nada que llame la atención, pero en aquel entonces, el señor Midgley había construido la suya con una cantidad de cadenas y cuerdas que en forma mecánica permitían regular la altura de la cama. En una prueba, su inventor cayó y se enredó accidentalmente entre estas cuerdas, muriendo estrangulado en el año 1944.



Li Si fue un inventor y un canciller de la antigua dinastía Qin, en China, donde era reconocido por las máquinas de tortura y los castigos que inventaba. En el año 208 a.C., Li Si fue condenado a muerte por traición a la patria, siendo ejecutado en una de sus máquinas maś terribles: los 5 dolores. 5 piezas de su anatomía fueron removidas hasta que Li Si murió desangrado gracias a su propio invento.





0No comments yet
      GIF