Check the new version here

Popular channels

Movimiento Evita: un despertador para Cristina




En un contexto donde el kirchnerismo se acerca a convertirse en el único movimiento político durante la democracia que estará en el poder por tres períodos consecutivos, con dificultad se escuchan desde el interior del FPV críticas públicas a la líder del espacio. Sin embargo, el Movimiento Evita ha sido la organización que más ha profundizado y expresado críticas a algunas de las políticas de Cristina Fernández.

“El club de los despechados” del kirchnerismo es numeroso y diverso. Desde un vicepresidente hasta dos Jefes de gabinete, ministros, diputados, funcionarios varios…

La mayoría de ellos terminó hablando pestes del gobierno y se encuadraron en las huestes de Sergio Massa o el Faunen, entre otros sectores opositores. No fue el caso de Jorge Taiana, ex ministro de relaciones exteriores de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández. Histórico del peronismo terminó renunciando después de un cortocircuito político con la presidenta. Las diferencias no lo llevaron a saltar el charco sino que siguió firme dentro del kirchnerismo, militando en el Movimiento Evita, integrante de “Unidos y Organizados”, que lidera Fernando “Chino” Navarro y Emilio Pérsico.

En un contexto donde el kirchnerismo se acerca a cumplir un record en la historia argentina (es el único movimiento político durante la democracia que estará en el poder por tres períodos consecutivos) difícilmente se escucharon desde de sus partidarios críticas públicas a la líder del espacio.

Sin embargo, desde el Movimiento Evita, en este terreno, han sido los que más han profundizado y expresado críticas a algunas de las políticas de Cristina Fernández.

Por caso, Jorge Taiana afirmaba el 19 de junio de 2013, entre otros conceptos lo siguiente: “…si después de 12 años de gobierno no pudimos construir un sucesor, algo hicimos mal. Tenemos un problema de construcción política…” Quedaba clara su autocrítica y el dardo a Cristina Fernández por la forma de construir política. También se despegó de la lógica K en la Capital Federal: “…cortar con la lógica antiporteña. El muchacho que parecía tonto… (Macri), ahora no lo podemos vencer…”; “…basta de un peronismo de minorías, hay que sumar, ser amplios…” Taiana se expresaba contra las prácticas de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández de no tener una política seductora frente a los porteños. Como si el núcleo duro del kirchnerismo dejara a la buena de dios a dicho distrito y lo diera por perdido de antemano.

Donde el excancilller y candidato a presidente por el Movimiento Evita también se diferenciaba era en el terreno internacional. Se pronunció contra el acuerdo con Irán: “no soy favorable al acuerdo y veo verde la posibilidad de interrogar con éxito a los iraníes” aseguró.

Siempre con los pies dentro del plato del kircherismo pero sin dejar de apretar el acelerador, marcando las diferencias con la conductora.

“NO SUPIMOS RESOLVER”

Así como está en la primera fila de la defensa del kircherismo como una de sus principales espadas en estos años, también es uno de los dirigentes que más autocríticas realiza al denominado “proyecto nacional y popular”. Fernando “Chino” Navarro se sinceró diciendo que “no hemos podido alterar la matriz de distribución económica de los ´90. Esos son los límites que este proyecto político encuentra en la medida que pretende profundizar, por las cuestiones que no supimos resolver…”

En diálogo con la publicación Iniciativa, un espacio muy cercano al Movimiento Evita, el diputado “Chino Navarro” no dudaba en describir las situaciones críticas que se viven en la principal provincia de la Argentina: “… Buenos Aires es una provincia que es la locomotora del crecimiento y riqueza de la Argentina, al mismo tiempo que presenta realidades de pobreza y marginalidad que alarman. Si eso no lo resolvemos, si la situación se prolonga y crece, nos va a colocar en la situación similar de países hermanos, cuando vemos por televisión que en barrios críticos para ingresar se debe hacer a través del ejército. Hoy nosotros tenemos barrios críticos pero no requerimos del ejército para poder ingresar como ciudadanos…”

LA REPRESIÓN DE BERNI

El kirchnerismo cruzó una línea. Su bandera histórica era la no represión a la protesta social. Sergio Berni, virtual ministro de Seguridad y obviamente con el aval político de la presidenta, reprimió a los trabajadores despedidos de la empresa Lear. El CELS denunciaba “el desalojo de la Panamericana con la Gendarmería disparando balas de goma a los manifestantes con armas largas usando perros adiestrados, sin bozal”.

El propio periodista Horacio Verbitsky, alineado con el oficialismo, señalaba que “se privilegió la intervención directa y la represión por una mediación política que pudiera gestionar el conflicto…”

Nuevamente el Movimiento Evita puso el grito en el cielo a través del diputado kirchnerista y líder de la JP Evita, Leonardo Grosso: “Berni debería explicar por qué hace todo lo contrario a lo que hacía Néstor. Es funcional a la oposición. Dos días de represión a obreros y los medios ´progres´ no dicen nada”. Y además reafirmaba a través de Twitter que “acá, en esta Argentina, no se reprime. Nosotros defendemos a los laburantes".

La bronca del Movimiento Evita con la represión llevó a algo no muy usual en estos tiempos políticos donde diputados de siete bloques distintos firmaron una declaración en la que repudiaron “la brutal represión que la Gendarmería y la Policía bonaerense desataron sobre los trabajadores de Lear y organizaciones solidarias con su lucha contra los despidos”. La repulsa a Berni unió las firmas de Nicolas del Caño del PTS, Leonardo Grosso (FPV-Evita) Facundo Moyano, Claudio Lozano, Alcira Argumedo (Proyecto Sur), Virginia Linares (GEN) y Néstor Pitrola del PO.

Ya en el terreno específico de la economía los dirigentes del Evita dan cifras que seguramente molestan al gobierno del cual forman parte. Por ejemplo, el ex Presidente del INTI y actual coordinador del Instituto para la Producción Popular, Enrique Martínez, afirmó que “el nivel de pobreza alcanza al 20% de la población”. Este dato lo dio en el programa El Tren de Radio Cooperativa antes de que se produjera la última devaluación.

Siguiendo la misma línea, el economista Arnaldo Bocco, simpatizante del Evita, afirmó que “no haber hablado de la inflación fue un equívoco del kirchnerismo. Hoy nos cuesta movilizar en el conurbano pobre porque los ingresos se ven erosionados por el aumento del costo de vida…”

Queda claro que el Movimiento Evita es parte constitutiva, militante y defensora del kirchnerismo. También es el sector oficialista más autocrítico y crítico de su propio gobierno. Y leyendo entrelíneas son uno de los pocos que también le apuntan a Cristina Fernández, una especie de herejía dentro del kirchnerismo.

Y esa autocrítica y crítica la sigue expresando el precandidato a presidente 2015 por el Movimiento Evita, Jorge Taiana, que en la última reunión del grupo humorístico-político conocido como la MAK, Mesa de Autoayuda K, afirmó que “los troskos crecen en la Argentina porque nosotros en algo nos quedamos. Es culpa nuestra que haya cuatro diputados trotskistas…”

FUENTE
0
0
0
0No comments yet