Check the new version here

Popular channels

Mujeres en la historia - Parte II






Hay mujeres que marcaron la historia y de las que poco se sabe, en este post vamos a repasar la vida de algunas.

Si queres ver la primera parte ingresa al siguiente link: http://www.taringa.net/posts/info/18661425/Mujeres-en-la-historia---Parte-I.html







Stormé DeLarverie, la activista que inspiró el Orgullo



STORMÉ DELARVERIE

Stormé DeLarverie, fallecida de un ataque al corazón a la edad de 93 años en mayo del 2014, es el último icono en desaparecer de la historia de la lucha de los derechos de las minorías sexuales. Ella fue una de las primeras en reivindicar los derechos de las lesbianas y fue, tal vez, la primera en dar inicio a un movimiento de desobediencia civil que desembocaría en la constitución del movimiento LGTB estadounidense.

Hasta su fallecimiento, Stormé ha sido una luchadora comprometida con los derechos de la comunidad homosexual. Ha militado, de forma notoria y muy protagonista, en muchos de los grupos más insignes de participación y reivindicación LGTB de la ciudad de Nueva York. Fundadora de la Asociación de Veteranos de Stonewall, asociación creada tras las dos semanas de disputas que siguieron al desalojo del pub gay de Greenwich Village con el propósito de mantener el espíritu de Stonewall Inn, ha sido, durante décadas, miembro de honor y dama del desfile del Orgullo Gay, que se celebra año tras año en la ciudad de Nueva York, así como conferenciante en muchísimos foros en los que se debatían cuestiones sobre identidad. Su voz ha sido una voz protagonista del movimiento homosexual del país americano y su presencia ha sido siempre importante en cualquier debate o discusión sobre la reivindicación social, política y/o civil de la comunidad gay.

También como hecho revolucionario, en su juventud, perteneció durante mucho tiempo al legendario grupo Jewel Box Revue, un popular conjunto de performance drag que recorrió Estados Unidos durante la década de 1940 y 1950. A pesar de lo atrevido de la apuesta, el conjunto cosechó un éxito importante, despertando mucha curiosidad y también polémica entre la población norteamericana, de orientación mayoritariamente conservadora y todavía no hecha a las reivindicaciones y demostraciones de libertad sexual. Jewel Box Revueera un conjunto formado por once hombres que se travestían y adoptaban la forma de 11 drag queens y por Stormé, que desempeñaba una labor importante como presentador del espectáculo en el papel de gentleman, y que fue quizá el primer drag king de la historia. Esta especie de juego que había diseñado la Jewel Box Revue en torno a la cuestión de la inversión de roles sobre la que estaba fundado el espectáculo fue profundamente transgresora en la época.




También la actitud de Stormé fue siempre muy irruptora. Su propio nombre ha de pronunciarse con signos de guerra: stormy, (tormenta, en inglés). Nació en Nueva Orleans, hija de madre negra y padre blanco, el 24 de diciembre de 1920, el mismo año en el que aprobarían el derecho al voto de la mujer, así que no resulta profético que, tal y como decía ella misma, lleve la lucha marcada en la sangre. Fue una de las principales protagonistas de las revueltas de Stonewall, Nueva York, durante la última semana del mes de Junio de 1969. La historiografía se ha referido a Stormé en diversas ocasiones como “la Rosa Parks de la comunidad gay”, estableciendo un símil entre la respuesta subversiva de Parks y la actitud instigadora y pionera de DeLarverie. Así como Parks se negó a cederle su asiento a una persona blanca en el autobús iniciando la rebelión de la comunidad negra frente a la opresión blanca, la reacción desafiante de Stormé, que se enfrentó a la policía durante los disturbios del Greenwich Village y alentó a la multitud al enfrentamiento aquella noche de 1969, se considera una reacción similar, que desencadenó igualmente una situación revolucionaria.

A partir de los disturbios se desataron una serie de revueltas, que durarían semanas ininterrumpidas de protestas y reivindicaciones, de enfrentamientos con la policía, y fue la primera vez que la comunidad homosexual, con apoyo de una participación importante de la sociedad civil, se organizaría alrededor de un movimiento social institucional, iniciando el movimiento de la lucha por el empoderamiento de la comunidad gay.









Benedetta Carlini: La monja lesbiana del siglo XVII.



BENEDETTA CARLINI

Lo habitual en el proceso de reconstrucción de una historia (coherente) del lesbianismo es que sea difícil encontrar evidencias históricas rotundas que permitan sostener ciertas biografías que tal historia reivindica para sí. La ausencia de datos concluyentes que faciliten realizar afirmaciones es siempre un hándicap para quienes tratamos de reconstruir esa memoria, pero en el caso de Benedetta Carlini el déficit de evidencias da un giro vertiginoso. Cuando la historiadora Judith C. Brown supo de ella durante una investigación sobre la historia económica y social de Pescia (Italia) no pudo dejar de subrayar ese dato relevante, y al rescatar a Benedetta Carlini (1591- 1661) del olvido, elaboró el primer documento de lesbianismo de Occidente.

Hija de una familia acomodada de la Toscana italiana, Benedetta fue una religiosa mística, bastante revolucionaria, del renacimiento italiano. Culta, espontánea, devota y apasionada, su especial temperamento la hizo destacar, y ya desde el primer momento recibió un trato especial por parte de las hermanas del convento en el que fue internada como consecuencia de sus visiones sobre la Virgen María y de su relación mística con Dios. Debido a su particular forma de religiosidad y su particular carácter, pronto la nombraron Abadesa.




Ya el Renacimiento en sí fue una época de grandes convulsiones y de cambios profundos. Dentro de ese contexto de revolución cultural, la historia de Benedetta es el síntoma de una sociedad en trasformación. Estas profundas trasformaciones se trasladaron a todas las esferas y la respuesta conservadora a estas últimas no se hizo esperar. La Contrarreforma fue una de estas respuestas, que buscó frenar el avance de la reforma protestante intentando hacer regresar a las órdenes religiosas a sus orígenes tradicionales, tratando de frenar el incipiente desarrollo de nuevas formas de entender el cristianismo y castigando cualquier intento creativo de religiosidad. En aquel momento, por tanto, las manifestaciones de espiritualidad herética estaban fuertemente penadas y la Inquisición muy alerta a cualquier epifanía aguda.

La popularidad de las visiones de Benedetta, que fueron creciendo en intensidad, pronto se extendió por la Italia de la época y rápidamente llegó hasta oídos del Papa. Como parte de esa corriente de manifestaciones alternativas que se extendió por los reinos cristianos, se decidió que dicha fama había de ser sancionada. La veneración que las hermanas de Benedetta Carlini profesaban a ésta en un principio fue menguando y su credibilidad comenzó a cuestionarse. Después de varios episodios escandalosos de visiones sobrenaturales, sus hermanas la acusaron de estar endemoniada. Pronto la relevaron de su puesto.




A partir de este momento estalló el escándalo. En su empeño por silenciar a los místicos peligrosos, el papado de Roma inició una investigación que trataría de aclarar lo ocurrido con la hermana Benedetta, pues algo oscuro residía en sus episodios de intensidad religiosa. Así, indagando en la supuesta naturaleza demoníaca de la misma, varias veces se entrevistaron con las protagonistas las autoridades eclesiásticas, tratando de encontrar una explicación racional y una justificación teológica razonable. Fue al contactar con la hermana Bartolemea cuando las piezas del puzzle comenzaron a encajar. Al contacto con ésta se supo de los encuentros sexuales que la hermana Benedetta había mantenido con varias de las residentes del convento. Según el relato de Bartolemea, ambas eran amantes: Benedetta la obligaba a hacer el amor con ella mientras era poseída por un ángel macho llamado Splenditello y ambas experimentaban las epifanías místicas que la hermana Benedetta describía. La autoridad eclesiástica, sumamente alarmada, elaboró un informe sobre el caso, informe que aún hoy se conserva y que constituye la médula del trabajo de investigación de la autora Judith C. Brown. En él, se recogen las declaraciones de las personas implicadas en los hechos y se describen situaciones tales como:

“Actuando como si fuera un hombre, ella se movía encima de la subordinada con tal intensidad que ambas quedaban corrompidas.”

“Benedetta, para obtener mayor placer, ponía su cara entre los pechos de la otra y los besaba, y siempre quería estar así sobre ella.”

“Durante el día, pretendiendo estar enferma y mostrando que necesitaba algo, asía con fuerza la mano de su compañera y poniendo dicha mano bajo sí, habría puesto el dedo de su compañera en los genitales propios y manteniéndolo allí, se excitaba tanto que se corrompía.”




Tras ponerse al corriente de tales hechos, la Inquisición castigó a la hermana Benedetta a prisión de por vida, lugar en el que moriría en 1661, un año después que la hermana Bartolemea.

A partir del conocimiento de estos hechos, en la última parte del siglo XX, Benedetta Carlini se convirtió en un fuerte icono de la reconstrucción de la historia del lesbianismo, y es comprensible. Muchas han sido las estudiosas que se han interesado por su figura. La ya citada Judith Brown relató su vida en Immodest Acts (Actos impúdicos), explicando los acontecimientos que la llevaron a ser de importancia para los historiadores de la espiritualidad femenina y del lesbianismo. La dramaturga y directora teatral canadiense Rosemary Rowe escribió una obra de teatro sobre su relación amorosa con la hermana Bartolemea titulada Benedetta Carlini: Lesbian Nun of Renaissance Italy (Benedetta Carlini: monja lesbiana de la Italia renacentista) y E. Ann Matter, una teóloga feminista, realizó una profunda investigación sobre el caso en Discourses of Desire: Sexuality and Christian Women’s Visionary Narratives.

Fuera cual fuera la naturaleza de su pasión, y sin entrar a discutir la sutil línea entre lo sexual y lo espiritual que la hermana Benedetta (y también de muchas otras místicas contemporáneas) osó a transgredir, es justo subrayar que los acontecimientos que marcaron su historia aportan una nueva visión a la investigación teológica y son hoy un punto de referencia indiscutible en la historia de la feminidad y del lesbianismo.









Las damas de Llangollen, las lesbianas más célebres del siglo XVIII.



LAS DAMAS DE LLANGOLLEN


En el imaginario lésbico los nombres de Lady Eleanor Butler y Sarah Ponsoby han resonado siempre con ecos de admiración y epopeya. El caso protagonizado por estas dos aristócratas irlandesas constituye una de las historias más enigmáticas y vibrantes de la tradición del lesbianismo moderno. Las señoritas de Llangollen, como se las conoce generalmente, son un ejemplo vívido y apasionante de la historia del lesbianismo y son también un referente significativo de la amistad romántica. Aunque los testigos de esta relación definieran esta de diversas maneras y a pesar de que no existan evidencias explícitas de que la suya fuera una relación sexual en términos actuales, lo cierto es que Lady Eleanor Butler (1739-1829) y Sarah Ponsoby (1755-1831) establecieron una unión que se iniciaría en tiempos de su juventud y perduraría el resto de sus vidas.

Eleanor y Sara se conocieron en el año 1768 en su Irlanda natal. Sus respectivas casas quedaban separadas por una distancia de apenas tres kilómetros. En aquel momento Sarah tenía 13 años y Eleanor 29. Inmediatamente se hicieron amigas y a medida que pasabaN los años su amistad fue deviniendo cada vez más íntima. Todo lo hacían juntas. Aquella era una unión curiosa para dos muchachas de su tiempo. No tardaron en despertar recelo en su entorno y sus familias. Ante la amenaza del matrimonio, del empeño de sus familias porque contrajeran unión con un varón y del miedo a ser separadas, trazaron un plan de huida con el objetivo de mantener su amistad y no ser distanciadas: en abril de 1778 escaparon juntas disfrazadas de hombre y cruzaron el mar de Irlanda. Llegaron a las costas de Inglaterra y permanecieron errantes durante días con la única pretensión de permanecer juntas.




Este primer intento de fuga resultaría frustrado por circunstancias diversas, entre ellas, la lucha de sus respectivas familias por llevarlas de vuelta a casa. Más adelante protagonizarían una nueva huida, seguida de más intentos de fuga, que eran siempre llevados a cabo bajo la amenaza de las proclamas familiares, que consideraban que aquella no era vida para unas damas de alta cuna. Finalmente, sin embargo, alcanzaron su objetivo: lograron huir, se mudaron a Inglaterra y terminaron de establecerse definitivamente en Gales. Adquirieron una propiedad, una especie de cabaña cerca de Llangollen que llamaron Plas Newydd, y emprendieron así una vida conjunta basada en la formación y el enriquecimiento personal. Fueron dos apasionadas del estudio: dedicaron sus vidas a leer y escribir y al cultivo intelectual y contaron siempre la una con la otra.




Su estilo de vida pronto llamó la atención de sus contemporáneos. Artistas, escritores, intelectuales y también aristócratas quisieron conocer de primera mano en qué consistía su vida cotidiana y se acercaron con gran curiosidad a visitarlas. Autores de la talla de Southey, Wordsworth, Byron, Walter Scott, el Duque de Wellington… Muchos nombres insignes fueron los que se acercaron a compartir y a disfrutar la experiencia insólita de estas dos mujeres, que llamaban la atención no sólo por compartir vida sino por el sofisticado grado de erudición que habían adquirido a través del estudio, hecho también extraordinario para unas mujeres de su tiempo. Incluso Carlota de Meckemburgo-Strelitz, reina consorte del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, llegó a sentir admiración por ellas y en estos términos persuadió a su marido, el rey Jorge III, para que les otorgase una pensión que les permitiera mantener el proyecto que habían iniciado juntas. Sus familias, finalmente, aceptaron su forma de vida.

Sus vidas en adelante no sufrieron grandes variaciones. Eleanor murió en 1829 y Sarah en 1831. Mientras, permanecieron juntas durante los casi 50 años en los que convivieron. Se dedicaron a cuidar su singular modelo de convivencia, basado en un proyecto amplio de formación e instrucción, cuidaron el jardín y la huerta que compartían y, desde las raíces de una vida sencilla, confeccionaron una leyenda que sorprendió en aquella etapa de la historia y que, en un escenario de rescate de la historia del lesbianismo, aún hoy permanece viva.










Las Brujas de la Noche: la valentía de las mujeres.



LAS BRUJAS DE LA NOCHE

Cuenta la historia que en 1942 los alemanes no podían dormir por culpa de un enemigo inesperado. Una pesadilla que por las noches bombardeaba sus plazas. Un grupo de mujeres aviadoras.

Su responsable fue Marina Raskova, la primera mujer piloto rusa. En 1938, ella y otras dos aviadoras establecieron una marca mundial para mujeres al volar 5.908 km a través de las interminables estepas rusas. Durante la travesía de Siberia, el avión comenzó a acumular hielo en las alas y las jóvenes aviadoras se vieron obligadas a lanzar todo lo que tenían a mano para aminorar el peso de la nave y ganar altura. Raskova, que era la navegante en el vuelo, decidió que ella debía lanzarse también. Marcó el rumbo en un mapa y se lanzó en paracaídas en medio de la oscuridad siberiana. El avión llegó a su destino sin novedad, mientras un cazador rescataba a Marina. Las tres jóvenes regresaron triunfantes a Moscú donde fueron recibidas como heroínas. Esta y otras proezas aeronáuticas, hicieron que incluso el mismo Stalin, recibiera personalmente a Marina e, impresionado por su coraje y determinación, la nombrara Mayor de las Fuerzas Aéreas Soviéticas.

Cuando en 1941 Alemania invadió la Unión Soviética, Marina consiguió, en virtud de su buena relación con Stalin, permiso para formar una unidad de combate femenina. A su llamada acudieron numerosas mujeres, de edad temprana, en torno 20 años. Ella misma realizó la selección y, constituido el grupo, se trasladaron a Engels, un pueblo al norte de Stalingrado.




La primera orden fue tomar hilo y agujas y rehacer los uniformes que eran para hombres. Pantalones, camisas, medias y guerreras tuvieron que ser acondicionados a las formas femeninas. Para las botas no había otra alternativa que rellenarlas con papel de periódicos.

En muchos casos también hubo que modificar los aviones, pues algunas de las nuevas reclutas no llegaban a los pedales y a la vez darles más altura para que pudieran ver por encima del panel de instrumentos.

Además, los aviones utilizados eran los Polikarpov U-2 (Po-2), el biplano más producido en el mundo y creado, inicialmente, para prácticas de vuelo civil y la fumigación de los campos.

El problema de estos aviones es que eran demasiado lentos, obsoletos ―fabricados en 1927― y que estaban construidos de madera y lona. Eran aviones de cabina abierta por lo que el frío que debían soportar durante el vuelo congelaba sus rostros. Aquellas “escobas voladoras“, sin radio ni paracaídas (decían que preferían morir que caer en manos de los alemanes), llevaban dos tripulantes, piloto y navegante, y tenían capacidad para dos bombas que, en algunas ocasiones y debido a los obsoletos sistemas de lanzamiento, debían tirar a mano. Eran aviones de la Primera Guerra Mundial combatiendo en la Segunda. En principio, no tenían ninguna posibilidad frente a los veloces cazas alemanes. Sin embargo, la pericia de las aviadoras y su maniobrabilidad les permitían realizar bruscos y rápidos virajes que dificultaban enormemente la posibilidad de ser abatidas.

El entrenamiento en Engels fue duro. Las pilotos volaban entre 12 y 14 horas diarias pues con la tropas alemanas avanzando en el Frente Oriental, debían aprender en días lo que otros podían permitirse dominar en meses o años.




Marina Raskova sentía temor al no saber si lo que les enseñó les podría salvar la vida y le asustaba que mujeres tan jóvenes pudiesen morir…

―¿No tenéis miedo de ir al frente? ¿No sabéis que los alemanes os pueden matar? ―preguntó la Mayor Raskova

―No si les disparamos primero, Mayor Raskova ―contestaron al unísono.

Y así fue así cómo Marina Raskova envió al frente los tres Regimientos aéreos… el 586º de Cazas, el 587º de Bombardeo, y el 588º Regimiento de Bombardeo Nocturno, el más famoso y temido por los nazis, compuesto únicamente por mujeres.

Debido a su escasa capacidad de carga, las aviadoras realizaban varias operaciones en la misma noche siguiendo siempre la misma táctica arriesgada: cuando se acercaban al objetivo paraban sus ruidosos motores y planeaban hasta llegar al objetivo, lanzaban las bombas y volvían a encenderlos para salir de allí.

Los alemanes las llamaron Nachthexen (Brujas de la Noche) debido al sonido silbante que hacían (como la escoba de una bruja en la noche) mientras volaban rasantes con sus destartaladas máquinas de madera y tela, alimentando la leyenda de las “brujas”.




Pronto se convirtieron en la pesadilla de los aviadores nazis. Había, supuestamente, una promesa de conceder la Cruz de Hierro a cualquier piloto alemán de la Luftwaffe, que derribara una Bruja de la Noche.

En 2013, falleció a los 91 años una de estas heroínas, Nadezhda Pópova, quien explicaba la estrategia para escapar de los ataques defensivos de los alemanes: las 588ª volaban en formaciones de tres. Dos iban delante como señuelos, para atraer la atención de los reflectores, luego se separaban en direcciones opuestas y giraban violentamente para evitar los cañones antiaéreos. A medida que los reflectores se apresuraban a seguirlas, la tercera atacante podía colarse por el camino oscuro realizado por sus dos compañeras y dar en el blanco sin oposición. Ella entonces salía a reunirse con las otras dos, con las que cambiarían lugares hasta que las tres habían lanzado sus cargas útiles. Requería nervios de acero. “No había tiempo para tener miedo”, recordaba la aviadora.

Marina no sobrevivió a la guerra pues falleció en un accidente. Durante el vuelo del día 4 de enero de 1943, hubo una tormenta de nieve que hizo estrellar su avión contra el banco occidental del río Volga.

Las Brujas de la Noche jugaron un importante papel en la victoria soviética sobre los nazis por lo que fueron consideradas grandes heroínas por todos los soviéticos, y su ejemplo sirvió de estímulo para muchas personas. Que su historia nos sirva para recordar el valor y coraje que tenemos las mujeres (y los hombres) cuando creemos en la causa y para inspirarnos en la lucha por las nuestras.









Fanny Edelman, histórica dirigente comunista.



FANNY EDELMAN

También conocida como Fanny Jacovkis(San Francisco, Córdoba, Argentina, 27 de febrero de 1911 - Buenos Aires, Argentina, 1 de noviembre de 2011), fue una política argentina que participó como voluntaria en las Brigadas Internacionales en defensa de la Segunda República Española. Fue presidenta del Partido Comunista de la Argentina hasta el día de su muerte.

Hija de inmigrantes judíos rusos y polacos que llegaron al país a comienzos del siglo XX, cursó sus estudios primarios en una escuela de San Francisco. Luego de que su padre fuera despedido de su empleo en el telégrafo, su familia se mudó primero a Villa General Belgrano y luego a Buenos Aires, donde ingresó al Conservatorio Nacional. En 1925 ingresó a trabajar en un taller textil, pero más tarde se desempeñaría como maestra de música.




Tras el golpe de Estado de 1930 encabezado por el general José Félix Uriburu, comenzó a reunirse junto a su esposo en la casa del artista Fabio Hebequer con un grupo de intelectuales, entre los que se encontraba Leónidas Barletta y Álvaro Yunque, quienes la persuadieron en 1934 de afiliarse al Partido Comunista. Así, ayudó a los presos políticos de la dictadura de Uriburu a través de su participación en Socorro Rojo Internacional.

A finales de 1936 contrajo matrimonio con Bernardo Edelman, después de participar en una huelga del gremio de la construcción y de las primeras colectas a favor de la Segunda República Española. En septiembre de 1937 llegó a Valencia junto a su marido para participar de las Brigadas Internacionales. Allí conoció a Miguel Hernández y Antonio Machado, éste último colaboró particularmente con el matrimonio durante una campaña de alfabetización dirigida a los soldados. Tras el avance de las fuerzas fascistas, debió huir hacia Barcelona para luego regresar a Argentina en mayo de 1938.

Posteriormente, Edelman participó en otras campañas internacionales, como la de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial, en China, Portugal, Nicaragua, Vietnam y el apoyo al gobierno socialista de Salvador Allende en Chile. En 1972, en representación de la Unión de Mujeres de la Argentina, asumió la conducción de la Federación Democrática Internacional de Mujeres, desde donde defendió los derechos de las mujeres y de los trabajadores ante el avance de las dictaduras militares en Latinoamérica. A través de ésta organización, realizó varios seminarios en América Latina, en Asia y en África, e impulsó el Año Internacional de la Mujer y el Encuentro de la ONU en Nairobi en 1975. En su lucha por los derechos humanos, durante la dictadura argentina de 1976-1983, presentó unos doscientos testimonios de familiares y víctimas de dictadura en 1978 ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. Conoció al Che Guevara cuando este presidía el Banco Central de Cuba y ha tenido varios encuentros con Fidel Castro y Vilma Espín.




Edelman presidía el Partido Comunista de la Argentina, en su Comité Central y dirigía una cátedra libre de género en la sede del partido. El 24 de febrero de 2011, con motivo de su centésimo cumpleaños, se le realizó un homenaje en el Teatro Nacional Cervantes, del que participaron diversas organizaciones sociales y figuras políticas.5 Falleció en la Ciudad de Buenos Aires el 1 de noviembre de 2011.








•FIN DEL POST•

+1
5
0
5Comments
Lokixz

Sigo esperando los post donde incluyan a mujeres que no precisamente se les de merito emocional por tener la libertad de elegir que hacer en su intimidad como primera instancia y luego hacer un agregado en segundo plano de su biografia; deberias incluir a las mujeres de la convencion de Seneca Falls o siguiendo tu hilo: la encantadora y tierna de firestone y su comun de lucha con Simone entre otras francesas de la epoca

0
Chun_LiXXX

Falta Juana De Arco y tambien tendrias que hacer un post de mujeres malvadas

0
Carliitaah

A las más conocidas no las incluyo porque se trata de, justamente, las que menos se conocen. Gracias por pasar!

0
Argentinita_10

muy buen post Carli +10

0
Carliitaah

Gracias corazona!

0
soycuervo80

+10 y reco, amiwa 😉

0
Carliitaah

Gracias querido! <3

0
soycuervo80

@Carliitaah Por nada, señorita 😊

0
d4maskinos

faltan las enfermeras de Malvinas capo ...

0
Carliitaah

Capa*

Faltan MUCHAS, por eso el post es por partes.

0
d4maskinos

@Carliitaah oka capa 😉
agregate las de Malvinas , ta buena la historia.
buen post este.

0
Carliitaah

@d4maskinos En el próximo las agrego, gracias por pasar!

0