Popular channels

Mujeres mexicanas destacadas de la historia



“Mujer que sabe latin…”


Sor Juna Inés de la Cruz es, sin duda, una de las mujeres mexicanas más destacadas de la historia.

Con anterioridad habíamos hablado de mujeres destacadas que cambiaron la historia para siempre; así mismo, también escribimos exclusivamente de las mujeres científicas destacadas. El motivo por el que estos artículos continúan siendo importantes se debe a que las mujeres se han enfrentado a un sinnúmero de obstáculos para desarrollar su talento y su vocación; ya sea por expectativas familiares o sociales.

Las siguientes mujeres, a parte de los trabajos propios de su labor que les requirió tiempo, esfuerzo y dedicación, se enfrentaron a la cerrazón de sus parientes, de muchos hombres pero también congéneres; sin embargo, su obra y labor, independientemente del área a la que se dedicaron, destacó lo suficiente como para no poder ignorarlo, ni siquiera con los esfuerzos de los más ferreos detractores.

En esta ocasión nos enfocamos en mujeres mexicanas que cambiaron la historia para sí mismas, para las demás mujeres, del país y del mundo.

María Izquierdo, la primera pintora mexicana en exponer en el extranjero



María fue la primera pintora mexicana en exponer su obra en el extranjero. Fue en 1930 cuando ella expuso en el Art Center de la ciudad de Nueva York. A parte de su gran plástica, María Izquierdo abanderaba una postura feminista, misma que se refleja en su obra pero también en su actividad política. Ella expresó que las mujeres pintoras sufrían en dos frentes por su género:

“El primer obstáculo que tiene que vencer la mujer pintora es la vieja creencia de que la mujer sirve sólo para el hogar […] cuando logra convencer a la sociedad que ella también puede crear, se encuentra con una gran muralla de incomprensión formada por la envidia o complejo de superioridad de sus colegas; después vienen los eternos improvisados críticos de arte que al juzgar la obra de una pintora casi siempre exclaman: ¡para ser pintura femenina […] no está mal! Como si el color, la línea, los volúmenes, el paisaje o la geografía tuvieran sexo.”


La obra de María Izquierdo se alejó de los mensajes y formas de los muralistas a pesar de ser su contemporánea. Con su estilo, profundidad y surrealismo conquistó las galerías de París, Tokio, Bombay, Chile, Perú, Brasil, Guatemala y Panamá. En 2012 fue nombrada Mujer Ilustre, es por esto que sus restos descansan en la Rotonda de Personas Ilustres en el Panteón Civil de Dolores desde noviembre de ese año.

María del Pilar Roldán, la primera medallista olímpica



María nació en una familia de deportistas destacados, su papá fue Ángel Roldán, tenista medallista de los Juegos Centroamericanos de El Salvador; su mamá fue María Tapia, quien fuera triple medallista en los Centroamericanos. Se dice que María del Pilar quedó fascinada por la esgrima tras leer Los Tres Mosqueteros a los 13 años. En los Juegos Olímpicos de Roma 1960 ella se convertiría en la primera mujer mexicana medallista del país, pues ganó la medalla de plata en su disciplina.

Elvia Carrillo Puerto, la primera diputada del país



El legado de Elvia Carrillo es uno de esos que en la actualidad damos por sentado y a veces olvidamos quién luchó por algo tan esencial: el derecho al voto de las mujeres. Elvia nació en Motul, Yucactán en 1881; por su labor incansable se le llamó la Monja Roja del Mayab, y es que fue una luchadora social, feminista en toda la extensión de la palabra. Además ganó la diputación del Congreso de Yucatán en 1923 convirtiéndose así en la primera diputada del país, esto es más que destacable porque en ese año las mujeres en México no tenían derecho al voto, se obtuvo hasta el año de 1953.

Elvia Carrillo dedicó su vida a la lucha social y derechos de las mujeres, además de ser una ferrea sufragista, luchó por la libertad sexual, por el control de natalidad y por el derecho al divorcio. Desde 1912 se encontraba hablando de estos temas cuando fundó la primera organización femenina de campesinas en México; participó activamente en la organización y fundación del Partido Socialista Obrero de Yucatán y fundó la agrupación femenina Liga Rita Cetina Gutiérrez, una organización de principios sufragistas.

Rosario Ibarra de Piedra, dos veces candidata a la presidencia de México y cuatro veces candidata al Premio Nobel de la Paz



La labor de Rosario ha sido calificada de muchas maneras: indómita, ferrea, incansable; todas ellas ciertas. En entrevista menciona que “Yo parí a mi hijo físicamente, pero políticamente fui parida por él”. Ella se refiere a la lucha y búsqueda de su hijo Jesús cuando éste fue detenido el 18 de abril de 1975 por policías estatales de Monterrey y que fue desaparecido. Debido a esto Rosario se volcó a la búsqueda y lucha para encontrar a su hijo, así como por la amnistía a los presos políticos.

Formó el Comité ¡Eureka! que buscaba lograr la presentación de los desaparecidos por parte del Estado mexicano y con el paso de los años ha centrado su labor en señalar y denunciar los crímenes a opositores del Estado. En 1982 y en 1988 Rosario fue candidata a la presidencia por el Partido de la Revolución de los Trabajadores (PRT). Como luchadora social se ha unido a otras causas: a la lucha de los indígenas de Chiapas, al esclarecimiento de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez y de las matanzas de indígenas en Chiapas y Guerrero durante el sexenio de Ernesto Zedillo.

Rosario Ibarra de Piedra, quien actualmente tiene 88 años ha sido candidata el Premio Nobel de la Paz en cuatro ocasiones y se ha presentado en la ONU al menos 18 veces.

Matilde Montoya, primera mujer médico del país



Matilde Montoya es la muestra de que los obstáculos son para superarse. Su interés y su gusto por la medicina la inclinaron por el estudio en esta área; sin embargo, médicos y muchas personas de la época se declararon a favor y en contra de que una mujer pudiera ser médico.

"Los montoyos", así le llamaban a los que apoyaban a Matilde. Y es que ella tuvo muchas dificultades para lograr su doctorado en medicina. Se dice que ella recurrió al mismísimo presidente Porfirio Díaz para que le ayudara a solventar los muchos obstáculos que tuvo que sortear debido a sus compañeros como a sus maestros. Finalmente se recibió de la Facultad de Medicina de México en 1887. Junto a Aurora Uribe fundaron en 1925 la Asociación de Médicas Mexicanas.

Lola Álvarez Bravo, pionera de la fotografía en México



Su nombre de pila fue Dolores Concepción Martínez Anda, sin embargo es conocida por sus apellidos de casada, los cuales conservó incluso tras su divorcio en 1934. Junto a Manuel Álvarez Bravo incursionó en la fotografía y es, sin duda, una de las fotógrafas pioneras del país. A ella se le reconoce, junto a Frida Kahlo, María Izquierdo y Tina Modotti con las que tenía una gran amistad, como figura clave en el movimiento artístico post-revolucionario.

Su carrera como fotógrafa duró alrededor de 50 años en donde plasmó la vida cotidiana, las fiestas y por supuesto las fotografías más conocidas de Frida Kahlo. Dio clases en la reconocida Academia de San Carlos y expuso en el Palacio de Bellas Artes, así como en diversos países en los que tuvo mucho éxito.


0
0
0
0No comments yet