Check the new version here

Popular channels

neoliberalismo en africa: Senegal

se intenta realizar una explicación objetiva de la situación en la que se encuentra Senegal, debido a las debilidades económicas del país senegales y la apertura de este hacia estas nuevas políticas neoliberales, puede llevarlo a una crisis aun mayor.
Podemos afirmar que los Biocombustibles se presentan como un arma de doble filo. El Presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, es el principal promotor de los biocombustibles en África, ha hablado de este fenómeno como de la “nueva revolución en África” o la nueva “OPEP verde”
Pero el uso de cosechas para alimentar automóviles, en lugar de seres humanos, estimula la demanda de biocombustibles y provoca el aumento de precios en toda la cadena productiva y a través de las fronteras; teniendo como efecto directo un aumento de los precios de los alimentos y por consecuente una mayor hambruna en el pueblo senegalés.
La administración, del presidente Wade estimula el arribo de inversiones tendientes a la promocion y desarrollo de cultivos para el bioetanol. A corto plazo, la promocion de inversiones genera un efecto multiplicador en todos los sectores economicos y un consecuente desarrollo, y mejoramiento de las condiciones de vida (por ejemplo con el aumento de la productividad agrícola, industrial y extractivista). Pero para que estos capitales se inserten en el país se busca la total apertura comercial, la asistencia técnica y financiera, bajo los tramposos lemas de la "erradicación de la pobreza" y la "mejora de la calidad de vida" y otras prioridades formales, cobijadas en el discurso neoliberal de la transparencia y la gobernabilidad. Es decir, son promotores de que la estabilidad política (de turno) será lograda gracias a la apertura liberal del país y su consecuente “modernización”. Wade en este sentido ha tomado todas las medidas para promover la llegada de inversionistas, sobre todo en el desarrollo de bioetanol.
Ya en el mediano plazo, Senegal ha iniciado y de forma acelerada el proceso de privatizaciones, especialmente en sus sectores estratégicos de energía y producción y exportación de cacahuete. Manejo de recursos de agua y suelos, significa la potencial privatización de estos recursos. Algunos socios para este sector son: el Global Environment Facility (GEF), el Banco Mundial, el BAD, la FAO y otras agencias donantes. También se considera el manejo y mejora de infraestructura agrícola e innovación tecnológica y mejora de la productividad (posibilidades de introducción de semillas transgénicas, etc.). Aquí, algunos de los socios son el Foro la Investigación Agrícola (FARA), el Banco Mundial, la FAO y el CGIAR. Al mismo tiempo que ya se están presentando licitaciones para tomar el control de varias compañías estatales, formándose el primer productor independiente y privado de energía en el país.
El gobierno en Dakar ha adoptado tradicionalmente a una política económica centralizada de regulaciones y ha sido uno de los últimos gobiernos de África en introducir reformas encaminadas a las privatizaciones. La presión ejercida por el Fondo Monetario Internacional, sin embargo, ha conllevado una aceleración en las reformas económicas.
La iniciativa del NEPAD (en inglés, New Partnership for Africa's Development) que es el mas claro ejemplo de este neoliberalismo tendiente a acelerar la integración económica, de infraestructura, de acceso a los recursos naturales del continente, así como la reducción de riesgos para los inversionistas a través de reformas legales e institucionales. Esta iniciativa, es positiva tanto para Senegal como para todo el continente africano. Debido al avance tanto social como económico del país. Pero cuando este avance no es provocado por el propio desarrollo del país quedan sujetos a los intereses extranjeros.
Senegal es aclamado por tener una de las tasas más altas de crecimiento económico en África Occidental, pero su crecimiento se ha basado en una política de amistad con el FMI, y tomando las recomendaciones de este organismos como obligaciones para poder acceder al crédito gracias a la realización de las reformas estructurales e instucionales, promoviendo además las inversiones extranjeras.
Ademas, las condiciones laborales de mano de obra barata y de baja cualificación y el alto nivel de desempleo (48%) de Senegal no han pasado desapercibidos. El tratado firmado entre Brasil y la India, provoca una disminucion en el desempleo, que es un efecto positivo para el pueblo senegales. Pero al considerar que el PBI per capita es de 1.685,11 U$S, y ocupa el puesto 146/179 en el mundo. Son favorables condiciones también para las inversiones extranjeras, debido a que es realmente una mano de obra barata y que obtiene una productividad mucho mayor que en sus propios países. Es decir, que los dos sectores se benefician (extranjeros como nacionales), pero los extranjeros tienen una rentabilidad mucho mayor, debido a los costos comparativos.
La República de Senegal importa el 50 por ciento del consumo de arroz de la población. Al mismo tiempo que el calentamiento global arruina o hace descender la productividad de las cosechas de autosubsistencia incrementando la presión importadora en los países con dependencia alimentaria, provoca también el acaparamiento y la prohibición de exportaciones en los países productores. India uno de los socios de Senegal, en este emprendimiento hacia los biocombustibles, acordó con el Presidente Wade de exportar hacia el territorio senegalés unas 600.000 toneladas de arroz por seis años. Pero el precio por tonelada se ha triplicado desde enero de 2008 hasta fines de abril, llegando al precio de 1.200 dólares.
En Senegal acecha una hambruna masiva. El 80 por ciento de la superficie del país no es arable. Del 20 por ciento restante que sí es cultivable casi la mitad se dedica a cacahuetes de exportación. Además, de que el 15 por ciento de estas tierras cultivables serán utilizadas para la producción de biocombustibles. Complicando aun mas la situación alimentaria de Senegal. Sin embargo, con el barril de crudo en los 119 dólares, los costes de los fletes de transporte para la importación de alimentos se disparan, a la vez que ascienden los precios de los fertilizantes requeridos por los cultivos de producción propia, que son derivados del petróleo. El margen de maniobra financiera de Senegal se ha reducido en un momento de extremo riesgo alimentario
Las condiciones están dadas y el proyecto se encuentra en marcha, pero en un futuro no muy lejano la población senegalesa se vera envuelta en una problemática, por el encarecimiento de los alimento que esta relacionado directamente con el aumento de estos productos esenciales para la vida, pudiendo provocar consecuencias devastadoras. Ademas que desde tiempo atras, a este nuevo paradigma neoliberal que adoptado la administración de Wade, Senegal ha tenido que afrontar una verdadera crisis alimentario, y esta nueva situación no es para nada favorable.
En el fondo, el desafío para Senegal en particular, y África en general será marcar su propio camino hacia el desarrollo sostenible y no ser destruida por la ola actual de estrategias “verdes”, concebidas de manera potencialmente enfermiza y perjudicial para África.
0
0
0
0
0No comments yet