Canales populares

Niña de 11 años se sometió a cirugía estética...




Bella Harrington tiene 11 años y no soportaba las burlas por su aspecto. Tras someterse a una cirugía estética, asegura sentirse más feliz.

El bullying está haciendo estragos y afectando la autoestima de miles de niños que, por las más diversas razones, se vuelven objeto de burla de sus compañeros de clase. Pero, ¿qué tipo de medidas se pueden tomar para cambiar este comportamiento? El caso de Bella Harrington, una niña de 11 años oriunda de Virginia, Estados Unidos, ha dado que hablar tras someterse a una cirugía estética para evitar el acoso.

La situación es, por lo menos, polémica. Y es probable que quienes la critiquen tengan tanta razón como quienes la justifiquen. Bella Harrington recibía burlas debido a la prominencia de sus orejas. “Le decían que tenía orejas de elfo”, explicó la madre de la niña a 8News.

“Ellos siempre lo señalaban, pero cuando más gente empezó a señalarlo es cuando quise cambiarlas”, dijo la pequeña de 11 años. Madre e hija hoy se muestran felices con los resultados de la intervención.


Antes y después


Antes y después

¿Se trata de un caso excepcional? No tanto como parece. El Dr. Joe Niamtu, quien operó a Bella, explicó a 8News que alrededor de un 5% de la población tiene orejas prominentes y que muchos niños están sometiéndose a cirugía plástica para cambiarlas.

“Preferimos tratar a estos niños antes de que ingresen a la escuela, por lo que no es nada raro hacerle esta operación a niños de 4 o 5 años. Y la razón es el bullying o la presión de los compañeros. Se ha demostrado que esto puede afectar su autoestima y la imagen que tienen de sí mismos por el resto de sus vidas”, explicó el Dr. Niamtu.

La idea de someter a un niño a una cirugía estética a una edad tan temprana no está exenta de polémica. Mientras varios especialistas señalan que no es una decisión para tomar a la ligera, la madre de Bella compara este procedimiento con la ortodoncia: “No es muy diferente a ponerse brackets que cambian tu apariencia. Si te va a hacer sentir mejor contigo misma, entonces hazlo”.

Ante un caso de este tipo, caben varias preguntas. El problema del bullying no es el niño acosado, sino el que acosa, ¿no debería ser en esa dirección en la que se tomen medidas tendientes a reducir el maltrato? Cambiar el aspecto en base a la opinión de otros, ¿puede tener consecuencias a futuro? Del mismo modo, no es fácil refutar los argumentos de un padre que quiere que su hijo no sufra. Si una cirugía puede mejorar la calidad de vida de alguien, ¿por qué no hacerla? ¿Tan lejos ha llegado el acoso escolar que los niños deben operarse para vivir en paz? La polémica está abierta.








20Comentarios