Check the new version here

Popular channels

Nintendo y Sony



Cómo una decisión podría haber cambiado la industria. Hoy, imaginamos las consecuencias de que Sony y Nintendo hubiesen lanzado el SNES CD.



Hoy en día el mundo podría ser un lugar totalmente diferente. Desde la desaparición de los dinosaurios hasta el origen de la Primera Guerra Mundial, miles de eventos tienen un factor desencadenante que modificó por completo el devenir de los acontecimientos, alterando así la forma de la historia. De manera simultánea, otros eventos han ido dándole forma a la historia de los videojuegos, creándola tal y como hoy la conocemos. En Vandal nos hemos propuesto un pequeño desafío: crear realidades paralelas partiendo de otros posibles devenires de momentos claves.

Queremos empezar fuerte, con uno de los eventos más importantes de la historia moderna de los videojuegos, que no es otro que la ruptura de Nintendo y Sony. Lo que vamos a formular a continuación son pequeñas y humildes teorías desde nuestro punto de vista; faltaría más, estamos deseando leer las vuestras a continuación. Antes de empezar, señalar que éste será el primero de, esperamos, muchos artículos de esta línea "¿Y si…?", aunque no tendrán una regularidad semanal como, por ejemplo, las columnas. Esperamos que os guste y, sobre todo, vuestra participación.

Introducción


Sony y Nintendo no siempre han sido rivales en esto de las consolas. Sony fabricó, por ejemplo, el chip de sonido de Super Nintendo, y ambas partes estaban contentas con la colaboración. Tanto es así que, allá por 1988, comenzaban el desarrollo conjunto del Super Nintendo CD, un periférico que añadiría, obviamente, un lector de CD y mejores posibilidades gráficas a la mencionada consola, aunque en aquel entonces, más como un concepto que otra cosa. Era una época en la que los add-ons para las consolas eran casi como los contenidos descargables para los juegos de hoy: una manera de sacar más dinero por productos en teoría ya completos, y que rara vez justificaban su compra.





Sega ya estaba preparando su Mega CD para Mega Drive, y Nintendo no podía ser menos a la hora de darle la bienvenida a este formato del futuro. Pero las cosas no fueron bien, el acuerdo no llegaba a ser fructífero entre Sony y Nintendo. ¿Qué sucedió? Vista la imposibilidad de unir los puntos de vista, Nintendo se alió con Phillips, acuerdo que no fructificó en el esperado add-on para Super Nintendo, que nunca se lanzó, y Sony se fue por su cuenta para trabajar en PlayStation. El resultado, fue el que hoy conocemos. El CD-i fue un terrible fracaso, y PlayStation llegó para quedarse. Pero, ¿y si…

¿Y si… Sony y Nintendo hubiesen lanzado el Super Nintendo CD?


Siendo honestos, es probable que, en el mejor de los casos, el SNES CD hubiese pasado muy, muy desapercibido. A juzgar por la calidad de los juegos que salieron para el Phillips CD-i, heredero directo del proyecto cancelado, no creemos que el periférico hubiese sido un dispositivo particularmente atractivo. Los diferentes títulos de The Legend of Zelda o la pseudosecuela de Super Mario World, Super Mario Wacky Worlds –del que ya os hablamos en nuestra sección Lo que pudo ser– no se acercaban a la calidad de los títulos lanzados para la consola original, así que no creemos que el público se hubiese sentido particularmente atraídos por estos juegos en CD.



Aunque se hicieron más de cien prototipos, éste fue el que estuvo más cerca de su comercialización.




Siendo honestos también, es probable que si en lugar de una consola independiente se hubiese lanzado el add-on como un producto propio, un producto "Nintendo", la compañía japonesa se habría preocupado más de los títulos que lanzase para él, y hubiésemos visto algún que otro juego de calidad aprovechando el formato. Quizás un Super Mario World 2 en condiciones, o una aventura protagonizada por Zelda para recordar, aunque por motivos totalmente opuestos a los de las aventuras de CD-i. Es posible que, si Sony y Nintendo hubiesen lanzado el SNES CD, ahora tuviésemos algunas joyas como Sonic CD para el Mega CD, pero la inmensa mayoría serían títulos anecdóticos experimentando con el full motion video y secuencias prerrenderizadas.

¿Y si… nos hubiésemos quedado sin PlayStation?


Si Sony y Nintendo no hubiesen roto su relación, es bien probable que aquélla no hubiese comenzado a trabajar en su propia consola, al menos, no tan pronto, dándole más margen de vida a la competición entre Sega y Nintendo. Así, PlayStation no habría roto el "biconsolismo" con el salto generacional, y Nintendo 64 y Saturn habrían sido las dos contendientes. Probablemente, Nintendo 64 se habría impuesto, aunque quizás Saturn habría conseguido aumentar sus ventas por la falta de una tercera competidora y poder arriesgar más con títulos que requirieran mayor inversión.


Squaresoft realizó una demo técnica de Final Fantasy en Nintendo 64.

Otro punto que podría haber sido determinante para Nintendo sería la inclusión de CD en Nintendo 64. Ya sabemos que muchas compañías quedaron desencantadas con la decisión de Nintendo de seguir apostando por el cartucho, y quizás, si el acuerdo del SNES CD hubiese llegado a buen puerto, Nintendo 64 trajese el lector de discos compactos de fábrica. Esto, unido a la falta de PlayStation, prácticamente habría garantizado que Squaresoft hubiese seguido lanzando sus Final Fantasy en las consolas de Nintendo, como estaba haciendo hasta el momento.

¿Y si… nos hubiésemos quedado sin PlayStation 2?


La evolución lógica es que, si no se lanza la PlayStation 1, tampoco se lance la PlayStation 2. Obviamente, ya se abrirían un mundo de posibilidades sobre si Sony daba el salto al mercado de las consolas propias antes o después, o si se centraba en otros aspectos de la tecnología, pero en una línea temporal paralela en la que tanto Nintendo como Sega seguían igual, un evento podría haber sido clave para ésta: el lanzamiento de PlayStation 2.

En Europa y Estados Unidos, el lanzamiento de Shenmue para Dreamcast y el de PlayStation 2 apenas tuvo unos días de diferencia, por lo que mucha gente se reservó para adquirir la sucesora de una consola ya bien asentada en el mercado, y con un catálogo, en general, más amplio y variado que el de sus competidoras. Si Dreamcast hubiese sido la única consola de "nueva generación" allá por el año 2000, con títulos como el mencionado Shenmue, probablemente Sega hubiese visto un balance mucho más positivo y, casi con toda seguridad, habrían lanzado alguna que otra consola más. De hecho, lo mismo incluso hubiésemos visto Shenmue 3. También es cierto que sin PlayStation en el mercado, y con una Saturn mucho más fuerte, es muy posible que Sega no hubiera lanzado Dreamcast en el año 1998/1999, tan solo cuatro años después del lanzamiento de Saturn.



Sobra ya decir que, sin PlayStation, el mercado actual habría sido muy, muy diferente. Pero bueno, dejamos la puerta abierta a otro tipo de teorías en próximas entregas. Como ya dijimos, esperamos que os guste esta nueva propuesta y, sobre todo, que nos contéis vuestra opinión.





0No comments yet
      GIF
      New