Info

No olvido el caso LLenas Aybar








El 4 de mayo de 1996, José Rafael Llenas Aybar, hijo de de 12 años de una adinerada familia de clase alta de Santo Domingo, República Dominicana, fue encontrado muerto, acostado en un lecho de un arroyo a 24 km al noroeste de la ciudad. Su cuerpo fue atado con cinta adhesiva y había recibido 34 puñaladas. Los investigadores hallaron una libreta con un número telefónico que los condujo al primer sospechoso, Juan Manuel Moliné Rodríguez, de 19 años. Horas más tarde fue apresado su amigo Mario José Redondo Llenas, primo del niño asesinado, de la misma edad.



En aquella oportunidad, las pericias médicas aparentemente no se realizaron correctamente, y los policías que presenciaron los exámenes extraviaron las ropas del niño. Estas pruebas jamás volvieron a ser encontradas, motivo que generó muchas sospechas de encubrimiento por parte de las fuerzas de seguridad. Para empeorar la situación, la forma que presentaban las puñaladas en la espalda del niño, podían corresponder a alguna especie de ritual satánico.

Este último, fue quien involucró a Luis Palmas de la Calzada, esposo de Teresa Meccía, la embajadora argentina en Santo Domingo, al indicarlo como el organizador del secuestro y posterior asesinato.









También el hijo, Martín Palmas Meccía, de la diplomática se vio envuelto en las acusaciones y según las declaraciones de Redondo, fue el encargado de proveer de los elementos necesarios para la operación.

El matrimonio Palmas - Meccia llegó a Santo Domingo luego de su apoyo a Carlos Menem en las elecciones de 1989. El nuevo Presidente –por ese entonces- agradeció el respaldo de la familia en esa oportunidad y benefició a Teresa Meccia con un destino diplomático en agosto de dicho año.
Tras el escándalo, Menem no podía soportar el costo político que implicaría mantener a Meccia en su puesto. Finalmente, en agosto de 1996 firmó un decreto por el cual la embajadora cesaría en sus funciones.
Los Palmas se deshicieron de todas sus propiedades en Santo Domingo, eliminaron pruebas y papeles comprometedores, y partieron raudamente hacia la Argentina.
A pesar de las sospechas, la familia de la embajadora nunca fue extraditada de República Dominicana, y desde entonces, todo el pueblo en Santo Domingo tiene miedo de hablar de los diplomáticos argentinos y de su vinculación en el crimen del niño.

Si bien los culpables del hecho confesaron y se encuentran en la cárcel, el homicidio sigue rodeado de dudas y misterios.

Claro está, para que ambos asumieran por completo la responsabilidad de esa monstruosidad, hubo MUCHO DINERO DE POR MEDIO y compromisos de “amarres” para el futuro. (Debido al poder económico y político de los participantes)









documental por el canal INFINITO



link: https://www.youtube.com/watch?v=zu71jGsArUA