Canales populares

“No se bancan no mandar más”



“Lo que realmente no se bancan es que no mandan más”, dedicó el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual a “los dueños” del Grupo Clarín, ese “gigante tomatodo” por el que la aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual “estuvo suspendida” durante cuatro años, y que “se sigue resistiendo a cumplirla”. De Clarín, pero también de “lo hecho” y “lo que falta”, habló Sabbatella ayer, en el cierre del Encuentro Internacional de Medios y Democracia que sirvió, también, para celebrar el quinto aniversario de la norma que reemplazó a la dictatorial ley de radiodifusión. Junto a la ministra de Cultura, Teresa Parodi, y el ex secretario de Cultura paraguayo Ticio Escobar, el titular de la Afsca vinculó directamente la celebración de la norma “democratizadora de la palabra” con el nuevo capítulo en la resistencia a cumplirla que el sostiene el multimedios: “Tienen todo el derecho de creer que pueden cambiar el contexto político. Lo que no pueden es creer que tienen el privilegio de no cumplirla”.

Sabbatella, Parodi y el ex funcionario del gobierno de Fernando Lugo integraron la mesa de cierre del Encuentro Internacional de Medios y Democracia que ocupó dos jornadas completas –la de ayer y la del jueves– y varios salones del Archivo Nacional de la Memoria y el Espacio para la Memoria sobre el Terrorismo de Estado, que funcionan en la ex ESMA, para debatir los desafíos que enfrentan los medios de comunicación regionales en tiempos de derechos, actores sociales y tecnologías actuales. Un salón principal del archivo colmado de militantes de Nuevo Encuentro y algunos integrantes y ex integrantes del organismo que dirige Sabbatella, como Eduardo Rinesi, uno de sus directores, y la abogada Graciana Peñafort, escuchó lo que ellos tenían para decir no sólo acerca de “Cultura y medios: transformaciones en el escenario actual”, el tema del plenario, sino también sobre el aniversario de la LSCA.

La idea era que la ministra clausurara el encuentro, pero “un llamadito importante” se llevó a Sabbatella tras bambalinas y su palabra quedó para el final. Dúctil y sencilla, Parodi relacionó con facilidad a la cultura con la ley de medios. “Amigos, estamos viviendo un tiempo fantástico. Somos privilegiados porque aquellos que tuvimos utopías, que soñamos construir este país que tenemos, estamos hoy en un lugar donde intentaron callarnos, pisotearnos, desaparecernos, para celebrar una ley que habla de nosotros mismos”, arengó, y completó que la norma “ayuda a mostrar que la diversidad está viva”. Algunos minutos antes, Escobar también había festejado que la ley de medios argentina fomentara “la diversidad cultural, que es la base del hormigueo democrático”.

Sabbatella volvió al escenario y se hizo cargo del cierre de la charla. “El encuentro nos permite hacer un balance de estos cinco años, celebrar lo hecho y analizar lo que falta. No está mal juntarse a celebrar”, apuntó en relación con las dos jornadas de debates que contaron con expertos en comunicación argentinos y regionales. Luego, se zambulló en un breve repaso de la “historia profunda” de la ley de medios para fundamentar la calificación que le dedicó: “Esta es una ley profundamente democrática”, aseguró, y aprovechó el momento para saludar a Néstor Busso, histórico de la Federación de Radios Comunitarias y ex director del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual, que andaba entre el público. También mencionó a la Coalición por una Radiodifusión Democrática, a los 21 puntos, todos antecedentes de la norma celebrada.

Entonces, agradeció al kirchnerismo: “Esta ley es hija del debate, la militancia y del contexto histórico que inauguró Néstor Kirchner en 2003. Es muy difícil imaginarla sin ese contexto histórico, de la recuperación de derechos y del coraje de la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) de llevarla al Parlamento para convertirla en ley”. En ese marco, destacó el valor “extra” de celebrar el aniversario de la norma “acá, en el lugar de la muerte convertido en lugar de la vida”, en referencia a la ex ESMA.

En el balance, Sabbatella enumeró “lo hecho” en cuanto a “herramientas democratizadoras” –licencias de televisión y radio otorgadas, horas de televisión producidas y planes de adecuación evaluados, iniciados y finalizados–, y culminó en la disputa que el Grupo Clarín sostiene sin pausa contra el Estado por la norma que lo obliga a perder poder. “Esta es una ley democratizadora de la palabra, y para que cumpla esa función hay que democratizar la tenencia de medios”, determinó. En ese marco, recordó la “novedad” en la disputa: “En estos días, descubrimos que ese gigante tomatodo que siempre se resistió a cumplir con la ley quiere hacer trampa, quiere no cumplirla sino burlarse de ella”, concluyó para luego explicar en dos o tres palabras que el organismo, tras descubrir “trampas” en el plan de adecuación a la ley que presentó el multimedios, que incumple ampliamente los artículos antimonopólicos de la norma, decidió encaminar y liderar esa adaptación. “El Estado no puede quedarse sin hacer nada, debe hacer cumplir la ley, porque ninguno de nosotros se levanta todos los días y decide qué ley cumplir y qué no.”

FUENTE
0No hay comentarios