Check the new version here

Popular channels

Obama desafió al Estado Islámico en la ONU



“Hoy le pido al mundo sumarse a este esfuerzo”, dijo Obama ante la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas.
Imagen: EFE

El presidente estadounidense señaló que el único idioma que entienden los jihadistas es el de la fuerza, defendiendo así la decisión de Estados Unidos de bombardear junto a una coalición posiciones del EI en Siria e Irak.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo ayer un llamado a la unidad en la lucha contra el Estado Islámico (EI) durante su discurso en la apertura de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. “Estados Unidos trabajará con una amplia coalición para desmantelar esta red de la muerte. Hoy le pido al mundo sumarse a este esfuerzo”, dijo el mandatario.

Obama señaló que el único idioma que entienden los jihadistas es el de la fuerza, defendiendo así la decisión de Estados Unidos de bombardear junto a una coalición posiciones del EI en Siria e Irak. Asimismo, subrayó que no se trata de una guerra contra el Islam y llamó a rechazar la ideología de los grupos extremistas. En cuanto a la crisis ucraniana, el presidente aseguró que Rusia deberá responder por su participación en el conflicto.

“El grupo terrorista conocido como EI debe ser debilitado y finalmente desmantelado. Este grupo ha aterrorizado a todos los que se cruzan en su camino en Irak y en Siria”, aseguró Obama. En este sentido, declaró que su país usará el poderío militar en una campaña de ataques aéreos. “Vamos a entrenar y equipar fuerzas que combatan a estos terroristas en el terreno. Vamos a cortar su financiamiento y el flujo de combatientes”, desafió el presidente norteamericano.

Sin embargo, Obama procuró que su mensaje no fuera interpretado como un reto a los musulmanes. “Estados Unidos no está y nunca estará en guerra con el Islam. La guerra religiosa permanente es el refugio equivocado de los extremistas que no pueden construir o crear nada y, por lo tanto, venden sólo fanatismo y odio”, indicó.

En una extensa intervención, cuya mayor parte estuvo dedicada a la crisis en Medio Oriente provocada por el accionar del grupo jihadista en Irak y Siria, el líder demócrata señaló que son más de 40 naciones las que ofrecieron sumarse a la coalición internacional que busca combatir al EI.

“Es hora de que el mundo, especialmente las comunidades musulmanas, rechacen explícita, enérgica y constantemente la ideología de Al Qaida y del EI”, dijo. Sus ideologías, junto con la de la agrupación africana Boko Haram, agregó, se marchitarán y morirán si es constantemente expuesta, confrontada y refutada.

De hecho, Estados Unidos prosiguió ayer con su ofensiva en Medio Oriente. Los ataques sobre Siria continuaron, un día después de que Washington dirigiera una serie de 16 bombardeos sobre suelo sirio –los primeros contra este territorio–, con sus aliados árabes –Jordania, Bahrein, Qatar, Arabia Saudita, Emiratos Arabes Unidos–.

Por otro lado, el presidente estadounidense reiteró su apoyo y el de los países aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), al pueblo de Ucrania, y habló de la imposición de costos sobre Rusia “por su agresión”, convocando a más naciones a que se unan en esa dirección.

“Hacemos un llamado a otros a unirse al lado correcto de la historia, porque mientras pequeñas ganancias pueden lograrse con el cañón de una pistola, ellos finalmente retrocederán si suficientes voces apoyan la libertad de naciones y pueblos de tomar sus propias decisiones”, aseveró.

Segundo en la lista de oradores ante el plenario, luego del tradicional discurso inicial, a cargo de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y de la apertura oficial del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, Obama abordó también el conflicto entre palestinos e israelíes mencionando que el statu quo en Cisjordania y la Franja de Gaza no es sustentable.

“No podemos darnos el lujo de darles la espalda a estos esfuerzos. No cuando los cohetes son disparados a israelíes inocentes o las vidas de tantos niños palestinos han sido tomadas en Gaza”, declaró, y afirmó que mientras sea presidente mantendrá su posición sobre la necesidad de crear dos Estados para dos pueblos. “Vamos a defender el principio de que israelíes, palestinos, la región y el mundo serán más justos y más seguros con dos Estados viviendo lado a lado, en paz y seguridad”, añadió.

Por último, el mandatario llevó al pleno de la Asamblea General el conflicto que tuvo lugar este verano boreal en Estados Unidos, específicamente en la ciudad de Ferguson, Missouri, y que volvió a poner sobre la mesa el tema del racismo, luego de que un joven afroamericano fuera asesinado a manos de un policía en un confuso episodio. “Sí, tenemos nuestras propias tensiones raciales y étnicas”, reconoció el jefe de Estado. “Como todos los países –concluyó Obama–, luchamos continuamente para conciliar los grandes cambios traídos por la globalización y la mayor diversidad con las tradiciones que nos son propias.”

Tras su discurso, Obama presidió una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad en la que se resolvió que se persiga y castigue a quienes viajen para unirse a grupos jihadistas. El texto de la resolución, que exige a los países que adapten sus legislaciones para procesar a toda persona que trate de viajar al extranjero para unirse a grupos islamistas radicales, fue impulsado por Estados Unidos y aprobado por unanimidad.

Obama urgió a todos los países a cumplir la resolución. “Estas palabras deben traducirse en acciones no sólo en los próximos días, sino años. Si ha habido un reto que no pueda enfrentar un país por sí sólo es éste, el de terroristas cruzando fronteras y amenazando con desplegar actos de violencia inefables”, sentenció Obama en la reunión.

Gran Bretaña se suma

David Cameron puso nuevamente a Gran Bretaña en el camino hacia la guerra en Irak, al anunciar ayer que buscaba la aprobación del Parlamento para una campaña sostenida contra los extremistas islámicos que ahora controlan grandes zonas del país. Como resultado de la decisión de Cameron se llamará nuevamente a los miembros del Parlamento para discutir mañana los ataques aéreos británicos y la acción militar podría comenzar el fin de semana. Tal medida marcará la primera vez que las fuerzas de combate británicas desempeñarán un papel activo en el país desde que se retiraran, hace cinco años. La decisión se produjo después de una petición oficial del nuevo primer ministro iraquí, Haider al Abadi, pidiendo ayuda británica. Cameron también se reunió con el presidente de Irán, Hassan Rouhani, la primera vez que los líderes de los dos países se reúnen desde la revolución iraní en 1979.

FUENTE
0
0
0
0
0No comments yet