Check the new version here

Popular channels

Obama juró su segundo mandato

Tras la ceremonia formal de ayer en la Casa Blanca, hoy dará un esperado discurso ante miles de personas.



WASHINGTON.- Con todo listo ya para la gran fiesta ciudadana, Barack Obama trabajaba anoche, personalmente, en el discurso que dará hoy cuando jure públicamente su cargo. Una intervención con la que se espera que haga un llamado a la unidad y a la recuperación del espíritu del "sueño americano" para pensar en grande en un país profundamente polarizado y escéptico.

"Sé que no me han votado todos, de modo que tengo que hacerlo muy bien", dijo el líder demócrata en las horas previas al momento en el que hoy se dirija al público, después de prestar juramento ayer para un segundo mandato en una austera y lacónica ceremonia privada en la Casa Blanca, que duró menos de dos minutos. El presidente aludió así al hecho de que el voto popular estuvo reñido en los últimos comicios.

La ceremonia de hoy en Washington, que comenzará a las 11, será un complemento de la jura formal de ayer, una fragmentación que ocurre rara vez en la historia, sólo cuando el 20 de enero cae domingo.

Para hoy se espera mucho menos convocatoria que los casi dos millones de personas que asistieron hace cuatro años, cuando el primer presidente negro entró a la Casa Blanca por primera vez.

"Bueno, es normal en segundas presidencias", decían anoche colaboradores del presidente. Las estimaciones hablan de 800.000 personas para seguir la celebración. Pero el temor es que haya bastante menos, una inquietud que pareció cobrar fuerza luego de la indiferencia popular con que transcurrió la jura formal de ayer, en que muy pocos se congregaron para seguir la ceremonia por los sistemas de video en los alrededores de la Casa Blanca.

El plato fuerte de la fiesta que se espera hoy será el discurso de Obama. La expectativa es que "reviva el espíritu de unidad" en un país profundamente dividido y que lo haga desde una posición de "humildad" y "espíritu de servicio", según dijeron a LA NACION fuentes demócratas.

Con toda su pompa y la cuidada escenografía que se monta al pie de las escalinatas del Capitolio, la jura de un presidente para un segundo período suele ser más una ocasión festiva que de definiciones de agenda. "No son ocasiones para incursionar mucho en los detalles de una propuesta política. Las tomas de poder son ocasiones que van más allá de eso, que miran más lejos", dijo Michael Gerson, que escribió discursos para el presidente George W. Bush.

Con Obama podría romperse la norma. "Una de las cosas que espero que haga es que hable de la anunciada reforma migratoria", dijo Michael Dawson, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Chicago.

Otros ingredientes del discurso se dan por descontados. Entre ellos, que reconozca la división que existe en el país y las "profundas diferencias que separan a los dos principales partidos", según sintetizó Jeff Shesol, quien escribió discursos para el presidente Bill Clinton.

Es posible que admita también el malestar popular por el costo del gobierno federal y el elevado gasto público, a la vez que llame a que la carga económica por el esfuerzo fiscal se reparta de modo más equitativo en la sociedad. Lo que se da por seguro es alguna apelación al "sueño americano", a la recuperación del espíritu de progreso y de optimismo en el futuro en una sociedad que se ha vuelto escéptica a golpe de desempleo, mala economía y creciente desigualdad.

No está claro cuál de todos esos asuntos se convertirá en la bandera de Obama, el punto que quiera dejar como legado político de su paso por el poder, más allá del que ya le tiene reservado la historia como el primero en quebrar la barrera racial.

"Lo que es más probable es que no tardemos mucho en saber" cuál será su preferencia para ese legado, se indicó a LA NACION. La reflexión apuntó al hecho de que, posiblemente, Obama intente definir parte de su agenda para estos cuatro años en los primeros 12 meses, para ponerse cuanto antes a cubierto del desgaste de poder que suele presionar sobre las segundas presidencias, cuando ya no hay opción a la reelección.

"Lo que tiene que lograr Obama en su discurso es que, tras escucharlo, los norteamericanos se sientan mejor y más esperanzados respecto de su país", dijo James Fallow, redactor del presidente James Carter.

"Que Dios me asista", pidió ayer Obama, luego de jurar ante el presidente de la Corte Suprema, John Roberts. Su mujer, Michelle, sostuvo la Biblia sobre la que formalizó su compromiso. Lo acompañaban sus dos hijas, Sasha y Malia, familiares y amigos.

Una de las notas de color la puso la hija menor de Obama. "Qué bien, papá. Esta vez no te equivocaste", le susurró Sasha, en referencia a la ligera confusión que tuvo con la fórmula de rigor cuando tuvo que pronunciarla, en 2009. Hace nada más que cuatro años que hoy, a muchos, les parecen bastante más lejanos..
0
0
0
0
0No comments yet