Canales populares

Pacto de Olivos, ¿Alfonsín hizo mal? Quizás no sabías esto

Pacto de Olivos.

Cuando algunos veían el árbol, hubo uno que vió el bosque.






Transcurria 1993. Ménem presionaba y estaba dispuesto a todo para reformar la Constitución con el único interés de ser reelecto.

Luego de resistir, Raúl Alfonsín tuvo que ceder y decidió "acordar esa reforma" con Ménem.
Así nació el "Pacto de Olivos".

Años después, don Raúl diría al respecto:
"Yo me había expedido en contra de la reforma impulsada por Menem para 1994... Lo que me llevó a cambiar de criterio es que ya salía una ley presentada por Francisco de Durañona y Vedia, Álvaro Alsogaray y otros, que establecía que para declarar la modificación de la Constitución bastaban los dos tercios de los miembros presentes de las cámaras del Congreso, como fue en 1949, bajo el gobierno de Perón. Yo tenía dos gobernadores radicales que estaban de acuerdo con ese proyecto de Menem. Y otro gobernador nuestro que dijo que no iba a luchar contra eso. De modo que con una consulta que hice al presidente del bloque, Raúl Baglini (me parece que lo narró bien en el libro), llegué a la conclusión de que, además se iba a ir a un plebiscito, que nos mataba. Eso era lo que más le importaba a Baglini, que decía que no íbamos a poder resistir".

El peronismo estaba obteniendo progresivamente el apoyo de gobernadores y parlamentarios del radicalismo (Angeloz, Massaccessi, Mestre) para convocar a un plebiscito* sobre la necesidad de la reforma constitucional, que todas las encuestas indicaban sería ampliamente favorable, y que aunque no hubiese sido vinculante para el Congreso, habría puesto una presión irresistible y llevado también a una fractura del radicalismo.

*Plebiscito: someter al voto popular, leyes o actos administrativos.



Unos se opusieron fuertemente y militaron contra esa idea. Finalmente la reforma constitucional se hizo y Ménem pudo ser reelegido (voto mediante).

Alfonsín sostenía que la reforma se haría sí o sí. Ante ese hecho que consideraba irremediable, prefirió dar una salida que le permitiera introducir reformas para la sociedad toda. Estimó que lo que estaba en riesgo era la propia democracia, no la supervivencia de la UCR.




A la luz de los acontecimientos, y el presente que nos toca vivir, deberíamos pensar:


- ¿Imaginamos el estado de nuestra democracia bajo el Kirchnerismo con un Senado sin tercer Senador de la segunda minoría votada?

- ¿Quién advertiria sobre la corrupción estatal sin una Auditoría General de la Nación en manos no oficialistas?

- ¿Dónde estarían los Jueces independientes sin un Consejo de la Magistratura, donde con simple mayoría en el Senado pudieran ser destituídos?

- ¿Nos imaginan teniendo presidentes por seis años y con reelección eterna?




Otras cosas interesantes fueron:
-La autonomía de la Ciudad de Buenos Aires.
-La extensión del período de sesiones ordinarias del Congreso (de 4 a 8 meses).
Mecanismos para atenuar el sistema presidencialista (jefe de Gabinete, regulación de los decretos de necesidad y urgencia).
-La inclusión de los derechos humanos de tercera y cuarta generación (derechos del consumidor, ambientales y a la información).
-La validez de los tratados internacionales por sobre las leyes nacionales, la acción de amparo, la acción colectiva, los delitos contra la Constitución.






Aquella visión de la realidad, una lectura profunda de los riesgos ciertos que el país vivía, llevaron a R. Alfonsín a tomar aquella decisión. Todo lo que existe hoy como freno institucional al abuso de Poder se debe a las reformas propuestas por nuestro ex Presidente.

Esperemos ver el bosque con los ojos bien abiertos y con mente muy amplia, para entender que los actuales riesgos de la democracia son mucho más grandes que en 1993.




Seguime, lince.


Otras publicaciones mías:
Algún K argumente esto. Hay PRUEBAS y FUENTES confiables.
Diputados argentinos, mitos de AUSENCIAS. ¡Te lo explico!.

0
0
0
0No hay comentarios