Popular channels

papás novatos

Para vos que sos papá o vas hacer papá tener que saber esto


La mejor cuna


Una buena cuna debe reunir dos características fundamentales: seguridad y comodidad.

La seguridad tiene un doble objetivo: prevenir accidentes y lograr que el bebé se sienta seguro, pues no hay que olvidar que hasta su nacimiento, durante su sueño, se ha sentido arropado y protegido en el seno materno.

-Toda cuna que entre en nuestra casa debe llevar la etiqueta UE (hay que comprobarlo si nos ofrecen una de segunda mano).

-No ha de llevar elementos que el bebé pueda arrancar o clavarse.

-La seguridad es extensiva a los adornos. De nada sirve examinar con lupa la seguridad de la cuna si luego colocamos en ella una pegatina que pueda desprenderse o que no cumpla la norma de la UE en pinturas o tóxicos.

-La longitud y anchura debe permitir que el bebé pueda tocar las paredes y sentirse arropado (pero no encarcelado).
-Si lleva barrotes, éstos deben tener los bordes romos, lo más lisos posibles y guardar entre sí una distancia que impida que la cabeza pueda encajarse. Conviene cubrirlos con un protector acolchado.

-El somier debe ser rígido. Es interesante que se pueda subir y bajar para aumentar la profundidad conforme crezca el bebé.

-El colchón ha de ser semirrígido, con unos 10 cm de profundidad y ajustarse al tamaño del somier.

Ropa de cama

-Conviene usar prendas suaves, de poco peso y preferiblemente acrílicas, para disminuir la posibilidad de alergias y facilitar su limpieza.

-Los bebés no deben usar almohada.

-La cuna de viaje es para viajar y debe emplearse únicamente para esto. El bebé no suele dormir tan cómodo en ella como en su cuna permanente.

Las medidas aconsejables
Tamaño

-Longitud 20-25 cm más que el bebé
-Anchura 60-80 cm
-Profundidad 30-80 cm
Laterales
-Distancia barrotes 4-7 cm
-Altura Mínimo 30 cm
-Protección Total y acolchada
Colchón
-Longitud/anchura Ajustado al somier
-Profundidad 10 cm
-Consistencia Semiduro

El juguete ideal para el bebé


Llega la Navidad, y con ella las prisas, los atascos y las temidas compras. Si además te acabas de estrenar como papá o mamá, estas fechas empezarán a cobrar otra vez la misma importancia que tenían para tí cuando eras niño. Sólo que ahora tú eres el Rey Mago, y a tí te toca llenar de ilusión al recién llegado.

Pero a todos nos surge la misma pregunta:
¿Cómo debo elegir el juguete?

Muchas veces pasarás largos ratos eligiendo un juguete para tu bebé. Con el tiempo te darás cuenta que el juguete ideal no existe. Verás que alguna vez se entusiasmará más con el envoltorio colorido que con el juguete en sí. De todos modos hay en el mercado muchos especialmente diseñados para estimular sus ansias de investigarlo todo.

Lo más importante a la hora de elegir un juguete es que sea el adecuado para su edad ya que si es muy complicado, le resultará muy aburrido o tal vez peligroso.

Juguetes para bebés de 0 a 3 meses
Cómo el bebé recién nacido comienza a descubrir un nuevo mundo, se recomiendan solamente juguetes que pueda ver y escuchar, de colores llamativos y de música y sonidos suaves. Las cajitas de música y los móviles son ideales en esta etapa.
Juguetes para bebés de 3 a 6 meses
En esta etapa los bebés comienzan a investigar los objetos y juguetes con sus manos, por ésto les gustarán más los juguetes coloridos confeccionados con distintos materiales, texturas y formas para estimular todos sus sentidos. Si hacen ruido, además de estimular el sentido del oído, estimularán también el desarrollo de su coordinación motora más rápidamente. Los muñecos de peluche, los sonajeros y los mordedores son los adecuados en esta etapa.

Juguetes para bebés de 6 a 9 meses

Cuando los bebés son más grandecitos el juego se torna mucho más interactivo ya que en esta etapa se pueden sentar y gatear. Por esta razón les divertirán los juguetes que caminen o se desplacen como también aquellos que pueda golpear, apretar y tirar al suelo haciendo mucho ruido. Las pelotas, los muñecos de cuerda y los cubos apilables son los ideales en esta etapa.
Juguetes para bebés de 9 a 12 meses
Como en esta etapa los movimientos del bebé son muchos más controlados y además su desarrollo cognitivo es mayor, son ideales los juegos de poner y sacar (de encastre) y aquellos que imitan los objetos que utilizan los mayores. Los aros que se colocan en un tubo central, los cubos que se insertan uno dentro del otro y los teléfonos de juguete son ideales en esta etapa. Siempre debes controlar que sea seguro, minimizando los riesgos de accidentes.

¿Qué precauciones debo tomar?
A continuación te damos algunos consejos de seguridad que debes tener en cuenta antes de darle un juguete a tu bebé.

• No le des juguetes pesados a los más pequeños
Cuando el bebé es muy pequeño debes darle juguetes muy livianos, para que no se lastime ni se golpea a sí mismo.

• No le des juguetes de PVC
Tampoco elijas los juguetes confeccionados con PVC, ya que desprenden partículas tóxicas al estar en contacto con la saliva.

• No le des juguetes muy pequeños
Nunca le des juguetes muy pequeños ya que corre el riesgo que se los lleve a la boca y pueda atragantarse.

• No le des juguetes compuestos de piezas pequeñas
Controla que las partes de los juguetes como los ojos, orejas y narices de los muñecos, no puedan ser fácilmente desprendidos por el bebé ya que se los podría llevar a la boca y tragar.

• No le des juguetes con hilos, correas o cintas largas
Tampoco son aconsejables los juguetes que tengan hilos, correas o cintas largas ya que se corre el riesgo de que puedan enrollarse en su cuello y asfixiarlo.

¡¡Mi bebé viene sin instrucciones!!


Traer a un nuevo bebé a casa desde el hospital es un momento emocionante. Pero también puede ser algo angustioso, especialmente para mamás principiantes.


Todas experimentamos en algún momento esa sensación de angustia y le miramos con atención mientras duerme en su cuna preguntándonos con temor si está respirando. Cuando impulsivamente le movemos y el bebé, enfadado porque le han despertado, empieza a gritar, nosotras casi respiramos aliviadas.

No te preocupes, ésto se irá pasando con los días y tu propio sueño. Sin embargo es importante que sepas que hay algunas condiciones comunes que experimentan un porcentaje alto de bebés sanos recién nacidos. La mayoría son cosas por las que no debes preocuparte, pero conocerlas de antemano pueden ayudarte a decidir si tu bebé requiere algún tipo de atención médica. En los próximos posts te hablaremos de todas esas cosas que a tí te pueden angustiar para que averigues qué las causa, qué debes hacer y qué tratamiento pueden necesitar.

¡Cuando las hayas leído seguro que te sientes más tranquila, así que relájate y disfruta de tu peque!

¿Por qué llora mi bebé?


Los niños pequeños tienen necesidades primarias que son esenciales para su supervivencia y felicidad. Tan necesario como mantenerlos calentitos, limpios y secos, es hacerles sentir que son amados y deseados. Las formas de demostrárselo son infinitas. El contacto cuerpo a cuerpo es vital. Los arrumacos y caricias serán el inicio de un vínculo afectivo que se fortalecerá con el tiempo y serán las primeras causales de sus expresiones afectivas.

Los recién nacidos comienzan a confiar en su madre al darse cuenta que la angustia que provoca la sensación de hambre es aplacada regularmente por la leche que su madre le entrega. Además esta ceremonia del amamantamiento está acompañada con caricias y miradas que rápidamente asocia con sensaciones de bienestar.
Todos los niños deben tener infinitas oportunidades de disfrutar el mundo que los rodea, y en la medida que vaya creciendo, es nuestra obligación como padres estimularlos e incentivarlos para que lo exploren.

¿Por qué llora mi bebé?
Los niños pequeños expresan sus emociones directa e inmediatamente, y el llanto es la forma más frecuente de comunicar sus necesidades a aquellos que se encargan de sus cuidados.
Los bebés no esconden sus emociones como nosotros, los adultos. Si está con algún problema físico o emocional, enseguida comienza a llorar.
El llanto de un bebé se caracteriza por ser potente y penetrante, por lo que es imposible de ignorar. Un niño que llora no debe ser desatendido, porque el llanto puede estar indicando problemas vitales importantes en su salud. Con el paso del tiempo notarás la diferencia entre el llanto que inicialmente puede haber sido por hambre o ganas de estar en tus brazos, y que se transforma, si no lo reconfortas, en un llanto de frustración que es mucho más difícil de calmar. Todos los niños son únicos, pero todos tienen un mismo "lenguaje" cuando hablamos del llanto.
Hay muchas razones para explicar el llanto de un bebé, y seguramente con el tiempo te transformarás en una experta para interpretar las señales que te envíe tu bebé. A continuación te explicamos cuáles son esas razones.

El hambre
Es la causa más frecuente de llanto, y la madre lo reconoce desde el primer momento. Antes de investigar otra causa de llanto ofrécele su alimento para ver si se calma.

La inseguridad
Un bebé que siente inseguridad se calma automáticamente al ser levantado de su cuna y arrullado. El sentimiento de inseguridad aparece porque el bebé pasó nueve meses en una "casa" que le proveía automáticamente de todas sus necesidades y adonde era mecido regularmente cada vez que te movías. Además estaba en un lugar de temperatura constante y siempre muy apretadito y contenido dentro del vientre materno. De tanto en tanto querrá volver a tener las mismas sensaciones que le ofrecía la seguridad de tu útero que ahora, en este nuevo mundo, desconoce.
El sentimiento de seguridad es tan vital como la alimentación, y si se le brinda en abundancia durante la infancia, redundará en muchos beneficios en la vida futura de tu bebé. Los niños que son separados de sus madres por partos complicados o por enfermedades, son particularmente sensibles y necesitan de cuidados especiales de sus padres hasta que recuperen su "sentimiento de seguridad".

Los cólicos y las flatulencias
Muchos bebés encuentran muy perturbadoras las sensaciones que comprenden los procesos digestivos. Muchos niños lloran antes de evacuar sus intestinos y necesitan ser alzados y reconfortados. La eliminación de gases también pueden ser causa de llanto.
Los cólicos se producen por espasmos en las paredes de los intestinos para conseguir el tránsito de su contenido hasta ser evacuado. En los casos que estos cólicos son severos, el bebé levanta sus piernitas y su abdomen se distiende. Las causas están relacionadas generalmente con el tipo de alimentación. La leche materna raramente es causa de cólicos. Las leches maternizadas o los biberones están más asociados con estos problemas.

La otitis
Generalmente esta afección suele pasar inadvertida. El bebé siente dolor y presión es sus oídos cuando está recostado y lo hace llorar, pero al ser levantado esta presión disminuye debido a la posición vertical calmando su llanto. Los padres pueden confundir esto con un capricho pensando que el bebé sólo quiere estar en brazos cuando es la posición la que le hace calmar el dolor. En estos casos es importante que el médico haga un control de sus oídos. La otitis suele aparecer cuando comienzan los primeros baños y le entra agua en sus delicados oídos.

La incomodidad
El calor o el frío pueden ser causa de llanto, lo mismo que el tener húmedos los pañales o irritada su colita. Las picaduras de insectos también son otras de las causas de incomodidad, ya que el bebé no es lo suficientemente maduro como parar rascarse o defenderse por sí solo.

Las enfermedades
Cuando tu bebé esté enfermo lo comunicará mediante el llanto, aunque muchas veces su reacción es mantenerse más quieto de lo habitual, cuando se siente realmente mal. El llanto de enfermedad se caracteriza por ser muy agudo o de una forma muy diferente al llanto habitual. Comunícate con tu pediatra en caso de notar estos cambios en tu bebé.

La demostración de emociones
Como los adultos, los bebés también necesitan manifestar sus sentimientos y generalmente toma la forma del llanto.
Algunos necesitan un par de meses para tranquilizarse o asentarse, y otros muchos meses más. A veces necesitan de mucha actividad física para gastar toda su energía, y el estar quietos los intranquiliza y los hace llorar. En estos casos son muy buenos los masajes y los juegos.
La mayoría de estos niños comienzan con el llanto a partir de las 5 de la tarde, que es cuando la energía de los padres está en su nivel más bajo. Trata de descansar en lo posible durante las horas de la siesta para recuperar energías. Si puedes, sácalo a pasear o báñalo antes de que llegue el horario que habitualmente se pone más fastidioso.

El humor materno
Las madres y sus bebés están muy relacionados, y a veces los cambios de humor son contagiosos. Si estás triste, preocupada, tensa o irritable, tu bebé puede sentir lo mismo y expresarlo mediante el llanto. Si estas situaciones te suceden frecuentemente, haz un esfuerzo consciente y trata de respirar hondo varias veces y tranquilizarte. Puedes pedir ayuda transitoria a algún familiar o una amiga que se haga cargo de tu bebé por un momento y sal a caminar un rato. Estar en contacto con otras madres en tu misma situación a veces ayuda mucho.

Cuando el llanto se transforma en una crisis
El llanto incesante puede llegar a hacer desesperar a los padres más amantes de sus hijos. A veces los bebés continúan llorando aún después de que sus padres intentaron de todas formas consolarlo. Si ya estás cansada y comienzas a angustiarte, el llanto continuo puede llevarte a un estado de desesperación y frustración que puede ser peligroso, porque puede generar una sensación de impotencia con tu bebé. Estos sentimientos son frecuentes en los padres primerizos y aparecen cuando están exhaustos.
Trata de evitar llegar a este estado, descansando todo lo que te sea posible. Cuando tu bebé duerma, descansa y recupera fuerzas para cuando esté despierto y reclamando tus atenciones. Si tienes la posibilidad de entregar al bebé por unos momentos a otra persona (abuelos, hermanos o amigos), tómate un breve descanso y verás que todo retoma su curso natural. Si no tienes la ayuda de otra persona intenta llevarlo de paseo en su cochecito o en coche, ésto muchas veces lo distrae y se calma rápidamente.
Generalmente los bebés tienen sus motivos para llorar desconsoladamente, a veces cuesta identificarlos, pero siempre está el pediatra que de ello sabe bastante y seguramente te echará una mano en todo lo que esté a su alcance. Estos días difíciles no tienen explicaciones y en estos casos recuerda que cuando hay una gran tormenta es importante saber sobrellevarla, ya que finalmente pasa y un nuevo día comienza...

fuente:http://www.babysitio.com/bebe/cuidado_seguridad_juguete.php

si me vas a poner puntines ponemelo en este post
y felicitaciones por que sos padre
http://www.taringa.net/posts/downloads/1917780/mapa-de-warcraft3-,editores--,dota-v6_5,hamchi,parche.htm


0
0
0
0No comments yet