About Taringa!

Popular channels

París, el paraíso del sexo para los nazis

Las francesas que vivían en las zonas de invasión nazi se prostituyeron con los soldados fieles a Hitler y luego fueron acusadas de colaboradoras de los nazis



En la segunda mitad de la década de los 40, las 'femmes tondues' (afeitadas o pelonas) eran acusadas de colaborar con el régimen alemán. Las afeitaban los propios franceses y las obligaban a desfilar por la calle al ritmo de un tambor. Algunas iban untadas en alquitrán, desnudas y con esvásticas pintadas en su cuerpo.



El Gobierno francés acababa de instaurarse de nuevo en su nación, Hitler había muerto hacía apenas unos meses. Más de 100.000 mujeres francesas estaban siendo acusadas de colaborar con el ejército nazi durante los cinco años anteriores. Era la llamada 'collaboration horizontale' (haciendo un paralelismo con la posición en que se realizaba) o dicho de otra forma: de acostarse con soldados alemanes.

Se calcula que en 1945 había más de 300 'maisons closes' (o burdeles de toda la vida) y 1.400 en todo el territorio francés. Ante las presiones causadas por la impotencia de los franceses (sobretodo hombres que habían combatido y mujeres maduras) el Gobierno provisional presidido por el General De Gaulle decidió clausurar y cerrar todos los prostíbulos del país, así como juzgar y aplicar castigo a más de 20.000 mujeres a modo que se explica en el primer párrafo.

En la historia, uno de los puntos débiles de todos los ejércitos ha sido el sexo. Los soldados se saciaban violando a su paso, en cada ocupación, en cada ciudad o pueblo, mujeres y niñas. Por ello no era de extrañar que la moral y las enfermedades de transmisión sexual preocupasen más a los nazis que las tropas enemigas (vista la poca resistencia que puso el país galo).

Prefirieron controlar sanitariamente a las prostitutas francesas (aunque de eso ya se encargaba el propio presidente francés, Philippe Pétain, que mantuvo una política de total colaboracionismo con los nazis). Eran las llamadas 'consoladoras sexuales', que trabajaban en burdeles o en cualquier esquina ecibían suntuosos y caros regalos en forma de joyas, obras de arte y dinero.



El armisticio de Francia de 1940 propició que la ciudad del amor (París) se convirtiese en la ciudad del sexo por excelencia en los años de ocupación nazi. Según fuentes históricas se calcula que entre 1940 y 1945 nacieron alrededor de 80.000 hijos fruto de las relaciones entre soldados alemanes y prostitutas francesas.
0No comments yet