Canales populares

Peligra la reforma laboral de Macri

El senador peronista Miguel Ángel Pichetto condicionó el tratamiento del proyecto oficial de reforma laboral hasta que la CGT no haga explícito su aval delante de la comisión de Asuntos Laborales. Pichetto, que mantuvo ya por este tema varias reuniones secretas tanto con funcionarios macristas como con los sindicalistas, no está hoy en condiciones de garantizar el apoyo gremial en la reunión del martes próximo, cuando la cúpula de la central obrera exponga ante los legisladores.




Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, dos de los tres integrantes del triunvirato de mando de la CGT no definieron aún la postura que adoptarán en la exposición legislativa. Carlos Acuña, el tercer cacique sindical, lo resolverá el lunes de manera corporativa tras un debate de mesa chica que ya anticipa diferencias. Uno de los tres jefes, sin embargo, dio una pista ante LA NACION sobre el rol que adoptarán: "No vamos a salir con la bandera a defender esto".

La sentencia de uno de los tres jefes cegetistas mina ahora de incertidumbre el curso del proyecto laboral. El pronóstico es reservado en al menos tres frentes. Siembra dudas sobre el eventual respaldo que Pichetto y el peronismo no kirchnerista le puedan dar ahora a la iniciativa. Sin el PJ, a Cambiemos se le empinaría el camino en el recinto, pero también en la comisión laboral, que preside el pampeano Daniel Lovera, que es, además, referente gremial de los empleados de comercio de General Pico.

La otra complicación serían los plazos que la Casa Rosada se había impuesto para consagrar la ley. El deseo oficial es que se concrete antes del recambio de legisladores; es decir, antes de la llegada de Cristina Kirchner al recinto. No hay certezas aún de que pueda darse en esos tiempos.

El tercer coletazo de esta inesperada rebelión del triunvirato sería que podría hacer caer el acuerdo político sellado con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca . El funcionario accedió a dar marcha atrás con los artículos que modificaban el corazón de la ley de contrato de trabajo y consensuar un proyecto muchísimo más light a cambio del aval de los gremios. Triaca quiere que el triunvirato de la cara en el Congreso.

Daer y Schmid estarán hoy y mañana en el Vaticano como parte de una cumbre mundial de sindicalistas, cuyo cierre estará a cargo del papa Francisco. A ellos los acompaña una delegación sindical en la que afloran las diferencias sobre el proyecto que se acordó con el Gobierno. El docente Horacio Ghilini les planteó a Daer y Schmid su rechazo y el de la Corriente Federal, el bastión rebelde de la CGT. Pero el trato también es resistido por Pablo Micheli y José Rigane, de la CTA Autónoma, y por Ricardo Peidró y Hugo Godoy, miembros de otro sector de la CTA. Por estos días, la reforma laboral es tema de conversación obligado en las calles romanas.

A su regreso de Italia, el triunvirato de mando de la CGT buscará escenificar cierta postura común frente al debate laboral. En Buenos Aires, sin embargo, lo espera una corriente interna dispuesta a alterar la unidad de la central obrera tras el apretón de manos con el Gobierno. Lidera esa cruzada el camionero Pablo Moyano , el virtual número tres de la CGT en el escalafón jerárquico, y uno de los impulsores de la protesta callejera para rechazar el proyecto oficial. Así, la interna sindical se advierte como otro obstáculo para los planes de la Casa Rosada.
0No hay comentarios