Check the new version here

Popular channels

Pepino el 88, el primer capocómico

Pepino el 88, el primer capocómico

El personaje que creó Pepe Podestá trascendió el circo de sus hermanos y fue pionero.



Para Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, la interpretación de los sueños fue un tema central en su trabajo. En cambio, para quienes buscan lograr ganancias con el juego de la quiniela, el soñar con determinada persona o situación suele tomarse como la clave para conseguir un buen premio. Esto es así porque cada número tiene su figura o su equivalencia. Y si el referente en cuestión es un Papa, su número de la suerte será el 88. Claro que la norma no rige para todo, porque en el mundo artístico, tiene otra aplicación: se asocia con un hombre que, actuando como payaso, se ganó un lugar en el recuerdo de la Ciudad y el país. Se llamaba José Juan Podestá, trabajó hasta los 70 años y sus sátiras humorísticas y dotes actorales lo dejaron en la historia convertido en Pepino el 88.

El personaje surgió por una casualidad. En 1873 Pepe Podestá (nacido el 6 de octubre de 1858) ya se lucía como acróbata y trapecista en un modesto circo que había armado junto con sus hermanos y algunos amigos. Los malabares los había aprendido después de ver viejos circos europeos que llegaban a su ciudad, Montevideo. Los primeros ensayos habían sido en la playa donde la gente que los veía actuar, les dejaba algún “vintén” (vieja moneda de 20 centésimos) como pago. Pero un día, en el circo, faltó el payaso. Entonces José, usando unas viejas sábanas, se armó una vestimenta a la que adhirió cuatro redondeles negros que parecían dos números ocho. El apodo de Pepe se convirtió en Pepino y la gente le agregó el 88.

José era el cuarto de los nueve hijos de Pedro Podestá y María Teresa Torterolo, dos inmigrantes xeneizes (genoveses) que habían llegado a Uruguay en 1840 y 1842. En 1846 emigraron hacia Buenos Aires y en San Telmo pusieron una pulpería. Pero después de la batalla de Caseros volvieron a Montevideo. Fue en esa ciudad donde, empujados por José, los hermanos formaron la compañía Podestá, en la que participaban también Jerónimo, Pablo y Antonio. Así, el apellido quedaría ligado para siempre al mundo artístico y al teatro.

El circo Arena de los hermanos Podestá se hizo famoso en Uruguay y en 1880 decidieron cruzar hacia Buenos Aires. El debut fue en el Jardín Florida (estaba en la esquina de esa calle con Paraguay) para después pasar al Circo Humberto Primo (instalado en Moreno y Virrey Cevallos, en la zona donde hoy está el Departamento Central de Policía). El número atracción de los Podestá era el denominado “Vuelo de los Cóndores”, en el que se lucían “volando” entre los trapecios. Sin embargo, la gente también se divertía con “el 88”, aquel payaso que con sus sátiras políticas y sus imitaciones de algún “niño bien” o algún “compadrito” generaba comentarios. Su fama hizo que alguna vez fuera a verlo figuras como Carlos Pellegrini o Marcelo Torcuato de Alvear.

En 1886, y ya radicado en La Plata, José Podestá presenta el primer drama criollo con cantores, guitarreros y bailarines. La obra se centraba en la figura de Juan Moreira. Para entonces estaba casado con la acróbata y actriz Baldomera Arias con quien tuvo 8 hijos (6 mujeres y 2 varones). En su larga trayectoria filmó dos películas mudas: “Mariano Moreno y la Revolución de Mayo” (1915) y “Santos Vega” (1917). Murió en La Plata el 5 de marzo de 1937. Unos años antes había escrito sus memorias: “Medio siglo de farándula”. Su imagen de capocómico quedó para siempre en el mundo del espectáculo rioplatense. Y tuvo muchos herederos. Por ejemplo, Florencio Bartolomé Parravicini Romero Cazón, nieto de un terrateniente y marqués italiano. Florencio Parravicini o “Parra” (como lo llamaban) fue un actor bohemio, tanto que en cinco años fue capaz de gastarse en fiestas y casinos la fortuna heredada de su padre, un millonario coronel. Pero esa es otra historia.






José Juan "Pepe" Podestá


Cuarto hijo de los zeneizes - Pedro Podestá y María Teresa Torterolo - que arribaron en 1840 y 1842 respectivamente, se conocieron y se casaron en Montevideo.

Su padre había servido como abastecedor de carne en la Gran Guerra italiana a la órdenes de Garibaldi. El matrimonio Podestá se trasladó a Buenos Aires en 1846 instalando una pulpería en el barrio porteño de San Telmo. Nacen Luis y Gerónimo Podestá.

Atemorizados por el rumor que, según los rosistas, después de la Batalla de Caseros el General Urquiza degollaría a los gringos, regresan en 1851 a Montevideo donde bautizan a Gerónimo (por lo que se lo considera uruguayo) y donde nacen Pedro, Juan José o "Pepe", Juan Vicente, María Medea, Graciana, Antonio Domingo y Cecilio Pablo Podestá.

Pepe fue estudiante de música en la banda municipal pero, atraído por los circos europeos que pasaban por la ciudad llevaba a sus hermanos a la playa a repetir las pruebas.

En 1873 fundó un circo en una cantera y arrastró a toda la familia a las lides teatrales. Es trapecista en la compañía ecuestre de Félix Hénault y hacia 1877 toda la familia es contratada por Pablo Rafetto, En ese ámbito creó Pepino el 88 - un payaso que nació porque debió reemplazar al payaso original utilizando un disfraz hecho con sábanas con cuatro lunares que similaban ochos y que imitaba al compadrito y al niño bien-que le daría fama en ambas márgenes del Río de la Plata. Dice en sus memorias que Pepino el 88 se presentaba así: Acepto, estudio, trasnocho, salto, brinco, con maestría, y el público casi chocho, me llama desde aquel día. Pepino el ochenta y ocho.

Los Podestá forman su compañía, el Circo Arena recorriendo Uruguay. En 1880 embarcan en el 18 de Julio para debutar en Buenos Aires en en Jardín Florida de Florida y Paraguay. Luego actúan en el Circo Humberto Primo porteño, donde hoy se levanta el departamento de Policía, esquina Moreno y Ceballos donde realizan el aplaudido número de trapecio doble El vuelo de los cóndores.

Actúan en carpa itinerante por la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba con una troup de malabaristas, forzudos y payasos. Trabajaron en el primitivo Teatro Colón de 1857, Liceo, Politeama, Onrubia, Nacional y otros.

El 7 de mayo de 1883 se casa en Rosario con Baldomera Arias, actriz y acróbata discípula del forzudo genovés Pablo Raffetto - llamado 40 onzas por haber ganado en Marsella un torneo de lucha romana con un premio de 40 onzas- , con quien tuvo a Aída, Aurelia, Zulma, Ricardo, Argentino, Elsa, María Luisa y Cira.

En el año 1885 hicieron una gira muy exitosa por Brasil con Raffetto donde según cuenta asistió el Emperador don Pedro I de Brasil y IV de Portugal ("Cada vez que me le acercaba en los vaivenes del trapecio, agitaba su mano y me saludaba con aprecio" ) y luego de una corta estadía montevideana, se afincan en La Plata donde debutan como compañía Podestá-Scotti en sociedad con Gerónimo, Juan y su cuñado el empresario circense y acróbata Alejandro Scotti - casado con Graciana Podestá - creador de El vasco de Julián Giménez.

Además del personaje del payaso Pepino el 88, en 1886 crea Juan Moreira de Eduardo Gutiérrez en Chivilcoy, primer drama criollo con cantores, guitarreros y bailarines, considerado el primer drama argentino e inicio simbólico del teatro rioplatense. Con Pepino creó el payaso rioplatense por antonomasia y con Juan Moreira la primera figura teatral argentina.

En 1890 crea en La Plata la versión de Elías Regules de Martín Fierro y Juan Cuello extractada de la novela de Eduardo Gutiérrez. Asimismo se afirma el personaje de Cocoliche. Según su pluma,5 el nombre se origina en Antonio Cocoliche, un peón calabrés de su compañía teatral que fue imitado por el actor del grupo Celestino Petray que tenía gran facilidad para imitar a los italianos acriollados. Así Petray se presentó a caballo en la fiesta campestre de Juan Moreira, el actor Gerónimo Podestá le preguntó: - Adiós amigo Cocoliche, ¿de donde sale tan empilchao (bien vestido)? A lo que Petray respondió: - Venguedede la Petagoña co este parejiere macanuto, amique!. Prosigue en su autobiografía que cuando le preguntaban cómo se llamaba decía "Ma quiame Franchisque Cocoliche, e songo cregollo gasta lo güese de la taba e la canilla de lo caracuse, amique, afficate la parata..." )

Inspirados en el éxito de Moreira, en 1896 estrena Calandria de Martiniano Leguizamón (1858-1935) - de motivos gauchescos, el protagonista Servando Cardoso alias Calandria por no querer enlistarse, esta vez la obra se dio en teatro y tiene un final moralizador - y en 1897 adquirieron el Teatro Politeama Olimpo de La Plata donde establecieron la Compañía Circense Teatral, hoy rebautizado Teatro Coliseo Podestá.

Sus personajes son los antecedentes de los capocómicos rioplatenses y fue sucedido por Florencio Parravicini, Pepe Arias, Dringue Farías, Adolfo Stray, Pepe Biondi, José Marrone, Enrique Pinti y Tato Bores, entre tantos otros.

Basado en sus personajes en el 2008 se realizó el musical Pepino el 88 con Víctor Laplace, escrito y dirigido por Daniel Suárez Marzal.




0
0
0
0No comments yet