Check the new version here

Popular channels

Pobreza en Venezuela ¿Ficción o Realidad?

Lo siguiente es una recopilación de notícias de a principios de año. Pero sin embargo ahora estan más vigentes que nunca.




Hugo Chávez llegó a la presidencia de la República en 1999 con el objetivo de erradicar la pobreza que, en aquel momento y según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), afectaba a 45% de los hogares venezolanos. 16 años después la situación no ha cambiado mucho. Datos recogidos por tres de las principales casas de estudio del país afirman que 48,4% de los hogares viven por debajo de la línea de la pobreza. Tras casi diez años de bonanza petrolera, la pregunta obligada es qué pasó para que, en 2015, a casi la mitad de las familias venezolanas el sueldo no les alcance.

La Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), la Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad Simón Bolívar (USB) trabajaron en la creación del estudio Condiciones de vida de la población venezolana 2014. Los académicos aplicaron una encuesta a 1.500 familias de todo el país entre octubre y noviembre de 2014. En esta se concluye que dos años de recesión social (2013 y 2014) hicieron retroceder los avances logrados durante los años del boom petrolero, y llevaron el ciclo de aumento de la pobreza a niveles de épocas de ajuste económico (1989 1996) o de conmoción social (1992 2002). El Instituto Nacional de Estadística (INE) en su última divulgación con cifras sobre la pobreza reportó un aumento de 6,1% en 2013.

"El incremento de la pobreza en los últimos años es consecuencia, entre otros, del aumento indiscriminado de los precios de los bienes y servicios, el proceso inflacionario incide en la pérdida del poder adquisitivo del salario real, y en la capacidad de compra del ingreso, en especial en los componentes de la Canasta Básica", afirmó la socióloga y profesora universitaria, Maritza Izaguirre.

La experta hace referencia a un proceso inflacionario que trajo como resultado en enero de 2015 una Canasta Alimentaria de Bs. 18.342,96, según datos del Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas), que muy difícilmente puede ser adquirida con un sueldo mínimo de Bs. 5.623,47. De hecho, el Cendas agregaba que para pagar la Canasta Básica Venezolana (conjunto de 400 productos y servicios básicos para cualquier familia) es necesario ganar 3.8 sueldos mínimos. Las cifras del Banco Central de Venezuela revelan que el costo de los alimentos y bebidas no alcohólicas hasta diciembre de 2014 sumaron un incremento de 102,2% en 12 meses.

El Gobierno ha responsabilizado de esta crisis económica a la caída de los precios del petróleo y a una supuesta "guerra económica". Sin embargo, el barril de crudo empezó a perder valor a mediados de 2014 y los expertos consultados tienen otras explicaciones.

Ronald Balza, economista y profesor universitario, ofrece una visión alternativa. "Cuando el fallecido presidente Hugo Chávez hizo su última campaña electoral (2012) hubo un problema de represión de esa inflación", lo que generó el posterior crecimiento acelerado del indicador (63,6% en 2014 según el BCV). Balza agregó que al combinar el incremento de la inflación con el alto gasto público, el poder adquisitivo del salario cayó de forma acelerada y la pobreza aumentó.

Pobreza y Misiones

El estudio sobre Condiciones de vida afirma que de los 3,5 millones de hogares en pobreza, 1,7 viven en condiciones de pobreza extrema. Izaguirre explica que el incremento en este estrato "implica que una familia con sus ingresos no logra adquirir alimentos, vestuario, productos de higiene personal, porque no logra generar ingresos suficientes".

El Gobierno de Nicolás Maduro se ha propuesto como meta la erradicación de este problema. La solución que ha planteado, hasta la fecha, es el reforzamiento de las Misiones con la creación de las llamadas Bases de Misiones. Además garantizó que el dinero destinado a programas sociales no será recortado producto de la caída del crudo. Sin embargo, los expertos coinciden en que las Misiones, tal y como están concebidas, son un agravante en vez de una solución.

"Las Misiones son instrumentos que se utilizan para abrir oportunidades a la población excluida. Sin embargo, tal como lo refleja la investigación, no han logrado los objetivos, en parte por la debilidad institucional, gerencia ineficiente, control y supervisión deficiente", afirma Izaguirre.

Según la presentación del informe realizada por Luis Pedro España, Director del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB y miembro del equipo que realizó el estudio "las Misiones Sociales no van dirigidas a los más vulnerables". De hecho, 49% de los beneficiados no son pobres y sólo 19% viven en pobreza extrema.

Balza, en tanto, explica que las Misiones han empeorado la situación, no porque sean programas sociales y generen gastos, sino por el diseño de estas. "Primero, las Misiones fueron diseñadas como planes paralelos. Es decir, para que vas a tener la Misión Barrio Adentro cuando tienes un Ministerio de Salud". Para el economista esto implica desconocer los esfuerzos que se realizan por un lado, mientras que se aumentan los gastos sin una buena conexión entre los dos ámbitos.

El segundo aspecto negativo explicado por Balza es que las Misiones no están claramente incluidas en el Presupuesto Nacional, por lo que terminan generando un impacto inflacionario.
De hecho, sólo 5% del Presupuesto va destinado a las Misiones, el resto de los recursos vienen de fuentes externas como Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que en 2010 aportaba a programas sociales casi el doble de lo que aportaba a la inversión en el área petrolera.



Soluciones

Para los expertos la solución de la pobreza de manera definitiva no pasa por programas sociales. Balza destaca la necesidad de reconocer el problema, algo que a su juicio el Gobierno no ha hecho, y luego tomar medidas concretas, en particular en el área presupuestaria.

"Lo primero que hay que hacer es tener un nuevo presupuesto, que reconozca que el dólar no puede quedarse a 6,30, que la inflación no va ser 30%, que reconozca que hay que aumentar el salario mínimo (cosa que no está en el presupuesto), que los precios del petróleo cayeron, que reconozca que no hay nuevos ingresos y que busque el modo de incluir los gastos que se hacen desde Pdvsa o los gastos que hace el Fondo Chino", explicó.

Más allá de cómo distribuir los recursos, Balza explica que "la pobreza no se reduce con programas sociales. Los programas sociales ayudan a los pobres a resolver problemas pero para salir de la pobreza necesitas una economía que esté creciendo, que pueda generar fuentes de empleo, además que pueda ofrecer servicios públicos, que permita a las personas invertir muchísimo más en su propia educación, en su propia capacidad de generación de empleos".

De la misma opinión es Izaguirre para quien la solución al problema que hoy en día afecta a casi la mitad del país pasa por romper "la vieja tradición del regalo por el orgullo de crear y producir".

La pobreza en Venezuela impide el acceso a los servicios básicos

Un estudio de tres universidades del país afirma que 48,6% de las familias venezolanas viven en situación de pobreza. 1,7 millones de las familias afectadas viven en pobreza extrema, teniendo dificultades para acceder a servicios básicos como agua, vivienda y gas.



400 personas damnificadas tomaron la estructura del abandonado Liceo Lorenzo González, ubicado en el estado Vargas, y lo convirtieron en su residencia provisional desde hace dos años (Cruz Sojo).



Representantes del Comité de Tierras del sector el Manguito en Catia, y miembros de la Asamblea de ciudadanos de la zona, organizaron un censo de vecinos que necesitan vivienda (Gustavo Bandres).



Habitantes de Vargas padecen de falta de agua, por lo que deben ir a buscarla al llenadero de agua en Macuto y el río Cerro Grande en Tanaguarenas(Cruz Sojo).



Sector del estado Vargas en donde sufren de la escasez de agua desde hace nueve meses por el racionamiento implementado en el estado. (Cruz Sojo).



Unas 60 familias pernoctan en las aceras de la avenida Lecuna, luego de que funcionarios de la GN y la Policía Nacional los desalojaran de cuatro terrenos ocupados ilegalmente. (Venancio Alcázares).



Las familias desalojadas de la Lecuna hacen vida en la calle con colchones, carpas, hornillas, bombonas de gas, mascotas y bebés de meses (Venancio Alcázares).



Habitantes de la Gran Misión Vivienda Venezuela en Caracas enfrentan difíciles condiciones de vida por falta de servicios (Adolfo Acosta).

Pobreza disparada

Desde la llegada de Nicolás Maduro al poder, los niveles de pobreza se dispararon en el país. Según un estudio de Cepal, la cifra de pobreza escaló en los últimos años.



Al menos una cosa es segura en Venezuela: desde la llegada de Nicolás Maduro al poder, los niveles de pobreza se dispararon en el país.

Un estudio independiente realizado por universidades públicas y privadas venezolanas, un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y hasta un reciente documento del Ministerio de Planificación –del propio gobierno chavista– coinciden en que la cifra de pobres escaló en los últimos dos años.

Si la tendencia se mantiene, Venezuela va camino a superar de manera estable la cantidad de personas en situación de pobreza que había antes de la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999.

Existen dos métodos elementales para medir la pobreza. El primero de ellos se fija en el nivel de ingresos: se traza una línea que divide a los ciudadanos entre pobres y no pobres, según si su salario real alcanza o no para cubrir el consumo de una canasta básica. El Instituto Nacional de Estadística (INE) venezolano evitó publicar el dato de 2014, pese a que lo había hecho durante todos los años anteriores de gestión chavista.

El último indicador oficial disponible es el de 2013: según el INE, en ese año la pobreza creció 6,1 puntos porcentuales respecto de 2012 y se ubicó en 27,3%.

Sin embargo, de acuerdo con el «Panorama Social de América Latina 2014» presentado por la Cepal semanas atrás, en realidad la pobreza en Venezuela llegó al 32,1% en 2013. El cálculo de la Comisión se basa en «tabulaciones especiales de las encuestas de hogares» de cada nación. De hecho, Venezuela fue el único de los países estudiados por la Cepal (no se incluye a la Argentina ya que su gobierno no ofrece estadísticas oficiales) en el que la cifra de pobres creció en lugar de disminuir en 2013, el año en el que Maduro asumió la presidencia.

Único país donde la pobreza creció

Ante la falta de mediciones oficiales sobre la pobreza por ingresos en 2014, tres de las mayores universidades de Venezuela realizaron un estudio conjunto sobre la materia, titulado «Estudio sobre condiciones de vida, Venezuela 2014» y publicado días atrás. El informe corre por cuenta de la Universidad Central de Venezuela (pública), la Universidad Simón Bolívar (pública) y la Universidad Católica Andrés Bello (privada), y se basa en una encuesta nacional a 1.500 familias entre octubre y noviembre de 2014.

La conclusión del estudio es lapidaria: según las tres universidades, el porcentaje de ciudadanos pobres habría alcanzado el 48,4% el año pasado, un número que superaría el 45% de hogares pobres que había en Venezuela en 1998. En términos absolutos, más de tres millones y medio de familias venezolanas estarían en situación de pobreza de ingresos.

«En dos años de recesión social (2013-2014), hemos retrocedido lo que se había mejorado gracias al boom petrolerode 2004-2008 –ha señalado el responsable del estudio, el sociólogo venezolano Luis Pedro España, Director del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB–. La situación social, medida por los niveles de pobreza de ingreso, se aproxima a la que tuvimos en nuestros peores años: 1989, 1992 y 2003. Lo más preocupante es que las consecuencias sociales de la recesión sólo están comenzando».

Admiten crecimiento

Normalmente, las encuestas independientes no tienen el alcance que sí suelen lograr los institutos de estadísticas de los Estados, con más recursos y por lo tanto con más posibilidades de llegar a resultados precisos. Por eso es lamentable que el gobierno de Maduro haya obviado la divulgación de las cifras de pobreza por ingresos correspondientes al año pasado.

No obstante, existe otro método de medición de la pobreza: el que se fija en los hogares pobres por «necesidades básicas insatisfechas» (NBI). Es una técnica indirecta propuesta por la Cepal en la que se evalúan distintos indicadores relacionados con el nivel de vida de la población, como acceso a la vivienda, acceso a los servicios sanitarios, acceso a la educación y capacidad económica. En términos generales, el método por NBI sirve para observar la pobreza de características estructurales de un país.

El gobierno de Maduro sí brindó información sobre la pobreza en 2014 según este segundo tipo de medición. Pocos días atrás, el Ministerio de Planificación venezolano difundió el informe «Venezuela en cifras. Nuestra transición al socialismo».

Pese a que en su conjunto el documento es una loa a los «logros» del chavismo, allí se reconoce que la pobreza por NBI aumentó casi un punto porcentual en 2014 respecto del año anterior, superando la barrera del 20% de la población. Debe subrayarse que, en términos estadísticos, un incremento de ese nivel de la pobreza estructural suele verse acompañado por varios puntos de aumento de la pobreza medida por nivel de ingresos.

El rumbo político de la Venezuela post Chávez es impredecible. Al menos en materia económica, los venezolanos tienen certeza de una cosa: con Maduro, son más pobres que durante los «años de oro» del chavismo.

Fuentes: TalCualDigital, ElUniversal
0No comments yet