Check the new version here

Popular channels

¿Podemos transformar el mundo?

Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.
Juan 3:6-7

¿Podemos transformar el mundo?

¿Quién no ha deseado, en su juventud, transformar el mundo? Es decir, mejorarlo, que sea más sociable, que respete el medio ambiente… Pero a menudo, al hacer estos comentarios, oímos respuestas como: ¡Empieza por mejorarte a ti mismo! Y es cierto, pero imposible de realizar. Desde hace miles de años la historia nos muestra que realmente es imposible mejorar al hombre y a la sociedad. Aunque nos esforzamos para educar el corazón del hombre, para dirigirlo mediante leyes muy bien pensadas, para retenerlo o cultivarlo, en el fondo éste nunca cambia. La Biblia nos recuerda: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso” (Jeremías 17:9). Al mismo tiempo nos muestra, de una manera simbólica, la incapacidad del hombre para transformarse a sí mismo: “¿Mudará el etíope su piel, y el leopardo sus manchas?” (Jeremías 13:23).
¿Hay que desesperarse? No, el Dios de amor puede y quiere obrar para el bien de su criatura: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros” (Ezequiel 36:26). ¿Cómo puede suceder esto? Mediante la fe en Jesucristo: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). Y efectivamente todo cambia cuando lo que me hace actuar, mis intereses y mis objetivos pasan a ser los del nuevo hombre que fue creado en mí. El orgullo y el egoísmo que me gobernaban dan paso a la humildad y al deseo de servir a los demás. Para mí ya no cuenta el amor propio, sino el amor a Dios y al prójimo. ¡Es vivir a Cristo!
0
0
0
0No comments yet