Info

¿Por qué el León es el “El Rey de la Selva”?






Especialmente cuando en la selva no hay leones.

La pregunta es más compleja de lo que parece. No se trata solo de por qué se considera que el león es el rey de los animales, sino que además debemos resolver por qué se le supone que reina en la jungla en lugar de las sabanas y praderas africanas que sí son su hábitat natural.







Como conviene hacer con todas las creencia erróneas, la culpa se la podemos echar a nuestros antepasados. Y en este caso también a las películas de Tarzán. Pero sobre todo a nuestros ancestros.



Allá por el siglo XIX, a África se le consideraba como el continente negro, una jungla impenetrable según el modo de ver de la época. Los leones eran los depredadores más grandes de un continente que a la gente de la época le parecía vasto y misterioso y, poco a poco, con la ayuda de la literatura del momento, estos felinos acabaron llevándose el título de “rey” a pesar de no ser el más fuerte de los animales. Si somos ortodoxos y hablamos de la selva auténtica, ese bioma de terreno extenso lleno de árboles y con una vegetación muy densa, el verdadero rey de la selva sería el tigre. Como mucho, el león se quedaría en rey de la sabana, pero ni siquiera eso es cierto ya que tanto hienas y elefantes como otros felinos pueden competir fácilmente con él. Además, no solo son los leones los únicos felinos que viven en manadas sino que parece que quienes mandan son las hembras y también son ellas las que cargan con la mayor parte de la responsabilidad de cazar y mantener al grupo.

Entonces, ¿por qué este embrollo?

Probablemente la implantación de idea del león como “rey” proviene de la Edad Media, cuando se tomó a este animal como emblema de casas reales y ejércitos gracias a la fuerza y poder que se le otorgaba a este animal.

Por aquel entonces, tanto la tradición grecolatina como la bíblica ya se habían encargado de ensalzar la figura de este felino. En Mesopotamia ya se asociaba a los leones con la realeza y en el Physiologus se habla del león como “el rey de las bestias”. El primer trabajo de Hércules consiste en matar al león de Nemea y tomar su piel. La Biblia presenta al león como el animal a batir en combate individual por héroes como Sansón y David, y acaba erigiéndolo en símbolo de Cristo en contraposición al leopardo (del latín leopardus, ‘león oscuro’) que en el Nuevo Testamento se equipara al diablo.



Además, a esto hay que añadir lo favorecido que ha salido el león en toda su iconografía. Aparece frecuentemente en las representaciones del arca de Noé y, además, también se incorporó de forma masiva a los atuendos de caballeros medievales llegando a formar parte del 15% de los blasones que identifican a familias e individuos nobles desde el siglo XII, ahí es nada.

Teniendo todo esto en cuenta, quizá ha llegado el momento de decirle al rey de la jungla que va desnudo, pero a ver quién es el guapo que se atreve. ¿Algún voluntario?