Check the new version here

Popular channels

¿ Por qué los islamistas escalan su brutal barbarie?

¿ Por qué los islamistas escalan su brutal barbarie?






Japón y en alguna medida Jordania han sufrido esta semana un cierto 11 de Septiembre. Las bárbaras ejecuciones terroristas de estos días, las del periodista japonés y el piloto jordano, han aumentado el resentimiento contra el grupo islamista del IS.



En Japón, el shock -Goto era el segundo nipón decapitado- ha sido nacional y el primer ministro ha prometido que su país no se cruzará de brazos. En Jordania, el gobierno y las Fuerzas Armadas han prometido venganza. La tribu a la que pertenecía el piloto Kasabesh y una parte de la opinión pública lo demanda. Dos condenados en juicios que estaban en el corredor de la muerte por espantosos atentados de hace años han sido ejecutados en la madrugada de ayer.



Japón y Jordania, con todo, no se habían significado de forma excesivamente llamativa en la guerra contra el Estado islámico.



Tokio se había limitado a prometer 200 millones de dólares de ayuda humanitaria a los países que han sufrido los embates del Isis y Jordania, aunque era uno de los cuatro integrantes árabes que apoyaban a Estados Unidos en su coalición militar contra el avance de los fundamentalistas, había realizado escasas incursiones aéreas.



En una de ellas cayó el piloto y no había enviado efectivos de tierra a pesar de ser el país más cercano por tener frontera con Irak y Siria. Hace unas semanas sólo el 62% de la población jordana, aunque está sufriendo una avalancha de refugiados que huyen de los islamistas, consideraba terroristas a los integrantes del IS. No eran pocos en el país los que estimaban que esta era una guerra americana y que, por lo tanto, Jordania debía quedar al margen.



¿Qué ha podido llevar a los islamistas del IS a enajenarse a los japoneses y aumentar el recelo y la repulsa en un país, Jordania, que estaba dividido sobre sus fechorías?(el 38% no los califica de terroristas). Después de todo, quemar viva una persona en un acto filmado desde diversos ángulos por retorcidos profesionales es algo tan repugnante que hará a algunos jordanos que se movían en la indiferencia pedir que se castigue a los autores de algo que el buen musulmán debe repudiar enérgicamente.


Las razones son difíciles de escudriñar. Podemos pensar que los bárbaros fanáticos no tienen rehenes muy notorios y han pensado que, absorbido por Occidente el choque de ver decapitar en el 2015 a una persona, había que subir el listón y ofrecer un espectáculo más macabro y salvaje, un hombre quemado dentro de una jaula. Cabe asimismo colegir que la barbarie se retroalimenta, los secuestros de aviones dieron paso a los terroristas suicidas, luego vinieron las mujeres suicidas, luego la decapitación y ahora la quema.



Cavilando podríamos momentáneamente encontrar otra: la barbarie es, por el momento, rentable. Los islamistas han perdido ya a varios millares de elementos, sólo en Kobane parece que han muerto unos mil, pero les siguen llegando reclutas, jóvenes sunitas de Irak y Siria o europeos, a muchos de los cuales no parece importarles el sacrificio. Les han imbuido un idealismo vesánico y la violencia les atrae.




Por último, se puede colegir que quieren inspirar miedo. El fatídico desenlace del aviador jordano ya ha provocado que los Emiratos Arabes, otro miembro de la coalición, suspenda sus vuelos esperando que Estados Unidos de garantías de que si un piloto cae habrá elementos americanos dispuestos inmediatamente a rescatarlo con posibilidades de éxito. Otro objetivo sería que, atizando el terror, países de opinión pública bastante tibia, como Jordania -hasta la inmolación del piloto- se replanteen su presencia en la coalición.



A corto plazo esto, con la espeluznante ejecución, les ha fallado. No sabemos lo que ocurrirá en el futuro.


La involucración de los aliados de Estados Unidos, y me refiero especialmente a los árabes, en el combate contra los sanguinarios islamistas, sigue siendo escasa y dudosa.








0
0
0
0No comments yet