Canales populares

¿Por qué los noticieros eligen dar malas noticias?

¿Por qué los noticieros eligen dar malas noticias?

Por André Lima
Traducción de Silvana Partucci - [email protected]


Existe una atracción en nosotros, seres humanos, que nos impulsa a leer, escuchar, ver y conversar sobre noticias negativas. Veo poco el noticiero de TV, pero siempre que lo veo, presto atención y percibo la cantidad enorme de noticias que generan un montón de sentimientos negativos y muy pocas que traen bienestar, esperanza o un mensaje positivo.

No llegué a hacer una estadística, pero arriesgaría decir que en torno de 70 a 80% de las noticias que salen acaban siendo hechos negativos. Son noticias que generan varios sentimientos incómodos: rabia, tristeza, miedo, impotencia, indignación…

El patrón es muy parecido en todas las emisoras, sea en los noticieros locales o en los de cobertura nacional. Algunas personas creen que la culpa es de los medios que eligen ese tipo de noticia para ser vehiculada. Sin embargo, veo que el problema es más profundo. La televisión vive de dar audiencia; si las personas no se interesasen tanto por ese tipo de noticia negativa, los medios tendrían que mejorar o cambiar lo que vehiculan.


La televisión pasa aquello que las personas sienten atracción por ver. Noticias sobre tragedias acostumbran a extenderse por semanas. Pasan exhaustivamente en los noticieros de TV, son comentadas en programas de auditorio, de chismes o de debate y a las personas les gusta verlas.

Si algún canal resuelve vehicular un noticiero con 90% de buenas noticias y apenas 10% de noticias negativas, tendría muy probablemente, una audiencia bajísima. Vemos programas de mejor calidad en canales alternativos que tienen públicos específicos con una audiencia mucho menor. No sirve echarle la culpa a los medios, pues solo permanece aquello que la población aprueba a través de la audiencia.

Lo más importante de todo eso es que entendamos lo que lleva a los seres humanos a sentir atracción por tanta negatividad. Esa es la razón por la cual estoy escribiendo este texto. No es para culpar a la televisión ni al público en si, y si, para comprender lo que está por detrás de ese problema.

La negatividad nos atrae debido al hecho de estar llenos de cosas negativas dentro de nosotros. Pensamientos, creencias, emociones guardadas del pasado, sentimientos de tristeza, miedo, rencor, rabia y otros que acumulamos durante la vida pasan a vivir en nuestro interior formando una sombra. Esa sombra busca crecer y fortalecerse. Uno de los mecanismos por los cuales crece, es a través de noticias negativas que alimentan las emociones que guardamos.

En mayor o menor grado, todos nosotros sentimos cierta atracción por noticias negativas. Es la sombra actuando dentro de nosotros, de forma inconsciente, llevándonos a elegir contenido que acaba generando malestar.
Conozco personas que tienen una verdadera fascinación por programas policiales que pasan noticias sobre los tipos de crimen más diversos y bizarros. ¿Cómo a alguien le puede gustar eso? En realidad, a nadie le gusta, es la sombra actuando en nuestro inconsciente.

Hay noticias negativas que pueden ser vistas como siendo de interés nacional; pero hay otras que no sirven absolutamente para nada, además de alimentar la negatividad de la sombra. Una tragedia como la que sucedió en el Night Club Kiss, en Santa María, Rio Grande do Sul, Brasil, llevando a la muerte 240 personas, puede ser visto como algo de interés nacional ya que va a llevar a la sociedad a aprender con la experiencia y generar mejoras en la seguridad de las casas nocturnas de todo el país, evitando nuevas tragedias. Entonces, tiene sentido que esa noticia sea vehiculada en red nacional.

Sin embargo, vemos diversas noticias que no tienen el menor sentido de ser pasadas en red nacional (ni localmente): una persona que murió ahogada en un lago, un accidente de auto trágico que alguien filmó, alguien que haya sido asaltado y muerto en algún lugar de Brasil, etc. ¿A quién le interesan esas noticias? Solamente a las familias y amigos de las personas involucradas.

Como si no bastasen los problemas, tragedias y perdidas que tenemos en nuestras vidas personales, que ya nos causan mucho dolor, acabamos por absorber el sufrimiento de otras personas desconocidas. Eso ayuda a elevar los niveles de stress, pesimismo, pánico y depresión de la población y no ayuda en nada a las personas que pasan por la tragedia. Por el contrario. Cuanto más infelicidad individual generamos, más aumentamos los niveles de infelicidad de la colectividad. La negatividad es contagiosa. Ayudamos más a la humanidad cuando somos más felices. El único propósito de esas noticias es alimentar la sombra.

En las tragedias de interés nacional, que deben ser vehiculadas para generar aprendizaje y cambio en la sociedad, habrá aún una intensa explotación de toda la reacción emocional que causan, lo que va a alimentar también la sombra.

Percibir esa fuerza inconsciente que nos lleva a ir en busca de cosas negativas es muy importante. Cuando comenzamos a ver el mecanismo en acción sabiendo que este sirve apenas para causar sufrimiento, se vuelve más fácil despertar y elegir algo mejor. Mientras estamos ciegos sin percibir que estamos actuando guiados por la sombra es mucho más difícil cambiar el comportamiento.

Además de la percepción de la acción de la sombra, es más importante aún curar la negatividad que guardamos. Cuanto más nos libertamos de emociones, pensamientos y sentimientos negativos acumulados, menor será nuestra atracción por noticias negativas o cualquier cosa que sirva para alimentar sufrimiento. Es lo que sucede cuando practicamos la *EFT (técnica de auto limpieza emocional, fíjate como recibir un manual gratuito al final del artículo) pues liberamos la negatividad acumulada.


0No hay comentarios