Check the new version here

Popular channels

¿Postergás todo y nunca lo haces? Lee esto

A eso se le llama procrastinación.







Si alguna vez has retrasado una cita con el dentista, o has pospuesto para el próximo mes el propósito de apuntarte al gimnasio, y nunca encuentras el momento de arreglar determinados papeles o arreglar ese grifo que gotea no eres el único. 
Aplazar los asuntos pendientes, o dejar para mañana lo que podrías hacer hoy, es una costumbre muy humana conocida como procrastinación. Y es muy habitual a pesar de que tiene un coste elevado, ya que los retrasos evitables generan pérdidas de productividad, además de causar estragos emocionales, principalmente mermando la autoestima. Científicos de la Universidad de Constanza (Alemania) han estudiado a fondo la procrastinación y han llegado a la conclusión que las personas se comportan así porque creen que el día de mañana será más adecuado para poner en práctica lo planeado. Y también han demostrado que la tendencia a procrastinar es menor si se plantea la tarea en términos muy concretos y específicos. 

Por su parte, Piers Steel, investigador de la Universidad de Calgary, ha desarrollado una fórmula (bautizada como teoría de la motivación temporal, que, según asegura, explica la procrastinación:U=EV/ID.

U es la Utilidad de la tarea una vez realizada, y su valor es proporcional al producto de las Expectativas (E) por el valor que le concedemos a terminar el trabajo (V), e inversamente proporcional a la inmediatez (I) y a la sensibilidad de cada persona a los retrasos (D). Es decir, que según esta fórmula las tareas que queremos que se lleven a cabo mejor y a las que más importancia otorgamos son las que más frecuentemente demoramos. Más que pereza, dice Steel, lo que hay detrás de la procrastinación es un exceso de perfeccionismo











Esto te puede servir



La mayoría de las cosas que procrastinas en realidad no son difíciles de hacer (tienes el talento y las habilidades para completarlas), pero sencillamente evitas hacerlas por una razón u otra. La ‘Regla de 2 minutos’ supera la procrastinación y la flojera facilitando tanto iniciar cada tarea que es imposible postergarla. 

Hay dos partes de la ‘Regla de 2 minutos’:

Parte 1: Si toma menos de dos minutos, entonces hazlo ahora
Esta parte surge del libro bestseller de David Allen “Getting Things Done”. Es sorprendente cuántas cosas que postergamos podríamos hacerlas en dos minutos o menos. Por ejemplo, lavar los platos después de comer, meter la ropa en la lavadora, sacar la basura, quitar la basura del escritorio, enviar un email, entre otras. 

Si una tarea requiere de menos de dos minutos, entonces sigue la regla y hazlo ahora mismo. 

Parte 2: Cuando inicies un nuevo hábito, éste debe tomar menos de dos minutos en hacerse
¿Todas nuestras metas pueden alcanzarse en menos de dos minuto? Claramente no. Pero todas las metas pueden iniciar en dos minutos o menos. Y ése es el propósito detrás de esta regla. 

Podrías pensar que esta estrategia es demasiado básica como para lograr tus metas de vida, pero yo difiero en ello. Funciona para cualquier objetivo por una simple razón: la física de la vida real.



gracias @nicolaxxxxx 
0No comments yet