Popular channels

Precaución si tomás la AU Illia o la AU Bs As-La Plata

En este post no nos referimos al peligro que entrañan audaces e inconcientes maniobras e infracciones de tránsito que diariamente ocurrren en las autopistas, cometidas por imprudentes conductores.
Nos referimos al peligro que significa atravesar algunas autopistas en cuyo recorrido hay alguna villa o asentamiento. Aquí vale aclarar que, no se generaliza a todos los habitantes de esas villas como si fuesen delincuentes. Muchos reprobarían esas actitudes. Pero sucede que los que delinquen eligen las villas para vivir, cometer delitos y encima contar con la complicidad y encubrimiento de muchos de los moradores de las villas. Es así que, con tal de obtener un botín por medio de un robo, son capaces de hasta matar de cualquier forma, utilizando para ello cualquier medio. En este caso, para cometer su objetivo, son capaces de arrojar piedras a vehículos circulando a gran velocidad, con el inminente peligro que eso significa. Hubo muchos casos en que, tras arrojar una piedra, todo culmina en un fatal accidente. Cuando no llega a ocurrir el accidente, muchos automovilistas se detienen y es ahí donde los malechores aprovechan y roban al desafortunado conductor y al los acompañantes. En algunos casos también, lamentablemente, se cobran la vida del automovilista y de los que lo acompañan. Es decir, si no hay un desenlace fatal por accidente, lo habrá por un robo.
Muchas veces no arrojan simples piedras, ya que saben que con esto, que solo podría provocar daños menores al vehículo, los automovilistas no se detendrán. Utilizan sí objetos más grandes y contundentes. A veces, cuando no hay mucho tránsito, directamente colocan en la calzada troncos u objetos de gran tamaño, a fin de provocar la detención forzada de los automovilistas.
La Policía y/o Gendarmería poco o nada hace al respecto. Saben de la existencia de estos delitos, pero son muy pocas la veces que han actuado. Apresan a los delincuentes pero al poco tiempo ya están nuevamente libres, listos a delinquir nuevamente.
Hay instaladas, en algunos casos, cámaras. Igual, aún sabiéndo de la existencia de las mismas, los delincuentes igual arrojan piedras. Convengamos que sería imposible colocar en toda la traza de todas las autopistas cámaras al estilo Gran Hermano. Y que, además, muchas de esas cámaras están en realidad, puestas para detectar infracciones de tránsito (exceso de velocidad).
Este problema está presente en muchas autopistas argentinas (como así también a nivel mundial).
Pero hoy nos ocuparemos en especial de dos autopistas muy transitadas: la Autopista Arturo Umberto Illia, que permite conectar la avenida 9 de Julio con la avenida Lugones, posibilitando enlazar la zona norte del Gran Buenos Aires con el centro porteño, y la autopista Buenos Aires- La Plata, también llamada Ruta Nacional 1 o Autopista Doctor Ricardo Balbín. Esta última enlaza la Ciudad de Buenos Aires con la ciudad de La Plata, como así también ciudades como Avellaneda, Quilmes y Berazategui.



La autopista Illia pasa por las villas 31 y 31 bis. Tiene una longitud de poco más de 3 km, y en gran parte de su traza está afectada por las villas mencionadas. Sucede que hay un crecimiento descontrolado de ambas villas e incide directamente sobre la autopista.


link: https://www.youtube.com/watch?v=13NW8bmYG3U
Consultados por esto, voceros de las fuerza de seguridad porteña explicaron la situación que se vive sobre la autopista: “El crecimiento descontrolado de la villa genera que haya mucha gente dando vueltas por todos lados.

Las casas están pegadas a la Illia y todo el tiempo hay gente cruzando de un lado a otro de la autopista. Incluso chicos”.


¿La Metropolitana tiene potestad para detener a quienes cruzan la autopista?: “No se trata de tener potestad o no, se trata de que la gran mayoría de las personas que circulan van a sus trabajos o a estudiar, y hay un porcentaje ínfimo que delinque ”, explicaron. Sin embargo, los incidentes se repiten y la inseguridad sobre la Illia ya es constante.


Sobre la autopista, a la altura de la cámara que registra la velocidad de circulación –la máxima es de 80 km por hora–, hay un patrullero de la Metropolitana, las 24 horas.


Desde AUSA, la empresa de la Ciudad que administra las autopistas porteñas, contaron que en el último año crecieron los incidentes sobre la Illia, “pero todo el tema de seguridad excede lo que podemos hacer desde la concesionaria. Nuestra responsabilidad es el mantenimiento y lo cumplimos. Se organizan operativos de limpieza de manera casi permanente, además reparamos y renovamos los alambrados todo el tiempo ”, explicaron en AUSA.

La zona más crítica de la autopista es la que se nivela con la superficie de la villa: allí además hay partes de juguetes, todo tipo de basura, ropa que se descuelga de las sogas e incluso los vecinos queman residuos junto al paso de los autos.

Además hay restos de obra desparramados; como se trata de una villa en permanente crecimiento, sobran las piedras y la mampostería, los objetos con los que terminan amenazando a quienes circulan por el lugar.


Cabe destacar que, entre los miles de ataques mencionamos a modo de ejemplo, el sufrido hace un par de meses atrás por el conocido periodista Rodolfo Barili

Barili detalló cómo una persona con campera oscura, capucha y manos en los bolsillos que apareció sobre la autopista, lo atacó arrojándole una piedra a su auto. No se detuvo sobre la traza de la autopista, pero cuando pudo hacerlo, descubrió que otros dos conductores habían sufrido la misma situación. “En cinco minutos éramos tres los autos rotos por un tipo que arrojaba piedras sobre una autopista con peaje y a cien metros de un patrullero”, contó. Y cerró: “me toca a diario narrar estas historias, entender el miedo ajeno, respetar la bronca, saber que terminás dando gracias porque pudo haber sido peor”.El periodista denunció también la inacción de la Policía Metropolitana.
Eso sí, hay que tener el cuidado de no exceder la velocidad máxima, que es de 80 Km/h. Las cámaras colocadas en la autopista sí registran excesos de velocidad, y de seguro que luego vendrán las multas a los infractores.

Bueno, para minimizar los robos y ataques se está construyendo un cerco. El cerco se extenderá a lo largo de 550 metros con una reja de más de dos metros de altura sobre muretes de concreto de unos 65 centímetros, lo que servirá para garantizar tanto la seguridad de los conductores como la de los habitantes de la Villa 31, que quedan expuestos a la caída de objetos ante un accidente de tránsito, según explicaron desde AUSA. Pero al tiempo que se levanta el muro, también levantó polémica, porque dicen que con esto el Gobierno de la Ciudad elige la opción más barata, en lugar de urbanizar, además de discriminar.



La otra autopista es la que conecta a la ciudad de Buenos Aires col La Plata. En esta autopista, según una ONG, las denuncias por ataques se han multiplicado en un 400 %.en los últimos dos años.

En el corredor que conecta la Ciudad con la capital bonaerense, donde se produjeron varios incidentes que dejaron como saldo automovilistas lesionados y pasajeros de micros heridos, se reciben hasta dos denuncias diarias por esta causa en la línea de emergencias de la concesionaria vial.



Desde las empresas concesionarias argumentan que, pese a los reclamos de los damnificados, no pueden más que llamar a los patrulleros porque no tienen poder de Policía. No obstante, las firmas son cuestionadas por los usuarios porque aún no fueron completadas las protecciones sobre los puentes peatonales utilizados por los malvivientes para perpetrar sus tropelías.

Aunque el móvil de la mayoría de los ataques es el robo, algunos investigadores consideran que algunos agresores arrojan las piedras por puro vandalismo, como un perverso divertimento. Para perpetrar los robos, en cambio, los malvivientes dividen su faena: mientras que algunos suben al puente, otros se quedan apostados a unos metros de la calzada para atracar a los ocupantes de los rodados ni bien detengan su marcha.
Las zonas más peligrosas son la bajada a La Plata, la ´Saladita´ de Wilde, en Dock Sud y en Hudson. También entrañan mucho peligro las zonas atravesadas por una villa en la localidad de Bernal y a la altura del balneario de Quilmes. No hay patrulleros porque las autoridades les reducen la provisión de nafta. Entonces deben recortar sus recorridos y dejan desprotegidos los puntos de conflicto. Cada tanto, hay un móvil de Gendarmería apostado al costado de la autopista, y donde hay villas, pero muy poco es lo que pueden hacer al respecto.
Las villas, en su mayoría, están sobre la derecha, yendo de Bs As hacia La Plata. En el medio de los carriles de circulación hay un peligroso paredón que separa ambas manos.

Este paredón es peligroso ya que si uno llega a impactar o simplemente irse de costado contra el, de seguro el vehículo saldrá catapultado violentamente, provocando el vuelco del mismo. Esto es lo que le sucedió al cantante Rodrigo Bueno.
Sin embargo, a pesar de estar ese paredón y que además tiene un alambrado, se verificó que lo sobrepasan, corriéndo inmediatamente al otro carril, para cometer sus fechorías.
Pero, según aconseja un asesor de víctimas de siniestros viales, que los damnificados deberían “considerar la responsabilidad de los concesionarios".
0
0
0
0No comments yet