Check the new version here

Popular channels

¿Primer día de trabajo?

En todos los casos el ingreso a un nuevo puesto de trabajo implica un proceso de adaptación, aunque conozcas perfectamente las funciones que vas a desempeñar. Cada empresa cuenta con una cultura que le es propia y diferente a la de otras y el éxito en tu función depende en gran medida de cómo te adaptes a esta cultura.



Hablando de culturas organizacionales diferentes, podemos contarte que hay empresas que dedican tiempo y esfuerzos en procesos de inducción, destinados a facilitar tu adaptación a la empresa y al cargo que vas a ocupar.




No existe una única forma para conducir una inducción. Existen manuales, en los cuales podés encontrar la historia de la compañía, sus valores, sus proyectos a largo plazo, el organigrama completo y la descripción de tu puesto de trabajo, entre otras.









También existe una acompañamiento más cercano por parte de tu jefe directo o por parte de RRHH, quienes, además de acompañarte en lo propio de tu función, te van a mostrar lo que tenés que saber de la cultura de la empresa: qué actitudes son valoradas y reconocidas, qué cosas no están bien vistas, cuáles son los rituales del grupo (en cuanto a festejo de cumpleaños, almuerzos, actividades extra laborales, etc), etc.

Así como hay empresas que realizan procesos de inducción, también existen empresas que no lo hacen porque no encuentran valor en este proceso, siendo que se trata de uno de los procesos más importantes ligados a la vinculación de personas a una organización.

Como se dice párrafos más arriba, el éxito de una persona dentro de una organización no sólo depende de cuán bien haga su trabajo. Hay personas que técnicamente son incuestionables pero cuentan con fracasos en sus experiencias laborales por no haberse podido adaptar efectivamente a la cultura de las empresas en donde ha trabajado.




La responsabilidad de la adaptación, sin embargo, no es exclusiva de las empresas contratantes. Hay acciones que podés llevar a cabo con el fin de asegurarte de que el trabajo en donde estás empezando a trabajar se acerca a tus valores e intereses. No todas las personas podemos trabajar en todas las empresas.



¿Qué podés hacer?
Son pasos muy simples pero creeme que en todos los años que llevamos seleccionando personas, vemos que no se aplican. Veamos:
1. No te postules a cuanto aviso encuentres. Hacé una reflexión profunda en cuanto a la función que querés desempeñar y al tipo de empresa en la cual te gustaría trabajar: multinacional, local, familiar, etc. Si es posible conocer qué empresa es la que ofrece empleo, buscá referencias con amigos o conocidos. Esta información te va a permitir proyectarte o no en la empresa.
2. ¿Con qué tipo de liderazgo te sentís más a gusto? Una vez que avanzaste en el proceso de selección, podés indagar sobre el estilo de liderazgo de la organización y de quien va a ser tu jefe en particular: delega o no, es democrático, es autoritario, es del estilo “laissez faire”, etc. Este punto es súper importante. Hay quienes defienden la teoría de que la gente no renuncia a malos trabajos sino a malos jefes.
3. Primer día de trabajo. Dejás zona de confort e ingresás en zona de aprendizaje. Abrí tus sentidos y absorbe cual esponja todo lo que pase a tu alrededor, en términos de funciones y comportamientos. No demuestres una actitud cerrada y no actúes a la defensiva. Solo escuchá y observá.
4. Generá una buena impresión. Llegá más temprano que todos, sé amable y cordial con todo el entorno.
5. Toma nota. Son días en los cuales debés incorporar mucha información y probablemente te olvides de algo. Escuchá con atención y anotá. La predisposición de tus compañeros en recordarte 20 veces una clave de acceso en algún momento se agota.
6. Compartí rituales. Almorzá con tus compañeros, anótate en torneos fuera del horario laboral, unite al festejo de cumpleaños, conversá, interactuá. Muchos aspectos de la cultura organizacional se pasan de boca en boca y de manera implícita, recordando anécdotas e historias pasadas.
7. Instalá la franqueza y el diálogo con tu jefe. Desde el primer día solicitá que te indique qué espera de vos y pedí feedback periódicamente sobre tu desempeño y mostrate dispuesto a aprender y cambiar si esto fuera necesario.
0
5
0
2
5Comments