Canales populares

profesora suspende 7 de cada 10 estudientes

La profesora más severa de Italia suspende 7 de cada 10 estudiantes

La profesora de Química en la Universidad de Messina (Sicilia), llegó a suspender hasta 43 veces a una joven



La profesora más severa de Italia está en Sicilia. La mitología estudiantil afirma que una joven que se presentó al examen de Química 43 veces y otras tantas ha sido suspendida. Dura y rigurosa, pero ha recibido elogios y parabienes de toda Italia, porque de su caso se han ocupado todos los medios nacionales. Sandra Lo Schiavo, de 56 años, profesora de Química general e inorgánica en el curso de Biología marina en la Universidad de Mesina (Sicilia) se ha convertido en el terror de los estudiantes, pero ella se muestra segura y tranquila: «Los exámenes son transparentes. Y nunca estoy sola, siempre hay un colega o dos junto a mi. Puedo mostrar los exámenes, porque los conservo todos y algunos son para echarse las manos a la cabeza», declara al «Corriere della Sera».

«No saben estudiar»
Los estudiantes parecen aterrorizados, pero la profesora Lo Schiavo recibe muchas muestras de apoyo, y enseña algunas cartas y correos que le llegan. Un profesor de Padova le escribe: «Cara colega, te comprendo y te invito a mantener la línea de rigor». Otro profesor: «Mi sobrino ha terminado con notas óptimas la Escuela de Hostelería, pero no sabe picar un diente de ajo, ni hablar idiomas. Todos los jóvenes son así. Qué se puede hacer?» La profesora Lo Schiavo carga las tintas en la mala preparación con que llegan los estudiantes a la Universidad: «Salen de los institutos sin preparación. Al inicio de curso me toca explicarles los conceptos más elementales. Muchos son inteligentes, pero no saben estudiar».

«Odiadme, pero estudiar»
Sobre la profesora circulan anécdotas variopintas entre sus alumnos. Uno de ellos, suspendido varias veces, ha protagonizado una anécdota que divierte a Sandra Lo Schiavo: «La profesora debe ser patrocinada por Red Bull, porque dar Química se ha convertido ya en un deporte extremo». Conoce bien a todos sus estudiantes: «Trato de ayudarles, y a algunos regalo también libros».

En el último examen escrito que ha corregido, solo tres de diez alumnos se ganaron el acceso al examen oral. «No es malicia, pero no se puede aprobar a quien no conoce una ecuación química. ¿Cómo pueden convertirse en biólogos marinos? ¿Qué harán para comprender lo que sucede en los océanos? Prefiero ser odiada antes que mandar al mercado del trabajo gente que no está preparada».

«No soy un mostruo»
A la profesora Lo Schiavo no le tiembla el pulso a la hora de suspender o rechazar recomendaciones, aunque pueda parecer antipática. Y para muestra, cuenta este caso: «Un joven próximo a los treinta años, de una conocida familia de Messina, pretendía ser aprobado después de haber hecho tres exámenes embarazosos. Me ha amenazado con represalias. E incluso se había hecho recomendar…».

Las medias tintas, las recomendaciones o la falta de rigor no van con ella, pero no se siente una marciana, sino una profesora muy profesional con los pies en la tierra, que no soporta el degrado en la educación que sufre Italia: «En el pasado la Universidad era una industria de cultura. Si se renuncia a una preparación adecuada, sobre todo aquí en el sur, ¿qué es lo que le queda al joven que obtiene una licenciatura?»

Sandra Lo Schiavo, que vive con su marido cerca de Messina junto al mar, concluye dejando claro al Corriere que es una profesora normal, aunque suspenda al 70 por 100 de los alumnos: «Amo los libros, la música y me gusta viajar. Como pueden ver, no soy un monstruo».
0No hay comentarios