About Taringa!

Popular channels

¿Qué es la Semiología?

La semiología es la ciencia que estudia los sistemas de signos: lenguas, códigos, señalizaciones, etcétera. Ferdinand de Saussure la concibió "como la ciencia que estudia la vida de los signos en el seno de la vida social". Actualmente, no hay consenso, ni autor que se atribuya o tome la iniciativa de plasmarla en algún manual. Se propone que la semiología sea el continente de todos los estudios derivados del análisis de los signos, sean estos lingüísticos (semántica) o semióticos (humanos y de la naturaleza).

En medicina, rama de la medicina que se ocupa de la identificación de las diversas manifestaciones de enfermedad (signos, que son manifestaciones morbosas objetivables mediante instrumentos de medida; y síntomas, manifestaciones no objetivables, como el dolor, malestar o palidez), de cómo buscarlas (semiotecnia) y cómo interpretarlas (clínica semiológica). Se comprende entonces que la semiología constituye el pilar fundamental de la medicina clínica. Más aún, bien manejada, esta disciplina capacita al médico no sólo para llegar al diagnóstico, sino para tener una apreciación pronóstica y plantear las líneas generales del tratamiento. De ahí la aserción de Laubry: '"La semiología no es la gramática de la medicina, sino la Medicina misma" 'El término semiología es muy común en la rama de la medicina conocida como radiología, que engloba las técnicas de imagen con fines diagnósticos y/o terapéuticos (la radiografía, la TC o tomografía computarizada y la RMN o resonancia magnética nuclear, además de otras técnicas más modernas). En radiología se suele decir comúnmente: "semiología radiológica de X enfermedad" para describir qué patrones de imagen se observan en las pruebas citadas anteriormente.

Semiología (General)

Semiótica (estudio de los signos y comunicaciones no verbales o lingüísticas).

zoosemiótica: estudio de la comunicación animal.

cibernética: la comunicación de las máquinas y derivados de la Teoría de los Sistemas.

biónica:estudio de la comunicación de las células vivas.

semiología médica: estudio de los signos naturales con los que se expresa la enfermedad.(término impropio pero se asume por costumbre y difusión).

EL SIGNO. objeto de estudio de la semiótica, fue preocupación de los filosofos de la antigua edad media y el renacimiento , los griegos utilizaron el término semiótica aplicándolo a la medicina.

Semiótica en el teatro

Introducción

La noción del signo constituye un concepto imprescindible en la teorización de diversas disciplinas y actividades -el arte militar, ritos religiosos, la medicina-, fenómeno del cual las artes escénicas no se sustraen. En una representación teatral todo se convierte en un signo, el espectáculo se sirve tanto de la palabra como de los sistemas de signos no lingüísticos para comprender lo que ocurre frente a sus ojos y oídos. Los recursos usados en escena remiten a experiencias, eventos y objetos de la vida social, de la naturaleza, de las diferentes profesiones y, obviamente, de todos los dominios del arte. Poder comprender el entrelazamiento, la tremendamente compleja relación entre los fenómenos de la vida y aquellas imágenes, sonidos y objetos que los representan, constituye una habilidad necesaria para poder diseñar, ejecutar y –por qué no– disfrutar de la actividad creadora teatral. Los sistemas simbólicos, las formas en que en una cultura se definen las relaciones entre algo y aquello que lo representa, constituyen las bases de la interpretación que cada persona realiza acerca del sentido de lo que observa, escucha, siente. Por ello, el significado de una acción (como la artística) requiere poder comprender cómo es que las culturas definen estas relaciones: qué significado tiene, por ejemplo, encender un foco con una luz de un color determinado, o lo que implica usar metales o madera en la utilería, hechos todos que impactarán de modo distinto en el espectador. Es por ello que hemos elaborado ésta guía práctica, de modo tal de facilitar la comprensión del significado que en nuestra cultura se atribuye a determinados símbolos usados frecuentemente en la actividad teatral.

Colores

Blanco. Significa tanto la ausencia como la suma de los colores. Representa, así, el principio y el final de la vida diurna y del mundo, lo que le confiere un valor ideal, infinito. Pero la muerte, el fin de la vida es también un momento transitorio en la unión de lo visible y lo invisible, y por ende otro comienzo. Es el color del espacio ritual en el que ocurre la transformación del ser, según el esquema clásico de toda iniciación: muerte y renacimiento. El blanco –en latín candidus- es el color del candidato, es decir, de aquél que va a cambiar de condición (los candidatos a las funciones públicas se vestían de blanco en ciertos países). Conduce a la ausencia, al vacío nocturno, a la desaparición de la conciencia y de los colores diurnos. El blanco del oriente es el del retorno: es el blanco del alba. Blanco es también en castellano sinónimo de intermedio o entreacto en las funciones teatrales. El blanco actúa sobre el alma como silencio absoluto, es un silencio que no está muerto, sino que está lleno de posibilidades vivas.... En todo pensamiento simbólico, la muerte procede a la vida, ya que todo nacimiento es un renacimiento. Por esto el blanco es primitivamente el color de la muerte y del duelo.

Negro: Absoluto contrario al blanco, puede situarse en dos extremidades de la escala cromática, en cuanto a limite de los colores calidos y fríos. Se le entiende como un aspecto de negación y absorción del color y la luz. Simboliza la oscuridad, el vacío, la profundidad insondable y, a fin de cuentas, la nada. Según el pintor Kandinsky (1866-1944) “el negro es algo apagado como una hoguera quemada, algo inmóvil como un cadáver, insensible e indiferente, sin olor y textura”. En occidente el negro ha sido asimilado a la muerte y el luto, expresa pasividad absoluta, el estado de muerte consumada, por tanto es un color de duelo sin esperanza, la vida sin retorno a la nada. También expresa condenación, renuncia a la vanidad del mundo, de ocultamiento, la idea del mal, como el odio y la depresión. En el mundo antiguo, subterráneo, se realiza la regeneración; la semilla germina en la oscuridad y las nubes negras son las que aportan las lluvias fecundantes. El negro representa el color de la tierra fértil, es la noción de vida latente y de virginidad.

Amarillo. Color de la luz del sol, transmite los símbolos propios de este. El amarillo es el más caliente, expansivo y ardiente de los colores. Es considerado un color masculino, de luz y vida. Participa de significaciones solares: energía, calor, potencia inquebrantable. Es considerado el color emblemático de los emperadores y reyes, ya que es considerado como un concepto de elevada dignidad. En algunas culturas el color amarillo simboliza adulterio cuando se rompen los vínculos sagrados del matrimonio; en otras, representa “sabio” o “de buen consejo”, mientras que el amarillo pálido “traición”; con otras tonalidades, en cambio, simboliza maduración.

Azul. Esencialmente frío y puro, contribuye a aligerar y desmaterializar las formas. En él la mirada se hunde sin encontrar obstáculos y se pierde en lo indefinido, como delante de una perpetua evasión del color. El azul ha expresado habitualmente el desprendimiento de lo mundano. Es el más inmaterial de los colores. Vacío acumulado, vacío del aire, vacío del agua, vacío del cristal o del aire. Aligera las formas, las abre, las deshace. Los movimientos y las formas desaparecen en el azul. Es considerado el color que atrae al hombre hacia lo infinito y despierta en él deseo de pureza y sed de lo sobrenatural. Posee una gran profundidad ya tiene una gravedad solemne, supraterrena, evocando en ocasiones la idea de muerte.

Rojo. Su gran energía cromática alude a la vida, acción, fuego, sangre, pasión, guerra, triunfo, etc. En la misma línea de intensidad, es símbolo del amor y en la iconografía cristiana se atribuye particularmente al espíritu santo. El rojo es para muchos pueblos el primero de los colores ya que está ligado más profundamente a la vida. El rojo es el color guerrero por excelencia. Es también el color del fuego central del hombre y de la tierra, donde se opera la digestión, la maduración, y la regeneración del ser o de la obra. Es considerada por algunas culturas el color del alma, de la ciencia y del conocimiento esotérico, de las virtudes mundanas, de los vicios, la crueldad, el homicidio, y la matanza.

Verde. Es un valor medio, entre el calor y el frío, lo alto y lo bajo, es un color tranquilizador, refrescante, humano. Es el despertar de la vida. Representa el agua, está ligado al rayo, el color de la esperanza, de la fuerza y de la longevidad. Es el color de la inmortalidad, que simboliza universalmente los ramos verdes. Esconde, asimismo, un secreto que simboliza un conocimiento profundo de las cosas y del destino.

Violeta: Es el color de la templanza, hecho de una igual proporción de rojo y de azul, de lucidez y de acción reflexiva, de equilibrio entre la tierra y el cielo, los sentidos y la mente, la pasión y la inteligencia, el amor y la sabiduría. Es el ciclo del renuevo periódico, puesto que la muerte y la sublimación van seguidas del renacimiento o de la reencarnación. El violeta es también color de obediencia y de sumisión.

Elementos

Aire: Es un elemento activo y masculino, junto con el fuego, símbolo de la espiritualización. Está asociado simbólicamente al viento, al aliento, es la vía de comunicación entre el Cielo y la Tierra; la expansión, el soplo necesario para la subsistencia de los seres. Es el medio propio de la luz, del vuelo, del perfume, del color y de las vibraciones interplanetarias.

Fuego: El fuego corresponde al sur, rojo, al verano y al corazón. Esta última relación es constante, ya sea que el fuego simbolice las pasiones (especialmente el amor y la cólera), o el espíritu (el “fuego del espíritu”). Es símbolo de acción fecundante e iluminadora, de purificación y regeneración. Los ritos de purificación a través del fuego, son característicos de culturas agrarias, puesto que simbolizan los incendios de los campos, que luego vuelven a cubrirse con naturaleza viva (regeneración periódica). Pero al mismo tiempo, tiene un aspecto negativo: obscurece y sofoca por su humo; quema, devora, destruye (fuego de las pasiones, del castigo, de la guerra). Otras cremaciones rituales utilizan el fuego como vehículo portador de mensajes del mundo de los vivos al de los muertos.

Agua: Sus significados pueden reducirse a tres temas dominantes: fuente de vida y muerte; medio de purificación; centro de regeneración corporal y espiritual. Las aguas representan la infinidad de lo posible, contienen todo lo virtual, lo informal; son el origen, todas las promesas de desarrollo, pero también las amenazas de reabsorción. Sumergirse en ellas es retornar a la fuente para extraer de allí una fuerza nueva. También es símbolo de fertilidad, pureza, sabiduría, gracia y virtud. Es fluida y tiende a la disolución, pero también es homogénea y tiende a la cohesión. El agua corresponde al norte, al frío, al solsticio de invierno. Si las aguas agitadas significan el mal, el desorden, las grandes calamidades, su contraparte, las aguas en calma, significan paz y orden. Cuando desciende es llamada lluvia, una semilla que viene a fecundar la tierra, por lo que es masculina. La que nace de ella es femenina. Por otro lado, el agua helada, el hielo, expresa el estancamiento psíquico, en su más alto grado, la falta de calor del alma y la ausencia del sentimiento amoroso.

Tierra: Se opone al cielo como el principio pasivo al principio activo. Ella soporta, mientras que el cielo cubre. Todos los seres reciben de ella su nacimiento, pues es mujer y madre fértil. Ella da y toma la vida. Cría a todos los seres, los alimenta y luego de ellos recibe de nuevo el germen fecundo. La tierra es la substancia universal, es la matriz que concibe las fuentes, los minerales y los metales.

Figuras

Cuadrado. Es una figura antidinámica, anclada sobre sus cuatro costados; simboliza la detención, el estancamiento, solidificación o incluso la estabilización en la perfección. Mientras que el movimiento fácil es circular, redondeado; la detención y la estabilidad se asocian con las figuras angulosas y las líneas duras y bruscas. El cuadrado es una de las figuras geométricas más frecuentes y universalmente empleadas en el lenguaje de los símbolos. Es uno de los cuatros símbolos fundamentales, con el centro, el círculo y la cruz.

Circulo. Simboliza la perfección, homogeneidad, ausencia de distinción o de división. Los círculos concéntricos representan los grados del ser, las jerarquías creadas. Ellos son la manifestación universal del Ser único, su totalidad indivisa. El movimiento circular es perfecto, inmutable, sin comienzo ni fin, ni variaciones; lo que lo habilita para simbolizar el tiempo, que se define como una sucesión continua e invariable de instantes idénticos unos a otros. Representará también el cielo, de movimiento circular e inalterable.

Rectángulo. Juega un rol importante en la masonería con el nombre de cuadrado largo. Se encuentra situado en sus templos en el emplazamiento que ocupan los laberintos en las iglesias: en estos, la disposición de las losas sigue la proporción áurea (1:1.618), se liga generalmente a todos los prestigios atribuidos a lo dorado y tales rectángulos, llamados también “cuadrado sol”, evocan la relación entre la tierra y el cielo y el deseo de los miembros de la sociedad de participar en esta perfección.

Verticalidad. Poderoso símbolo de ascensión, progreso, superación, dinámica, afirmación, sublimación, seguridad, afirmación tajante y trascendencia. Este eje toma relevancia cuando el hombre alza la vista, señal de imaginación. Por el contrario, la mirada baja significa pensamiento, pena, culpa. Ciertos símbolos en vertical colocan en lo alto a los seres superiores: Lluvia, relámpago, árbol, montaña, escalera, etc.

Horizontal. refleja inercia, quietud, muerte, comunica negación, limitar, plano, frío, aniquilación, eliminación, tabla rasa. Sin embargo el hombre se mueve en horizontal. Carece de la capacidad de percepción omnidireccional de las especies de aves o de peces, que puede transitar libremente por niveles diferentes. Por ello la horizontal marca un ámbito de acción usual.

Materiales

Vidrio. Es un símbolo de limpieza y pureza, así como de las ideas claras y de mente lúcida. Asimismo, el vidrio es también embrión: nace de la tierra, de la roca, se distingue del diamante por su grado de madurez embriológica, el vidrio no es más que un diamante insuficientemente maduro. Su transparencia es uno de los más bellos ejemplos de unión de los contrarios; el vidrio, aunque es material, permite ver a través de él, como si no fuese material. Representa, así, el plano intermedio entre lo visible y lo invisible. Es el símbolo de la adivinación, de la sabiduría y de los poderes misteriosos otorgados al hombre. Por otro lado, intermedia la facultad de elevarse al cielo. El vidrio es considerado como una sustancia sagrada de origen uránico (de Urano), que otorga poderes de clarividencia y la capacidad de volar.

Hierro. Este material se toma corrientemente como símbolo de robustez, de dureza, de obstinación, de rigor excesivo, de inflexibilidad. Ha tenido un valor sagrado entre numerosos pueblos. Su significado es ambivalente, como el de las artes metalúrgicas: protege contra las influencias malas, pero es también su instrumento; es el agente del principio activo que modifica la sustancia inerte, sin vida (como en el caso del arado, del cincel, del cuchillo), pero es también el instrumento satánico de la guerra y la muerte. Este material da poder y eficacia a quien lo utiliza; por otro lado, es considerado símbolo de fertilidad o protector de las cosechas.

Madera. Es por excelencia la materia, la sustancia de la que están hechos innumerables objetos, encubriendo sabiduría y una ciencia sobrehumanas. En la liturgia católica lignum (la madera) se toma a menudo como sinónimo de la cruz y del árbol, en ella se origina la muerte (de Jesús) y resurge la vida. En las tradiciones nórdicas sólo se graba sobre piedra cuando la inscripción es funeraria; en madera se escriben la ciencias, la literatura, etc.

Papel. El papel enrollado significa el conocimiento. El hecho de enrollarlo y desenrollarlo corresponde a los dos movimientos de involución y evolución, a los dos aspectos ocultos y explícitos del conocimiento, a la alternancia del secreto y la revelación, de los no manifestado y de lo manifestado. Desde el punto de vista psíquico, expresa las dos fases de impulso y de reposo, de exaltación y de depresión.

Conclusiones

Hay que advertir que varios teóricos y directores de teatro, así como escenógrafos, emplean el término “signo” al hablar de elementos artísticos o de medios de expresión teatral, lo que demuestra que la conciencia simbólica constituye algo real para quienes se ocupan del espectáculo. El arte del espectáculo es, entre todas las artes, y acaso entre todos los dominios de la actividad humana, aquel donde el signo se manifiesta con más riqueza, variedad y densidad. La palabra pronunciada por el actor expresa ante todo su significado lingüístico, es decir, es el signo de los objetos, personas, sentimientos, ideas o interrelaciones, que el autor del texto ha querido evocar. A lo largo de este documento se ha podido observar la rica diversidad de significaciones que materiales, elementos, colores y formas tienen en el arte, especialmente escénico. En una representación teatral todo se convierte en signo, difícilmente se manifiestan en estado puro, actúan simultáneamente sobre el espectador como combinaciones de signos que se complementan, se refuerzan mutuamente, o bien se contradicen. También creemos que hay que considerar la teoría general del signo como una ciencia fecunda que se desarrolla sobre todo en el seno de la lógica, la psicología y la lingüística. Todos los signos de los que se sirve el arte teatral pertenecen a la categoría de signos artificiales, resultan de un proceso voluntario, se crean con frecuencia con premeditación, y tienen como fin la comunicación inmediata. Creemos que cada uno de éstos signos adquieren un valor significativo mucho más acusado que en su uso primitivo. Por último concluimos que debería existir un código especial (o varios especiales y específicos) para el teatro, para que la percepción e interpretación de ellos por parte del público y del intérprete sea clara e individual. Debe crearse, transmitirse e inculcarse en la formación de los actores, para así construir un cuerpo común de conocimientos que favorezca la eficacia y profundidad de los espectáculos que llevemos a cabo.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Semiolog%C3%ADa
0No comments yet