Check the new version here

Popular channels

¿Que es ser un discapacitado?

Ser un discapacitado, es tener que usar los ojos para apreciar la magia de estar vivo.
Es pasar por al lado de una persona que necesita de vos y voltear el rostro para seguir en tu mundo perfecto.
Ser un discapacitado, es tener el poder que el gobierno te da para solucionar las cosas y no hacer nada.
Es tener que usar las piernas para alcanzar la meta.
Es tener que comer todos los días sin necesidad de agradecer y pedir por aquellos que hoy no lo van a hacer.
El discapacitado no se levanta a dar el asiento a nadie.
El discapacitado no ve a la mujer como un complemento sabio del hombre.
Como un vaso más frágil, sensible y capaz.
El discapacitado solo piensa en sí mismo.
Ser un discapacitado es tener que ir a un hospital y no ver el dolor ajeno en la mirada de aquellos que esperan un milagro.
Ser un ser discapacitado es no creer en la magia del amor.
Es no saber esperar un mañana mejor.
Es no querer entender lo inentendible.
Ser un discapacitado, es abusar de la inocencia ajena, de la confianza que nos dieron, sin comprender el valor que eso implica.
Es ser irrespetuoso.
Es creernos más que otro ser humano.
Es pensar que nuestra palabra tiene más peso y es la única razón coherente.
Ser un discapacitado nos hace oportunistas y egocéntricos.
Nos enseña a pisar la cabeza de nuestro prójimo para ser alguien.
Ser un discapacitado es tirar la toalla a la vida antes de darle pelea.
Ser un discapacitado es no saber leer aquellas palabras escritas en un corazón, vivir de puras verdades sin siquiera probar lo que se siente soñar despierto.
Ser discapacitado nos priva de vivir una vida que siempre deseamos y que no nos animamos a vivir.
Es preocuparnos por el qué dirán.
Es no expresarnos.
Ser un discapacitado es pensar que tienes una deficiencia o imposibilidad física.
Nadie dijo que ser un ser humano seria simple. Nadie sabe más de la vida que la propia vida. De cada uno de nosotros depende superarse y alcanzar aquellos logros personales festejando con los que amamos.
Cuando comprendo las cosas, porque tengo muy pocos momentos de lucidez, veo un mundo a mil por hora. Me asusta y me siento una estatua de barro, ahí parado, viendo pasar la gente a mi lado a cien mil.
Sé que hoy escribo esto, mientras la luz sigue encendida en mi mente y me hace feliz saber que estoy acá, pero la oscuridad se aproxima lenta e inexorable y viene por mí. En unas horas voy a viajar y allí no hay sentido, solo confusión. A la semana de haber dejado el hospital, estando en casa, me quede colgado mirando el techo. No podía moverme mucho y tenía una sed de locos. Recuerdo que deseaba tanto tener alguien cerca en ese momento. Pero fue inútil intentar. Entonces me dio un ataque, ya saben, dureza en la extremidad superior izquierda, perdida del conocimiento. Cuando logro despertar de esa laguna mental, estoy sentado en el borde del andén de la estación de Rafael Calzada y la gente sacándome a los tirones porque el tren ya había entrado a la estación. ¿Cómo diablos llegue hasta ahí? No tengo recuerdo alguno de cómo llegue pero hoy, no puedo permitirme dejar de intentar. Todos los días caminamos por la tabla en ese barco pirata y de alguna u otra manera saltamos al agua sin saber lo que vaya a suceder. Eso nos hace grandes, invencibles. Yo agradezco tanto estar vivo, que ya no siento que soy esquizofrénico y que ciertos momentos de la vida me la paso “viajando hacia ningún” lugar.
Creo que todos fuimos alguna vez discapacitados, pero de nosotros depende, dejar de serlo.
0No comments yet
      GIF
      New