Canales populares

Que hacer si un Pajero se muere en un Avion

¿Qué pasa cuando un pasajero fallece a bordo de un avión?




Tema complicado donde los haya. Hace una semana nos preguntabais qué pasa cuando un pasajero se muere a bordo de un avión.
Lo cierto es que también tenemos un procedimiento para esta situación, y afortunadamente, yo nunca he tenido que ponerlo en práctica.

Las tripulaciones auxiliares estamos preparados para actuar en caso de una emergencia médica; disponemos de material sanitario, de un botiquín de primeros auxilios y un “Medical Kit” en el que llevamos Epinefrina, desfibrilador, ambú, jeringuillas, nitratos y varios medicamentos que pueden salvar alguna vida. Cuando un pasajero se encuentra indispuesto, iniciamos un procedimiento en el que cada tripulante tiene una función definida. Preparamos botellas de oxígeno y mascarillas si son necesarias. Sabemos realizar reanimaciones cardiopulmonares, maniobra de Heimlich, e incluso atender partos a bordo.

Nos preparamos en un curso de medicina aeronáutica y repasamos los procedimientos año tras año en nuestro recurrent training. Aún así, siempre que haya personal sanitario a bordo del avión, solicitamos su ayuda si la emergencia médica es grave.
Desafortunadamente, no siempre que un pasajero sufre una indisposición, las cosas acaban bien.

Cuando un pasajero muere en pleno vuelo, no muere hasta que aterrizamos. Me explico: siempre nos han enseñado que si hay un fallecimiento, no podemos declarar la muerte en vuelo hasta que lleguemos al aeropuerto (alternativo por emergencia o el de destino) y un médico lo certifique. Aunque sepamos que ya no sirve de nada seguir haciendo RCP, aunque el pasajero ya no respire ni tenga pulso, no debemos decir que el pasajero está muerto.
Si no se aclara el motivo de la muerte de forma inmediata, el avión pasará a estar en cuarentena hasta que se determine el motivo del fallecimiento. Eso, y un montón de papeleo, de preguntas o de horas sin poder bajar del avión.
Así que ya sabéis: “Ningún pasajero muere a bordo de un avión”. No lo hace hasta que estamos en tierra.

Aún así, el procedimiento dice que después de aplicar las medidas y el auxilio médico necesario, si el pasajero no se recupera y fallece, tenemos que asegurar el cuerpo en una zona tranquila y lo más digna posible. En algunos aviones se llevan body-bags a bordo, pero generalmente se traslada el cuerpo a un galley, a Business Class o al final del avión (retirando, siempre que sea posible, a los pasajeros que están alrededor). Está totalmente desaconsejado dejar el cuerpo en un lavabo, ya que tras el rigor mortis es mucho más complicado sacar el cuerpo de un compartimento tan pequeño.

Los tripulantes tienen que mantener informado al comandante del vuelo. Será él quien decida si deben aterrizar en un aeropuerto próximo, llegar a destino, o volver al aeropuerto de origen -siempre y cuando no hay transcurrido demasiado tiempo desde el despegue-. Mientras un tripulante informa, otro atenderá a la familia del fallecido y el resto se dedicarán a trasladar el cuerpo, a taparlo o a asegurarlo, sin descuidar al resto de pasajeros.
0No hay comentarios