Check the new version here

Popular channels

Qué harías si a tu perro le queda poco tiempo de vida

Qué harías si supieras que te queda poco tiempo de vida?

En su nueva película, Ricardo Darín interpreta a Julián, un hombre que se enfrenta a un diagnóstico de enfermedad terminal con la compañía de su perro Truman y de su amigo Tomás (Javier Cámara), quien ha viajado desde Canadá. Allí nos muestra cómo se enfrenta a esta noticia, a los miedos que esto conlleva y las decisiones que debe tomar, entre ellas, una muy importante: quién cuidará de su perro Truman cuando él no esté.

La aceptación de la muerte




La Dra. Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004) planteaba diferentes fases en lo que hace a quien se enfrenta a la muerte. Resumidamente, las mismas son: negación y aislamiento, ira, negociación o pacto, depresión y, finalmente, aceptación.
En la película Truman, el personaje de Julián parece estar en la última fase de aceptación y se considera por esto que ya ha pasado las anteriores. La aceptación, en este contexto, se caracteriza por un entendimiento del presente que le toca vivir y por cierta expectativa en lo que vendrá.
A continuación, se intenta mostrar algo de lo que puede suceder en esta etapa de aceptación con ejemplos de la película Truman.

Pocos días para resolver muchas cosas




Si bien todos somos distintos, a la vez somos iguales. Hay algo que nos conecta y nos sitúa en el mismo nivel: la muerte. Sabemos que el único destino del que no podemos escapar es ese, el final de nuestros días. Sin embargo, la forma en que podemos llegar a despedirnos de este mundo puede variar de una persona a otra.
Algunos llegan a tener un tiempo antes de morir en el que pueden "resolver" asuntos que quedaron pendientes. Amigarse con quien se estuvo peleado, un "te quiero" o un abrazo que no se dieron en cierto momento pueden ser actos que alguien desee llevar a cabo cuando se siente que lo esencial no queda tan sólo en lo material.

Contarlo o no contarlo




Dicen que una pena compartida duele menos, sin embargo, hay gente a quien le resulta difícil hacerlo. Quizás por evitarle un sufrimiento al otro o para vivir lo mejor posible los días que quedan.
En la película, Ricardo Darín decide que ciertas personas, que son importantes para él, no se enteren de su diagnóstico. Y se mantiene en su postura aunque su amigo le dice que debería contarlo.

Seguir el tratamiento que recomiendan los médicos o no hacerlo



Algunas personas se niegan a seguir el tratamiento de la medicina tradicional, sobre todo cuando conlleva algún malestar o disminución como puede ser el caso de la quimioterapia. Ante un diagnóstico devastador, la opción de un tratamiento a veces no resulta del todo alentadora.
Recuerdo haber escuchado una persona que explicaba haber desoído los consejos del médico diciendo lo siguiente: "si no hay nada que hacer, prefiero irme entero y de pie".

Ultimar detalles




En el papel de Julián, Darín nos muestra esto con cierto humor ácido. Se dispone a elegir nada más ni nada menos que cómo será su velorio y lo que se hará con su cuerpo. Lo hace como si estuviera comprando muebles para redecorar el living.
Aunque pueda parecer algo incómodo, existe gente que decide esas cuestiones en vida mientras que otros no quieren siquiera pensar en ese tema.
Para quienes tienen asumido el inminente final, estos temas parecen tener otro peso y cobrar un nuevo valor.

¿Con quién se queda el perro?




Así dice una canción. En la película, Julián dice que tiene dos hijos, uno de ellos es Truman, su perro.
Una mascota es más que un simple animal, es un miembro de la familia. Cuando nos vamos de vacaciones, planeamos dónde y con quién se quedará. Julián menciona que debe buscarle un hogar a Truman porque se irá de viaje durante un tiempo. En la película podemos ver la preocupación que despierta esto además de la compañía y los gestos sin igual que prodiga este tierno can, como si supiera lo que va a pasar.

Lo que no se sabe del perro Truman




El protagonista canino de la película, cuyo nombre en la vida real es Troilo, falleció. En una conferencia de prensa en la que Darín hablaba sobre su personaje, expresó: "Murió, lamentablemente. Estuve una semana llorando cuando me enteré... porque nos hicimos muy amigos durante el rodaje. Fue genial". Así se refirió a su dulce compañero de rodaje, luego de recordarlo con esas palabras, se le dificultó seguir hablando sobre la película.
Troilo (o Truman), tuvo una infección ante la que no se pudo hacer nada pese a los intentos de su dueño por ayudarlo.
"Este perro, Troilo (así se llama aunque no lo puedan creer) trabajaba con chicos autistas. Y ése es el motivo por el cual la relación con él era tan fácil, porque un perro de semejante tamaño, con ese peso, enorme, realmente, a los pocos minutos de encontrarte con él te dabas cuenta de que le podías hacer cualquier cosa", continuó Darín, para luego señalar que era un perro muy dócil y romper en un tímido llanto seguido de un efusivo aplauso de parte de los presentes en la sala.
Al festival de San Sebastián, acudió la hija de Troilo, una Bullmastiff, acompañando al elenco.


Tráiler de Truman


link: " target="_blank" rel="nofollow">


La película parece invitarnos a derramar algunas lágrimas. El tema que trata es algo con lo que muchos pueden identificarse por haberlo vivido con un ser querido. Sin mencionar que la ternura que Truman muestra en cada escena en la que aparece acompaña la trama de la historia.
Y vos, ¿tenés ganas de ir a verla?


0
0
0
0No comments yet