Popular channels

¿Qué origen tiene el día de San Valentín?

¿Qué origen tiene el día de San Valentín?





¿Ha enviado o recibido alguna vez una tarjeta o un regalo con motivo del día de San Valentín? Esta festividad, conocida comúnmente como “día de los enamorados”, se conmemora en muchos países el 14 de febrero, y es costumbre que ese día los enamorados se envíen tarjetas o regalos.

Pero, ¿cuál es su origen?

La obra Brewer’s Dictionary of Phrase and Fable, un diccionario que explica frases, fábulas y leyendas, dice:




“San Valentín. Sacerdote de Roma que fue enviado a prisión por socorrer a los cristianos perseguidos. Se hizo converso y [...] murió apaleado. Su festividad se celebra el 14 de febrero [...].

“La antigua costumbre de seleccionar en ese día a la persona de quien se está enamorado apenas guarda relación con santo; básicamente no es más que una reliquia de las antiguas lupercales romanas [...], o bien tiene conexión con la época del apareamiento de las aves. Se caracterizaba por la costumbre de dar regalos, y hoy día suele enviarse una tarjeta en la que aparecen cupidos, corazones traspasados, etcétera.”


¿Y qué tiene que ver Cupido con el día de San Valentín? Este mismo diccionario dice:

“Cupido (Lat[ín] cupido: deseo, amor). Dios romano del amor, identificado con el dios griego Eros. Se le suele representar como un hermoso niño con alas y los ojos vendados que lleva un arco y flechas”.


La obra The World Book Encyclopedia amplía la información ofreciendo varias teorías sobre el origen de las costumbres del día de San Valentín:

“Según cierta leyenda, en el siglo III d. J.C. el emperador romano Claudio II prohibió a los hombres jóvenes que se casasen. El emperador opinaba que los solteros eran mejores soldados. Un sacerdote llamado Valentín desobedeció la orden del emperador y casaba en secreto a las jóvenes parejas. [...] Muchas leyendas dicen que se ejecutó a Valentín el 14 de febrero de aproximadamente el año 269 d. J.C. En 496 d. J.C., el papa San Gelasio I instituyó el 14 de febrero como el día de San Valentín.”

“Probablemente provienen de una antigua fiesta romana llamada Lupercalia la cual se llevaba a cabo cada 15 de febrero. La fiesta honraba a Juno, la diosa romana de las mujeres y del matrimonio, y a Pan, el dios de la naturaleza.”


Pero, ¿cómo llegó a convertirse en una llamada celebración cristiana una fiesta en honor de deidades falsas? La misma obra de consulta continúa diciendo:

“Después del esparcimiento del cristianismo, los clérigos trataron de darle significado cristiano a la fiesta pagana. En 496, el papa Gelasio cambió la fiesta de la Lupercalia del 15 de febrero al día de San Valentín el 14 de febrero. Pero el significado sentimental de la antigua festividad ha permanecido hasta el presente.”


Prescindiendo de cuál sea el verdadero origen de esta festividad, es obvio que tiene sus raíces en antiguas creencias paganas y en el santoral de la caduca cristiandad. Ese día también sirve de excusa para la explotación comercial de un público que a menudo está poco informado.



Valentín, el santo que no existió



Enamorados del mundo entero intercambiarán el miércoles millones de regalos como celebración del día de San Valentín, un mártir cuyo aniversario la Iglesia católica dejó de celebrar a partir de 1969 por dudar de su identidad e incluso de su existencia.
En las más antiguas listas de mártires, confeccionadas en los primeros siglos de la era cristiana, figuran por lo menos tres santos de nombre Valentín: dos obispos que fueron sepultados en diferentes lugares de la Vía Flaminia, de Roma, y un tercero que habría sido torturado y muerto en África; todos ellos recordados el 14 de febrero.

Los autores de la Enciclopedia Católica afirman que los datos que han llegado hasta nosotros sobre estos tres supuestos mártires "carecen de valor histórico" por ser escasos, insuficientemente fundamentados y de fecha muy posterior al tiempo en que se presume que hayan vivido.

A lo largo de los siglos, estos tres Valentines se fueron unificando en la memoria popular dando lugar a un personaje, una historia y una tradición que no cesaron de enriquecerse a lo largo de los siglos, hasta constituirse en una leyenda sobre alguien que, tal como se lo recuerda hoy, jamás existió.

Pero la fiesta de san Valentín es mucho más antigua que el propio cristianismo: se enlaza con las fiestas lupercales del Imperio Romano, rituales paganos en homenaje a Fauno Luperco (de 'lupus', lobo, Pan para los griegos) que protegía a los pastores y los rebaños, y que se celebraban el 15 de febrero de cada año, cinco semanas antes del comienzo de la primavera.

Hacia finales del siglo V d. C., el papa Gelasio I recogió las leyendas sobre San Valentín e instituyó su conmemoración el 14 de febrero, con el fin de apropiar para la Iglesia la tradición de las lupercales, que se extinguió.

En el decreto papal se explicaba que San Valentín era uno de aquellos "cuyos nombres son venerados por los hombres, pero cuyos actos sólo Dios los conoce", admitiendo así la absoluta carencia de datos verosímiles sobre este santo.

Entre las numerosas leyendas que surgieron a lo largo de los siglos se destaca una según la cual Valentín habría sido un sacerdote cristiano que fue detenido y torturado hasta la muerte en 270 d. C. por orden del emperador romano Claudio II.

Según esta historia, que fue transmitida oralmente y de la cual no hay ningún testimonio, el sacerdote se enamoró perdidamente de la hija de uno de sus carceleros, a quien dirigió una carta apasionada firmada como "tu Valentín", que dio origen a la tradición de las cartas que en muchos países los enamorados intercambian el 14 de febrero.

Sin embargo, varios poetas medievales europeos ensalzaron el florecimiento del amor en esta fecha, recordando que es cuando los pájaros empiezan a aparearse en el hemisferio norte, lo que dio pábulo a las versiones según las cuales se trataba de un santo vinculado al amor romántico. Otros dicen que fue condenado a muerte por casar parejas en secreto bajo el rito todavía clandestino de los católicos.

Y en el nuevo milenio esta fiesta pagana de raíces antiquísimas, tal vez como consecuencia de la globalización cultural, se ha extendido incluso a países musulmanes dominados por el integrismo islámico: el año pasado, un imán sunita criticó en una mezquita de Irak a los jóvenes de su país que participan en la celebración.


fuente
0
0
0
0No comments yet