Check the new version here

Popular channels

¿Qué pensar de los evangelios apócrifos?

Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.
Gálatas 1:6-7

¿Qué pensar de los evangelios apócrifos?

Existen unos libros llamados evangelios apócrifos (o escondidos). Algunos afirman que la Iglesia podía haber escondido esos documentos para ocultar algunas verdades que no correspondían a los dogmas. ¿Qué pensar de ello?
Los evangelios apócrifos fueron escritos uno o varios siglos después de la vida de Jesús en esta tierra; en cambio, los evangelios del Nuevo Testamento fueron escritos en los decenios que siguieron a la muerte y a la resurrección de Jesucristo. Numerosos testigos oculares de la vida de Jesús todavía estaban vivos cuando los evangelios fueron escritos, y sus autores estuvieron muy cerca de Jesús (Lucas 1:1-3). Esto no sucedió con los evangelios apócrifos.
Esos escritos, no inspirados por el Espíritu de Dios, condujeron a peligrosas herejías. Dios advirtió muy claramente a los creyentes respecto a estas doctrinas, mediante los escritos de los apóstoles (1 Timoteo 6:20-21; Colosenses 2:18; 2 Pedro 2:1). Los cristianos de los primeros siglos descartaron estos libros apócrifos, no para esconder la verdad, sino para rechazar la mentira. Dios nos manda:
1. Rechazar los relatos que niegan que Jesús venía de Dios y que era a la vez hombre y Dios (1 Juan 4:3-4).
2. Rechazar un escritor que habla según el lenguaje del mundo (1 Juan 4:5).
3. Rechazar los libros que no guardan la enseñanza sana dada por los apóstoles (1 Juan 4:6).
Estos tres criterios permiten reconocer lo que no es la Palabra de Dios.
0
0
0
0
0No comments yet