Check the new version here

Popular channels

Queres saber xq las minas no te dan bola?

Desde que al hombre «le suben las hormonas» quiere conseguir una fémina para poder satisfacer sus ímpetus fifatorios.

La mujer madura reproductivamente antes que los hombres.

Ya a los 12-13 años comienza con sus ciclos hormonales y concomitantemente, existe la posibilidad de quedar gestante.

Salvo que sea escandinava, cuya menarquía es recién a los 15 años.

Para cualquier mujer, el inicio de sus períodos menstruales significa que puede quedar embarazada.

También añade el concepto que su crecimiento ponderal es menor, en razón que las hormonas aceleran el cierre de los cartílagos de crecimiento de los huesos largos, con lo que ya no ha de ganar mucha mas estatura (salvo, nuevamente, las nórdicas, que se transforman en apetecibles féminas de 1,80 m. de estatura o mas).


Por eso, ellas aprenden desde chiquititas que tienen algo que los hombres quieren... quieren «lanerpo» e impregnarlas con sus genes.

Pero, enseñadas por sus madres y por la sociedad femenina, van a ponerse selectivas.

Ergo, van a buscar el masculino mas fuerte de la cueva, el que sea mejor proveedor de alimentos, el que tenga un mejor caballo, o una tarjeta de crédito doradita o negra, al igual que ten la posibilidad de tener un excelente estipendio mensual.

En suma, la elección de un masculino está signada por la necesidad imperiosa de conseguir el mejor banco de ADN disponible, sumado a la posibilidad que las mantengan, protejan y le hagan muchos hijos, obviamente.


El hombre es mas básico... «lanerpo» y a otra cosa. Máxime si es joven.

Por eso, a igualdad de edades, ellas van a mirar con cierto desdén a su novio/pareja, si son jóvenes, habida cuenta que lo que desea es alguien que la mantenga y le haga hijos en abundancia, no un adolescente sin dinero o trabajo que se la empome.

En la génesis de una ruptura, por ejemplo, en un noviazgo, siempre está la presencia del hecho que ella considera que quien es su ahora ex-pareja, no era lo suficientemente bueno para su proyecto reproductivo.

A espaldas de la mujer se carga la responsabilidad de la perpetuación de la especie humana.

Por eso, ellas se ponen selectivas. Quieren que el ADN que consigan sea de la mejor calidad (aunque terminan siempre haciendo concesiones, en función de la edad, cuanto mas veterana, menos exigente).

En vistas de tal condición, muchos veinteañeros se preguntan "-...¿porqué me dejó... si yo le dí todo?".

Sí... todo lo que uno pensaba que ella quería. No lo que en verdad ella sí quería.

Si a una mujer se le aporta seguridad económica, una buena vivienda, que no tenga que trabajar, que pueda irse «de shopping» (haciendo de goma la tarjeta de crédito que no tiene que pagar a fin de mes), que pueda tener los hijos que ella quiera y hacer con ellos también lo que ella quiera, obviamente, difícil que quiera mandarse a mudar con otro tipo.

Alguna forista dirá al leer estas líneas que a entender de este humilde escriba, ellas son catalogadas como materialistas.

Yo diría que no es así. Sino que son prácticas. Saben que la maternidad requiere de recursos económicos, y que si está al borde de la catástrofe financiera, los hijos que tenga también van a padecer carencias.

Por lo tanto, van a buscar el tipo que mas le pueda sostener su estilo de vida.


¿Cuáles es «el» motivo por el que una mujer te deja por otro tipo?.

Simple. Porque a entender de ella, es una mejor partida como reproductor.

¿Es un motivo consistente?.

Para una mujer, es mas que suficiente.

Para un hombre, es una yeguada de décima.

Cualquier mujer va a buscar siempre, la mejor partida masculina para aparearse.

Así sea en una discoteca, en donde saben que los tipos quieren empomásela y sacársela de encima lo antes posible (difícil de encontrar mujeres que valgan algo mas allá de un polvito, y mas aún, como potenciales novias en un lugar así).

De ahí que van, se muestran, menean el orto, exhiben lo mas posible la delantera, se pintarrajean como paredes al óleo y tratan de mostrarse lo mas deseables -y fifables- que puedan.

Si aparece algún flaco que ellas consideren buena partida, van a darle pelota.

Caso contrario, seguirán histeriqueando en grupitos de minas, viendo como los masculinos las miran babeándose, pensando en lo que sería fifárselas... con los resultados previsibles.


Cada quien tiene su propio método de levante, para tratar de conseguir pareja estable.

Y la premisa de «lugares berretas, minas berretas» sigue en plena vigencia.

Tal vez, sea interesante analizar que es lo que circula por el cerebro femenino a la hora de salir de «caza y pesca» de masculinos.

Si bien son fértiles desde temprana edad, por indicación materna tratan de evitar las gestaciones (aunque siempre existen notables y numerosas excepciones) a edades muy jóvenes.

Pero cuando perforan la barrera de los 16 años, ahí, con hormonas en plena ebullición, quieren conseguir flacos permanentemente.

Una amiga mía de muchos años, me comentaba que cada vez que se va de vacaciones, hace la lista de lo que tiene que dejar en su casa, para que a la hija adolescente -17 años- no le falte nada.

Abundante comida, despensa llena, alimento para el perro, y anticonceptivos para su retoña.

Sabe que la pendeja va a intentar argollearse a ½ galaxia (la madre, me consta, era igual a idénticas edades), por lo que no reniega de su condición de madre, sino que le intenta hacer entender a la hija que por más que sus hormonas le pidan embarazarse, no sería bueno ni en su estado de crecimiento, ni en su condición académica.

Y la «nena» se la pasa cambiando de novios como de tampones.

Elije uno que le dura una semana, otro que le dura un mes, y así sigue buscando «el» masculino.

¿Cuál es el que le gusta?.

Obviamente, uno mucho mas grande que ella, que no le da pelota.

Y ahí se nota, nuevamente, que eligen hombres para ser madres, no para noviar.

Lamentablemente, para muchos jóvenes, la única forma de «lanerpo» es teniendo novia oficial.

Dado que ellas saben que la idea es fifarlas y sacárselas de encima... y es la prerrogativa que imponen para que siquiera se las pueda tocar.

Con las minitas que pasaron la barrera de los 30, la cosa cambia.

Ahí se ponen mucho mas desesperadas, porque su selectividad se les va al soberano carajo, habida cuenta que las Lolitas vienen arrasando con cuanto masculino esté disponible, y ellas quieren ser madres lo antes posible.

Tal condición es aplicable a la población de Iberoamérica, no así con las centroeuropeas y escandinavas, que tienen otra visión y prefieren esperar a pasar largos los 30 años para concretar su proyecto reproductivo con un masculino que les dure.

Es sabido que, a mayor formación académica, mayor edad de natalidad primeriza.

Y a menor acceso a formación primaria, mayor cantidad de madres adolescentes solteras.

Y si uno se plantea emparejarse para vivir juntos, ellas lo van a hacer para conseguir su masculino «mantenedor», no por otro motivo.

He escuchado de labios de mis colegas, frases escalofriantes tales como "-...cuando me case, no trabajo mas. Que él me mantenga".

Significado liso y llano de tirar al joraca años de formación terciaria, para creer que ahora les toca «vivir de arriba».


Por último: vivir en pareja es una experiencia gratificante, que hace crecer a ambos miembros de la pareja, complementándose y aprendiendo a convivir.

Es una sociedad netamente reproductiva, en donde todo lo que se hace, redunda, en cierta manera, en el bienester de los hijos (y muchas veces, lamentablemente, solamente en el bienester femenino, a expensas de su masculino).

Elegir bien, sin apresuramientos y sin recalentarse en pensar disponer de la delantera de la susodicha y de las asentaderas a diario, porque ellas saben que a su hombre lo mantienen agarrado de la poronga y hacen con él, lo que quieren.

Como colofón, un detalle que no es menor: nunca permitir que sea ella la que decida el momento de embarazarse.

Sino que tiene que ser una decisión consensuada; en caso que alguno de los dos no esté de acuerdo, vale la negativa.

Porque son muchas las mujeres que, ya dentro de una relación de pareja/convivencia de cierta data, deciden unilateralmente el momento de quedar gestantes («me fayó la pastiya, me fayó» :ouch como suelo escuchar a muchas madres que dicen que «quedaron embarazadas porque el anticonceptivo no funcionó».

Por supuesto. Guardados sin usar dentro de una cartera, o en el botiquín del baño, seguro que no van a funcionar y «fayar».

¿Y qué le va a decir el futuro padre?.

¿Qué él no tuvo la culpa?.

En cierta medida, sí tuvo la culpa... porque si no quiere ser padre, las gomitas son la mejor elección.

Además, sirve para determinar si la fémina está con él porque lo quiere... o solamente porque quiere ser madre.

Y tal condición se observa cada vez mas en Iberoamérica, en donde las adolescentes se juntan para ver como pueden hacer para quedar embarazadas... y obtener el máximo beneficio económico del padre (con el que no quieren convivir, dado que ya están buscando otro para volver a embarazarse).

Ellas son prácticas, saben que cuando le «manotean el ganso» a un masculino, el cerebro deja automáticamente de funcionar y solamente está encuadrado en bajarle la caña a la susodicha... que es precisamente lo que ella quiere. Sin gomitas, en la medida de lo posible. :mad3:

Sres., ya sea viviendo en pareja, o noviando, entiendan lo siguiente: la relación de pareja es una sociedad reproductiva.

Todo lo que se hace en ella, está dirigida a aparearse y producir la mayor cantidad de hijos que se puedan.

Es un designio genético de la especie humana (y de cualquier otra especie, también).

La diferencia es que los animales no usan preservativo.

Los hombres, sí.

Saludos!.
0
2
0
15
2Comments
JolvinIsland

"el cerebro deja automáticamente de funcionar y solamente está encuadrado en bajarle la caña a la susodicha"

mori

0
-Paja-

No existe teoría, es una suerte ruletica de mierda, un día te saludan todas y al otro te escupen la jeta. Estoy en los días que parece que tengo un repelente anti mujeres.

0