Check the new version here

Popular channels

Refinerias destruidas



En la guerra lanzada contra los fundamentalistas del Estado Islámico –conocidos como ISIS por sus siglas en inglés–, la coalición militar liderada por Estados Unidos logró cortar una de las principales fuentes de ingresos de los yihadistas al destruir sus refinerías de petróleo en el norte de Siria. Los intensos bombardeos redujeron a cenizas unas doce plataformas industriales, la mayoría de tipo móvil, anulando un sector clave de financiamiento de los integristas sunnitas.

“Desde hace una semana, el ISIS limitó el funcionamiento de las instalaciones petroleras de Deir al Zur por temor a los ataques, y en los últimos tres días lo detuvo por completo”, señaló Mohamed al Jalif, activista opositor en el norte sirio. “La extracción en los campos se suspendió. No hay intermediarios ni clientes que vayan a los campos porque tienen miedo de los bombardeos”, afirmó por su parte Rayan al Furati, otro dirigente de la zona.

Desde julio pasado los fundamentalistas controlan un total de siete campos petroleros en la provincia de Deir Ezor, entre ellos el de Al Omar, el más importante de la región.

Producen más petróleo que el propio gobierno sirio: se estima que los yihadistas extraen 80.000 barriles diarios, mientras que la producción gubernamental cayó hasta los 17.000 barriles diarios.

El ISIS refina el crudo extraído en plataformas móviles, para luego venderlo muy barato a intermediarios que a su vez lo revenden en Irak, Siria y en países limítrofes. Otra maniobra consiste en vender petróleo directamente a comerciantes iraquíes, quienes lo transportan en camiones a su país para luego refinarlo por su cuenta.

Según los expertos, el ISIS podría estar obteniendo cerca de 3 millones de dólares diarios por el contrabando de petróleo y derivados hacia países vecinos. “Antes había mucha gente y había que esperar cuatro días para ser atendidos por la fuerte demanda. Pero ahora se frenó todo”, señaló Al Furati.
0
0
0
0No comments yet