Info

Relato Corto: Corazon Delator





Esa última noche parecía especialmente larga, lento discurrir del tiempo, tanto como el arrastrase tras haber disfrutado de un último sacrificio vital, retazos de lluvia temblando con el fulgor de estrellas, plenilunio sin ocaso, ultimando recuerdos, dejando en suspensión la vida, concluyendo la eternidad. Las calles parecían extrañas no se sentía el conocido sonido de las criaturas convocadas, aquellas que eternamente me seguían pidiendo lastimeramente los despojos del festín que noche a noche mitigaban mis ansias de icor prohibido, de vida mutilada por el destino acumulando dolor eterno. Siglo tras siglo en esta cárcel infinita que me ata a ti y tus deseos, si a tu luz, tu oscuridad, tu hambre, tu fugaz pasión dormida, en fin mi vida.
Temblaban mis manos aferrando el último trozo sangriento que llevaba, lo pediste para complacer el ansia de tus sentidos perdidos, me dolía el alma, pues el hambre eterna clamaba por devorar ese vestigio que llevaba en las manos, este teñía mis manos con la marca infamante de tus deseos, marcando mis sentidos, con la tibieza de un órgano agonizante que latía débilmente entre mis dedos. Su fuerza se debilitaba poco a poco con un agónico palpitar de corazón arrancado, recordaba como tu quedaste inmóvil y delirante, cuando aún gritabas su nombre, sin yo saber que me habías enviado para cortar el hilo del pecado.
Recordé como llegué hasta allí, ese día de otoño, cuando despertaste mis deseos eternos, cuando me enseñaste a sufrir sin poder controlar el tiempo de aquel sentimiento voraz. Aquel día comprendí que solo realizando tu voluntad, recuperaría la libertad que me quitaste, cuando nací a la noche fugaz y supe que no saldría de la vorágine que acababa de expulsarme, con el dolor más dulce de mi eterno renacer, sin luz y sin amor.


Texto Completo: http://perubamba.net/peru/arequipa/relatos-arequipenos/corazon-delator.html