Check the new version here

Popular channels

Rituales alrededor de la muerte en el mundo









Se acerca el Día de los muertos, una de las tradiciones más características de México y que ha dado la vuelta al mundo. Los estudios Pixar ya preparan Coco, un filme que abordará todo el folclor de esta tradición. El director de la película, Lee Unkrich, quedó fascinado cuando descubrió que esta celebración festeja a la vida y reúne a las familias para hacer homenaje a sus muertos. La celebración se remonta a tiempos prehispánicos. Los indígenas incluían a la muerte en sus manifestaciones culturales y religiosas como un binomio vida-muerte y enterraban a sus muertos con objetos que habían utilizado en vida y con otros que podrían ayudarlos en su transición hacia el más allá. La icono plasticidad de esta celebración es el altar de los muertos que es considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.


El altar de muertos puede tener dos o tres repisas (inframundo, cielo y purgatorio) en donde se colocan todos los ornamentos necesarios para recordar a los difuntos y para traerlos de nuevo a la vida. Como se trata ahora de una festividad sincrética con el catolicismo, se colocan imágenes de Santos, velas, cirios, copal e incienso, agua y una cruz.



También se incluye el tradicional pan de muerto, sal, las frutas que comía el difunto, bebidas alcohólicas, calaveras de azúcar o de barro, papel picado que simboliza la alegría de la festividad y la flor del cempasúchil cuyo aroma se convierte en la guía de las almas para este mundo.

Pero aparte de esta pintoresca tradición, hay otros rituales alrededor de la muerte en el mundo de los que hablaremos para conocer qué tan distintos son de los nuestros.



 

Rituales indígenas de América


Alejandro Terrazas Mata, investigador del Instituto de Investigaciones Antropológicas, cuenta que en Mesoamérica se practicaba el canibalismo. Al sacrificado se le extraía el corazón para ofrendarlo a los dioses y la cabeza era entregada a algún guerrero con la que se preparaba un caldo con maíz y especias que se repartía en la comunidad. 

En Guayana en América del Sur, los acuayos realizan sus entierros al amanecer viendo salir el sol y en lugar de una cruz, colocan un poste con dirección hacia el Este.





Egipto

 En el Imperio Antiguo de Egipto, los muertos eran momificados para resguardar el cuerpo y poder irse a la eternidad donde seguirían viviendo. Para ello se hacían ofrendas de alimentos y conjuros sobre el cuerpo para que los órganos vitales pudieran funcionar en la nueva vida. Estos conjuros luego se materializaron en El Libro de los Muertos que incluían toda la literatura necesaria para poder emprender el viaje. En este periodo los muertos y faraones eran enterrados en pirámides o en lugares próximos. Durante el Nuevo Imperio se dejaron de construir pirámides y surgieron los templos solares donde eran enterrados los sacerdotes de Ra, los faraones y sus familias.



Tíbet



En el Tíbet cuando alguien ha muerto su cuerpo se queda en una habitación durante tres días. Los monjes entonan cantos y oraciones para separar el alma del cuerpo. Al tercer día, el cuerpo es llevado a la montaña para ser diseccionado, y los huesos se rompen con piedras. Luego se prende fuego para atraer a los buitres que son considerados pájaros sagrados. Este ritual, conocido como Funeral Celeste, es una ofrenda al Buda.



India




 En el hinduismo concibe a la muerte como el fin de lo material pero no de la existencia, como el paso hacia la siguiente vida. Los rituales funerarios se hacen dependiendo la casta a la que pertenece cada familia. Comúnmente la muerte de un individuo sucede en su casa. La cabeza se orienta hacia el Este con una lámpara de fuego. Se desnuda el cuerpo, se limpia con agua y se cubre con una tela blanca. Los niños cantan himnos y oraciones y rodean al cuerpo con luces de bengala mientras las mujeres llenan las bocas con arroz para alimentar el cuerpo hacia la nueva vida. Después el cuerpo es cremado al aire libre -sólo los hombres pueden asistir-  y se lleva una vasija a la que se le hace un orificio para que el agua se derrame sobe el cuerpo en símbolo de que la vida deja su recipiente. Medio día después de la cremación, la familia regresa por las cenizas para arrojarlas a algún río cercano con flores.





Rituales Judíos





En el judaísmo, los enlutados no pueden comer carne, trabajar, festejar, ni cortarse el pelo. El entierro debe realizarse inmediatamente. Sólo puede retrasarse a causa del Shabat o de alguna celebración. El cuerpo debe limpiarse escrupulosamente con agua y luego se cubre con mortajas blancas -que simbolizan la pureza- y el Talit, el manto de oración que utilizaron los hombres durante su vida

Los rituales de luto se extienden para los padres, los hijos, los hermanos y los esposos.  Se dividen en tres periodos; durante el primero, la Shivá, los parientes deberán guardarse en su casa, cubrir espejos, no usar adornos y rasgar sus vestiduras. Deberán alimentarse de comida ligera o ayunar, sentarse en sillas bajas, encender una vela y dejar la puerta abierta en caso de que algún cercano los visite. En el segundo periodo, Shloshim, los familiares se reincorporan a sus actividades aunque no podrán asistir a ninguna fiesta. El tercer periodo, Avelut, sólo lo deberán vivir los padres durante un año, después de este periodo no deberán tener ninguna otra actividad que continúe el luto. Si quisieras entender más el contexto de este ritual, te recomendamos ver la película mexicana 5 días sin Nora (Mariana Chenillo, 2009) que con ironía explica los rituales funerarios de una familia judía.



China






A diferencia de Occidente, en China no hay una separación del cuerpo y del alma. Los rituales chinos buscaban que ambas entidades permanecieran juntas. La muerte no es fin, sino continuación de un intercambio entre vivos y muertos. Deudos hacían sacrificios y ofrendas a los muertos y a cambio esperaban tener salud y bienestar. El incienso y la música eran parte de estas ofrendas para establecer un vínculo con el más allá.
Los nobles eran enterrados con sus objetos e incluso con sus sirvientes para que los acompañaran y sirvieran en la otra vida. Más adelante se sustituirían los seres vivos por réplicas de cerámica. Es muy conocida por ejemplo la Necrópolis de Quin Shihuang, donde se encontraron restos de seres vivos, réplicas y modelos de su imperio y ejército que lo defenderían eternamente en la otra vida.



África





En África se cree que cuando alguien muere es por culpa de algún antepasado al que no se le rindió el debido homenaje. El cuerpo del fallecido se coloca de pie y se le empiezan a hacer preguntas como: “¿Hiciste algún daño a los dioses? ¿Te mató otro hombre?” Si el cadáver contesta que sí, se empuja hacia delante; si la respuesta es negativa, el cadáver retrocede. Se realizan numerosos bailes y cánticos para evitar alguna maldición del más allá y se sacrifican animales que se ofrecen al fallecido y a los antepasados y que luego se sirven como alimento para los enlutados. El alma del difunto se encuentra presente y se convertirá en protección para la comunidad. El entierro se realiza con los animales sacrificados y la casa del finado es destruida para que no implique ningún peligro o maldición.


Indonesia



El antropólogo Nigel Barley observó las costumbres de la tribu Fore en Papúa Nueva Guinea y encontró que las comunidades practicaban el canibalismo. Ahí descubrió que los cuerpos de los muertos eran descuartizados, los miembros y restos eran repartidos entre la población y se comían para que el muerto continuara viviendo o para adquirir más inteligencia, en caso de que el cerebro fuera el manjar. 

Los distintos rituales y costumbres en el mundo, ejemplifican una transición del mundo terrenal al mundo espiritual. Si bien Occidente y Oriente comparten el ritual de inhumación o incineración de cuerpos, hay diferencias en la forma de concebir la unidad de cuerpo y alma. Lo que está claro es que el hombre es de las pocas especies que entierra a sus muertos, como la conclusión de una etapa del ciclo de la vida inexplicablemente natural. 








Para finalizar recuerden siempre que la felicidad del cuerpo se funda en la salud; la del entendimiento, en el saber. (Tales de Mileto)

0
0
0
0No comments yet