Canales populares

Sabias esto del jogo bonito???

Buenas tardes gente! en esta oportunidad les dejo varias curiosidades del futbol, que encontre tratando de averiguar si alguna vez hubo un partido sin faltas (al pedo mode ON !!! jaja), la amyoria no las conocia, asi que las comparto con ustedes:



Ambientando un poco


link: https://www.youtube.com/watch?v=ibLx5FStsno
[/align



Un solo gol en los primeros tiempos.




Un caso insólito se registró en la vigésima segunda fecha del torneo de 1965: al finalizar los primeros tiempos, se había convertido un solo gol, el de Boca a Chacarita en los nueve partidos de Primera División. Con ese tanto Boca ganó 1-0.



Arquero por tres partidos.




En 1941 Atlanta contrató al arquero uruguayo Horacio Granero, quien debutó en la fecha inaugural del torneo frente a River. El club de la banda roja se impuso por 5-0. El domingo siguiente, Atlanta fue vencido por Boca 7-2, y en la tercera fecha el conjunto de Villa Crespo igualó 6-6 con Estudiantes de La Plata. En 3 partidos a Granero le señalaron 18 goles. Ese mismo lunes la comisión directiva decidió prescindir de los servicios del arquero oriental.



Un caso único de desacato




En la decimosexta fecha del Clausura de 1993 River viajó a Córdoba para enfrentar a Talleres. Al promediar el segundo tiempo ganaban los locales 2-1, cuando el árbitro Javier Castrilli sancionó un penal favorable al equipo visitante. La decisión fue severamente cuestionada por los jugadores del equipo cordobés. Se generó un escándalo, que se agudizó cuando un particular ingresó al campo para agredir al juez. Castrilli expulsó a Kenig, Ortega Sánchez, Fornero, Rivarola y Boldrini, todos de Talleres y suspendió el partido. El club cordobés presentó un recurso de amparo ante la justicia de la provincia. Durante la semana el Tribunal de Disciplina de la AFA sancionó a los cinco jugadores y le dio por perdido el partido a Talleres. En la jornada siguiente, Talleres hizo valer el fallo de la justicia de Córdoba y presentó a los cinco jugadores inhabilitados a jugar frente a Newell’s, en Rosario. Fue el único caso de desacato que se registró en el fútbol argentino.



Suspendido por falta de pelotas




El partido que jugaron Vélez y San Lorenzo en el estadio José Amalfitani, el arbitro, Juan Bava, debió suspender el partido porque el público no devolvía las pelotas que caían a las tribunas. Fue el único caso que se registró en el fútbol argentino. Ocurrió en 1990.



un caso insólito





En la séptima fecha del Torneo Clausura de 1993 en horas de la mañana, en el estadio de Boca, San Lorenzo derrotó al local por 4-3. En Liniers, River le ganó a Vélez por 2-1. Estudiantes también perdió en La Plata con Deportivo Mandiyú. El hecho de que cayeran los dos equipos que iban primeros, provocó un caso jamás ocurrido en el profesionalismo: había 16 equipos separados apenas por dos puntos. Estudiantes, Vélez y River tenían 9; San Lorenzo, Boca, Independiente, Gimnasia, Lanús y Mandiyú estaban con 8 y con 7 figuraban Rosario Central, Huracán, Platense, Belgrano, Racing, Argentinos Juniors y Deportivo Español.




Argentina...amarela???




En el primer partido de Mundial de Suecia, en 1958, debían enfrentarse Argentina y Alemania. El árbitro del encuentro consideró que la casaca blaquiceleste de los argentinos y la blanca de los alemanes podía confundirse y decidió que uno de los dos equipos debía cambiar de indumentaria. Fueron a un sorteo y Argentina perdió. Tuvo que usar una amarilla, por única vez en su historia porque nunca más volvió a salir a la cancha con ese color. Seguramente por cábala. Ganaron los alemanes –por entonces campeones del mundo— por 3-1.




Más que 22 penales




Platense y Lanús jugaron un partido histórico el 16 de noviembre por el descenso. El calificativo vale como pocos porque ocurrieron varios hechos inusuales: 1) Luego de que el partido finalizó igualado sin goles, el desenlace -descenso de Lanús- llegó tras la ejecución de 22 remates desde el punto del penal. Hubo una primera serie en la que se ejecutaron cinco y en la que cada arquero, Miguelucci, de Platense, y Rubén Sánchez, de Lanús, atajaron uno cada uno; una segunda serie de dos remates por lado, en la que Miguelucci contuvo uno y Niro, de Platense, desvió el suyo; una tercera de penales por lado, que fueron convertidos; y la cuarta y la que sería la última, también de dos por equipo, con un gol de Juárez y un remate de Peremateu en el palo (ambos de Platense) y dos contenciones de Miguelucci, lo que determinó que Platense mantuviera la categoría. 2) Pese a que Miguelucci contuvo cuatro penales y fue decisivo en la permanencia de los “calamares”, se quedó sin trabajo poco días después porque el club no le renovó su contrato. 3) El árbitro del partido, Roberto Barreiro, no advirtió que Platense violaba el reglamento cuando permitió que el undécimo penal lo ejecutara Juárez, quien ya había rematado el primero y no podía volver a hacerlo hasta que tiraran todos sus compañeros, incluido el arquero. Juárez era un experimentado goleador y Miguelucci no se tenía fe en ese momento. Lanús cumplió con las reglas. Su último penal lo remató su arquero Sánchez y Miguelucci lo atajó. 4) Lanús accionó judicialmente contra la AFA y, mientras se discutía en los estrados, bajó de la Primera B a la C. Le ofrecieron dos posibilidades: volver directamente a la Primera División, saltando dos categorías, o una fuerte suma de dinero. Lanús se quedó con la plata e inició su gran despegue en lo social y deportivo.



Sin fotos del partido




Un episodio sin precedentes se registró en la primera fecha de 1951 en el encuentro que Ferro y River igualaron sin tantos en Caballito. A poco de iniciado el encuentro el juez inglés Aldridge hizo retirar a un fotógrafo. Sus compañeros se solidarizaron y abandonaron el campo de juego. Al día siguiente, en los medios gráficos no aparecieron fotos de ese partido.




Un árbitro con anteojos.




En un partido jugado en la cancha de Talleres (era el nombre de la estación del Ferrocarril del Sud y que posteriormente se llamó Remedios de Escalada) por el torneo de ascenso a Primera División, fue agredido el árbitro Pascualini. Los jueces declararon la huelga y la Asociación los suspendió seis meses, al tiempo que abrió un registro para que se inscribieran árbitros con alguna capacidad. A partir de la decimoséptima fecha del torneo de 1944 la conducción de los partidos del campeonato superior fue confiada a jueces improvisados, como el caso de Mario Pajoni, quien había sido futbolista -actuó en Platense--en la década anterior y que dirigió varios partidos con la particularidad de actuar con anteojos.



Antes de los transistores




Antes de que se inventara la radio a transistores, la única vía de comunicación que tenían los hinchas para conocer los resultados de los otras canchas era la revista Alumni. El mecanismo era un tablero indicador colocado en un lugar visible de la cancha en la que aparecían los nombres de los otros equipos que disputaban los otros encuentros mediante una clave que daba la revista. Los datos los recibía un operador por teléfono.



Un hecho inusual




En la segunda fecha del primer campeonato de la era profesional, en 1931, Racing le ganó a Platense por 5 a 1. Pero lo notable fue Natalio Perinetti, capitán del equipo de Avellaneda, expulsó a su propio compañero Pompey por una acción fuerte que tuvo contra un rival. Después de retirarse del fútbol, Perinetti fue periodista deportivo.


Eso fue todo gente, gracias por pasar!

+2
0
0
0No hay comentarios