Check the new version here

Popular channels

Salud en T! (Recomendado)

Salud en T!




Los enemigos invisibles





Son los ácaros en las alfombras, el polvo en suspensión, males que se pueden solucionar con una buena ventilación donde circule el aire.

Los ácaros y los hongos que se acumulan en las habitaciones de los hogares, especialmente en los dormitorios, son el peor enemigo para las personas alérgicas con problemas respiratorios. Los especialistas recomiendan una limpieza a fondo permanente antes de adoptar cualquier tratamiento. Una habitación llena de muebles, libros, alfombras, cortinas y muñecos proporciona el medio adecuado para la reproducción de los ácaros, esos pequeños y repulsivos animales, algunos de los cuales son parásitos.

Tres son las condiciones que favorecen la presencia de ácaros y también de hongos: la humedad elevada, la oscuridad y la acumulación de polvo y materiales orgánicos.

Contra la humedad, existe la aireación. Una habitación bien ventilada se convierte en una trampa casi mortal para los enemigos de los alérgicos. La utilización de pinturas antimohos también ayuda a ganar esta difícil batalla.

La cocina, los baños y lavanderos, son las zonas más húmedas de una casa y conviene limpiarlos con cloro y lejía.

Para combatir la oscuridad no hay nada como la luz del sol. El sol mata los ácaros y elimina los hongos, que buscan los rincones oscuros. El mejor consejo para un alérgico es una casa soleada y bien ventilada a más de mil metros de altitud.

El polvo se elimina con un aspirador y con trapos ligeramente humedecidos. Es preferible no usar el plumero y, en caso de presencia de personas alérgicas, tampoco conviene la escoba. Pero los ácaros y los hongos encuentran su acomodo en los rincones más inaccesibles. Cuantos menos muebles, mejor. Cuanto más accesibles sean las pequeñas esquinas y escondrijos, también mejor. Se deben lavar a menudo los muñecos, sobre todo los de peluche, y es prudente limpiar los libros de las bibliotecas.

Finalmente, es preciso estar alerta, porque nos rodean pequeños enemigos que pueden causar diversos trastornos, a los grandes y pequeños.



Los ejercicios aeróbicos





De tres a cinco horas por semana de estos ejercicios permiten reducir el riesgo de enfermedades coronarias en un 65%.

Se conoce como actividad aeróbica, aquella en la que el organismo requiere principalmente de oxigeno para su realización. En contraposición a los ejercicios aeróbicos están los que, por su actividad física muy intensa requieren de poco oxígeno y dependen más de las reservas del cuerpo. A estos últimos se les denomina anaeróbicos.

Prácticamente todas las actividades que realizamos a lo largo de nuestras vidas son, en mayor o menor medida, aeróbicas. Sin embargo, es necesario disponer de, al menos 3 horas semanales en las que realicemos ejercicios aeróbicos con una intensidad constante para comenzar a disfrutar de sus beneficios.

Los ejercicios aeróbicos se pueden dividir en dos tipos: de alto impacto y de bajo impacto. Los ejercicios de bajo o moderado impacto incluyen; caminar, nadar, subir escaleras, remar, escalar. Los de alto impacto son los que requieren de mayor desgaste físico como: correr, bailar o jugar tenis. Los ejercicios de bajo impacto pueden ser realizados todos los días, mientras que con los de bajo impacto es recomendable hacerlos interdiario.

La forma más sencilla, asequible y saludable de hacer un ejercicio aeróbico es caminar enérgicamente por 3 o más horas semanales. Es una práctica que puede ser realizada por casi cualquier persona que tenga un estado de salud razonablemente buena. Además de ayudar a prevenir enfermedades cardíacas, caminar también es bueno para quemar calorías y prevenir lesiones en músculos y huesos.

Para personas adultas que se encuentren en buen estado de salud, lo ideal es una combinación de ejercicios de bajo y alto impacto, de tres a cinco sesiones semanales sería óptimo para mantener una buena salud.

La natación está entre los ejercicios aeróbicos más completos y que puede ser practicado por personas con ciertas limitaciones físicas, tales como mujeres embarazadas, personas con problemas en músculos y huesos y personas asmáticas.

Muy popular en los últimos años es la bailoterapia, una buena combinación de ejercicios aeróbicos de alto y bajo impacto que puede ser practicada por personas de cualquier edad que estén en buenas condiciones físicas.

Lo importante es que cada quien se haga su rutina adaptada a su tiempo y posibilidades y convertirla en un modo de vida.



La práctica de la natación




La natación es uno de los deportes que pueden practicar la mayoría de las personas sin tener en cuenta la edad, ya que dentro del agua se tiene un bajo impacto sobre las distintas partes de nuestro cuerpo, reduciendo al máximo la tensión de los huesos y las articulaciones. Un claro ejemplo está en la carrera, cuya práctica tiene un fuerte impacto sobre las articulaciones, especialmente en los tobillos y las rodillas, debido a nuestro propio peso y la fuerza de la gravedad. Sin embargo, dentro del agua esto no sucede ya que la gravedad es distinta.

Los especialistas recomiendan este ejercicio aeróbico para la buena salud del corazón, y su fortalecimiento y la pérdida de grasa que lo rodea. Por lo que cada latido se hace más potente y puede trasladar más sangre al resto del organismo a raíz de un buen ejercicio.

Con la natación, se fortalecen de igual forma todos los músculos, también los que se encargan de llenar y vaciar de aire a los pulmones, haciendo que en cada respiración podamos tomar más aire con menos gasto energético, haciendo la respiración más eficiente, aumentando la oxigenación y reduciendo el estrés de estos músculos respiratorios, esto motiva una baja de la frecuencia respiratoria.

La natación suma a los beneficios típicos de todos los deportes, la actividad de hacer ejercicio sin impactos, el gran desarrollo aeróbico y la implicación de todos los grandes grupos musculares.

Todos los deportes aportan beneficios sobre la salud, siempre y cuando se practiquen de forma adecuada. Sin embargo, la natación tiene unas características especiales que no poseen otros tipos de ejercicios aeróbicos. Algunos de estos beneficios son:


Aporta una increíble resistencia cardiopulmonar.
Estimula la circulación sanguínea.
Ayuda a mantener una presión arterial estable.
Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
Fortalece el desarrollo de la mayor parte de grupos musculares (más de dos tercios de todos los músculos de nuestro cuerpo).
Fortalece los tejidos articulares previniendo posibles lesiones.
Facilita la eliminación de secreciones bronquiales.
Mejora la postura corporal.
Desarrolla la flexibilidad.
Alivia tensiones.
Genera estados de ánimo positivos.
Ayuda a mejorar estados de ansiedad y aliviar síntomas de depresión.
Relaja la excesiva tonicidad muscular de la tarea diaria.
Estimula el crecimiento y el desarrollo físico-psíquico.
Mejora el desarrollo psicomotor.
Favorece la autoestima.

En los últimos años se ha visto incrementado el número de recomendaciones por parte de los profesionales de la medicina para las más variadas terapias y patologías. Algunas de ellas son:


Asma.
Molestias musculares y articulares.
Hernias de disco, lumbalgia o pinzamientos.
Estrés.
Estimulación precoz.
Ayuda en dietas de adelgazamiento controlado.
Discapacidades físicas y motoras.
Autismo.
Disfunción eréctil.

Por último, es importante tener en cuenta que para poder obtener los beneficios ya mencionados, es recomendable:


Hacerse un examen médico antes de comenzar la actividad física para estar seguro que se puede practicar este tipo de ejercicio. El médico nos recomendará el tipo de ejercicio que necesitamos y la intensidad en que lo podemos realizar.
A cada edad le corresponde una temperatura del agua y del ambiente; para los bebes será distinta que la de los adultos.
También es importante tener presente los niveles de cloración y ph del agua.
Hidratarse correctamente para evitar problemas de piel.
La constancia es muy importante para lograr beneficios a largo plazo.
No tenga prisa ni supere sus límites, no se trata de correr, todos tenemos un ritmo.
Ser pulcro para evitarse infecciones y sobre todo siga todas las recomendaciones higiénico-sanitarias de las piscinas.

Practicar natación es fresco y saludable, nadar es vital nos ayuda a mejorar la figura y la respiración, así que a nadar y disfrutar de los beneficios que nos da tan importante deporte para la buena salud de nuestro organismo.



El estreñimiento y su tratamiento





El estreñimiento, también denominado constipación, es el almacenaje de residuos fecales en el intestino durante más de tres días o con la presencia de heces más duras de lo normal que producen dolor a la hora de evacuar.


Es un problema más frecuente de lo que parece en la sociedad actual, no habiéndose podido cuantificar su verdadera frecuencia ya sea por rasgos alimenticios o del medio ambiente. No obstante, sí se puede afirmar que es más frecuente en el sexo femenino, en los niños y en la tercera edad, tal vez relacionado con condicionantes multifactoriales.

El estreñimiento puede ser ocasional, es decir, que dura un periodo corto de tiempo y está asociado a determinadas dietas o hábitos, o bien puede ser crónico si se perpetúa en el tiempo.

Sus síntomas se ven acompañados con la sensación de inflamación del abdomen, flatulencia, ligera molestia abdominal, dolor de cabeza, entre otras molestias.

Entre las causas que producen el estreñimiento se pueden destacar:

La alimentación inadecuada en la ingesta de demasiadas proteínas en carnes, pescados, huevos, leche y derivados, poco consumo de agua, líquidos, frutas, verduras, legumbres y cereales integrales. Baja integración de fibra en las comidas diarias, ausencia o falta de ejercicio físico, consumo alterado de laxantes y medicinas tales como antidepresivos, antiácidos, antiespasmódicos, entre otros.

Existen muchas maneras de combatir el estreñimiento naturalmente antes de recurrir a los laxantes farmacológicos, incluso los de venta libre, que es mejor dejar como último recurso ante casos de mayor gravedad. Un método sencillo, pero que pocos tienen en cuenta, es el respeto de los horarios del propio intestino para evacuar. Si esta regularidad no existe puede generarse sentándose en el inodoro, por ejemplo, todas las mañanas tras el desayuno con tranquilidad, por un período de más o menos 20 minutos.

El tratamiento siempre debe de iniciarse con modificación de los hábitos de alimentación para procurar que en todos los alimentos vaya incluida fibra, sobre todo aquellas frutas que de manera natural estimulan el movimiento intestinal, como: naranja, lechosa, melón, ciruelas, etc. El utilizar suplementos de fibra, no suele ser tan eficaz como la fibra natural misma, por lo que la recomendación es consumirla mucho más que las cápsulas o derivados de la misma. El uso de cualquier otro tipo de laxantes debe ser desaconsejado debido a que pueden causar daños irreversibles al organismo, ya sea a los nervios que se encargan de la motilidad intestinal en órganos distantes, como una embolia grasosa pulmonar en caso de abuso de laxantes de aceite mineral.

Otro factor que no debe dejarse de lado, es que el ejercicio regular, ayuda al sistema a mantenerse activo y sano; no se requiere que el individuo se convierta en un gran atleta, pero invertir en una caminata de 20 a 30 minutos todos los días ayudará. La actividad física mejora la actividad peristáltica del intestino grueso favoreciendo la movilidad intestinal y de este modo el avance del bolo fecal. Es importante dedicar tiempo y procurar no ignorar las ganas de evacuar, muchas veces se circula tan apresuradamente, que no se le presta atención a las necesidades que solicita el cuerpo. El médico indicará qué tipo de laxantes se requiere para cada persona y qué tipo es el mejor, por lo que no se debe dudar al momento de visitar al gastroenterólogo para que indique la mejor recomendación. Tomar suficiente agua y otros líquidos como jugos de frutas y caldos de verduras, ayudan a que las heces se mantengan suaves facilitando así su expulsión, por lo que se debe tratar de no ingerir en exceso líquidos con cafeína o alcohol, pues estos tienden a irritar el sistema digestivo.

Finalmente, tomar en cuenta este y cada uno de los correctos hábitos alimenticios, ayudará a mejorar tan desagradable síntoma existente en la gran mayoría de las personas por el estrés cotidiano que abunda en cada uno y la falta de mayor dedicación a la buena salud del órgano digestivo.


Los métodos para blanquear los dientes




Todo lo que debes saber para blanquearlos y poseer la dentadura más envidiada

Existen diversos métodos, así como productos químicos que se utilizan para blanquear los dientes aunque resulten ser algo abrasivos, entre estos presentaremos un listado donde incluiremos métodos y algunos de los productos utilizados y sus efectos:

Pastas blanqueadoras de dientes

Las pastas blanqueadoras funcionan en forma gradual y, generalmente, se debe esperar algunas semanas para apreciar los resultados. Existen varias marcas en el mercado.
El mayor inconveniente es que algunos productos son abrasivos y con el tiempo pueden hacer que los dientes se pongan aún más amarillos.
Revisa los ingredientes para ver qué productos abrasivos hay listados. El Calprox es un ingrediente suave y no causa daños en los dientes.

Borradores de manchas en los dientes

Estas herramientas de mano son usadas como "borradores" para dientes; de hecho, removerán las manchas que hay sobre las piezas dentales sin producir daños sobre las mismas.
Estos borradores suelen funcionar mucho mejor en combinación con una pasta blanqueadora, y suelen ser útiles para luego de comer o beber algo que mancha los dientes, como por ejemplo el café o el refresco.

Kits de productos para blanquear los dientes

Debemos tener en cuenta que estos kits pretenden hacernos creer que son exactamente iguales a los tratamientos que emplean los dentistas en sus pacientes, pero nunca se igualarán a una consulta y tratamiento aplicado por tu odontólogo ya que más nadie que éste comprende y maneja con exactitud el tipo de limpieza adecuado a tu tipo de esmalte o a la resistencia de tus encías.

Cintas blanqueadoras de dientes

Las cintas blanqueadoras de dientes, conocidas como whitestrips, son una película de un agente blanqueador que se coloca sobre la dentadura.
Se adhiere a la misma y es virtualmente invisible. Funcionan, aunque pueden tardar algunas semanas, y deberán tomarse algunos recaudos para proteger las encías.
Hay muchas personas que afirman que el secreto de sus sonrisas brillantes es combinar peróxido con bicarbonato de sodio. Aunque ésto puede funcionar, la sustancia resultante es muy abrasiva, tanto con las encías como con los mismos dientes.

Blanqueamiento de dientes monitoreado

El odontólogo provee de un molde dental en el cual irá la solución. Este método se emplea en el caso de blanqueamiento de varios bloques de dientes, empleando una solución de peróxido de carbamida al 10% que será aplicado por el paciente, en moldes previamente confeccionados en el laboratorio, en la tranquilidad del hogar durante un tiempo especifico prescrito por el profesional, y cuyo resultado dependerá de la constancia y acertada aplicación del paciente.
Mientras tanto, el paciente estará bajo un constante monitoreo del profesional que querrá cerciorarse de que las encías no estén siendo afectadas. El procedimiento es permanentemente monitoreado durante 3 a 6 semanas.

Blanqueamiento en la clínica dental

Este método se efectúa en una clínica o consultorio dental y es llevado a cabo por un odontólogo profesional. Éste protegerá las áreas que no deben ser blanqueadas.
Un agente luminiscente muy poderoso es aplicado sobre los dientes, seguido de una luz fuerte que activará el agente blanqueador. Los resultados son inmediatos y el costo es elevado.

Blanqueamiento dental láser

También se lleva a cabo en la clínica o consultorio. Este método es uno de los más recientes. Es similar al anterior, pero en lugar de usarse una luz sobre los dientes se aplica un láser.
No existe suficiente información sobre este método como para afirmar que es superior que el anterior. Además, hay que tener en cuenta que es mucho más costoso.


¿Cuál es el mejor ejercicio para vos?




Existen muchos ejercicios físicos como el kickboxing, los abdominales, el spinning, etc. que ayudan a mantener el cuerpo en forma. Pero la pregunta que nos surge es ¿cuál es el mejor ejercicio para mí?. Aquí lo respondemos...

Lo primero que nos tenemos que preguntar es si estamos físicamente aptos para realizarlo. Los especialistas afirman que para hacer ejercicios como los mencionados hay que estar en forma, y no hacerlos únicamente para lograrlo. Por lo tanto, si su espíritu está en forma pero el resto de usted no, no desespere, todos tenemos muchas formas de conseguir estar bien físicamente.

Por ello, a continuación le brindamos diferentes ejercicios, dependiendo de su estado, para que usted elija el que le parezca más adecuado:

Si usted ya se encuentra en forma:

· Kickboxing: es un gran ejercicio para quemar calorías. Asegúrese de que los instructores sepan tanto sobre artes marciales como de gimnasia aeróbica, ya que existen muchos movimientos que si se hacen de manera incorrecta, pueden afectar las rodillas, los hombros y los codos.

· Spinning (el sistema de bicicleta fija con música): ofrece un entrenamiento intenso que requiere energía y una buena imaginación.

· Pilates: combina varios movimientos y requiere de un buen control muscular.

Si usted está en recuperación:

· Levantamiento de pesas: le permite centrarse en ciertas partes sanas del cuerpo, mientras cuida alguna lesión en otra zona.

· Bicicleta fija: puede ayudar a sus rodillas.

· Remo: es un gran ejercicio para la parte superior del cuerpo mientras recupera su cadera, rodilla o tobillo.

· Ejercicios de natación y los aeróbicos bajo el agua: ayudan a reducir los dolores y son buenos ejercicios cardíacos.

Si tiene sobrepeso:

· Su primer paso debe ser comenzar a hacer ejercicio aunque sea cinco minutos al día.

· El yoga y los ejercicios aeróbicos suaves son una buena combinación, lo que explica el porqué todos los ejercicios aeróbicos terminan con diez o quince minutos de elongación.

· Los ejercicios aeróbicos bajo el agua y la natación ofrecen actividad cardiovascular utilizando el agua como resistencia moderada.

Si tiene más de 65 años:

· El entrenamiento para bajar de peso ofrece al cuerpo resultados fabulosos, incluso para gente que ronda los 80 años. Dos sesiones semanales de 30 minutos cada una han demostrado que ayudan a reducir los riesgos de osteoporosis y fracturas en las mujeres postmenopaúsicas.

· El Tai Chi puede tratar con eficacia la artritis. También baja la presión arterial casi tanto como caminar 30 minutos diarios.

· El Ai Chi es un ejercicio acuático que coordina técnicas de respiración con flexibilidad, relajación y fuerza.

· La mayoría de los estilos del yoga implican ejercicios de elongación, alejando el dolor de la artrosis, mientras que aumentan la flexibilidad corporal.

Para los niños:

· El ejercicio ayuda a consolidar los huesos en crecimiento, así que anime a sus hijos a que estén en actividad, aunque sea 30 minutos por día.

· Contrariamente a lo que se cree, los niños se benefician con el entrenamiento de pesas, mientras sea supervisado por un adulto y con poco peso para levantar.

· Muchos gimnasios no permiten que los que tengan menos de 15 años usen sus instalaciones, en ese caso es mejor establecer un pequeño gimnasio en el hogar.

Para todos, algunas reglas que se aplican sin importar la edad o la condición física:

· Consulte con un especialista para adoptar un programa que vaya acorde a su estado.

· Comience despacio, incluso haga menos de lo que usted piensa que puede.

· Supervísese durante (y hasta 24 horas después) una nueva actividad antes de pasar al nivel siguiente.

· Consulte a su médico antes de empezar a hacer cualquier ejercicio.


Y Salud!!!!



Fuente:
http://www.caveguias.com.ve/
+2
0
0
0
0No comments yet