Canales populares

Se agrandó el PRO y hay tensión con la UCR!


Luego de la victoria de Marcos Juárez, se agrandó el PRO y hay tensión con la UCR

El macrismo se adjudica el triunfo y enoja a sus socios. La división de la UCR y el factor Juez, otras trabas.







El triunfo de la alianza PRO-UCR en Marcos Juárez, en el interior cordobés, que llevó a la intendencia al macrista Pedro Dellarossa, produjo el efecto contrario a la lógica política: debilitó el acuerdo.



El triunfalismo del PRO llevó a los macristas a adjudicarse por sí solos la victoria, aunque la diferencia fue de siete puntos y –como recuerdan los radicales- hace cuatro años el candidato de la UCR, sólo, sacó 20 puntos.
Macristas y radicales se miran de reojo y confían a los periodistas su disgusto hacia los socios con los que festejaron juntos el domingo pasado.
Sucede que la alianza ganadora fue exclusivamente local, y ahora hay que negociar el acuerdo provincial, lo cual es mucho más difícil.
Entonces, unos y otros tratan de llegar en las mejores condiciones posibles a la mesa de las negociaciones.
Los macristas levantan sus propios candidatos en cada ciudad. Para la capital provincial, presunto coto mestrista, Mauricio Macri dijo que Felipe Lábaque, el presidente del club Atenas, sería un lujo.
Por estas horas, operadores macristas confiaron que para ellos la mejor fórmula para la ciudad de Córdoba de una alianza PRO-UCR sería Lábaque-Mestre. El segundo lugar del binomio para Mestre es inaceptable para los radicales y aparece como una propuesta insólita (es improbable encontrar un caso de degradación en un cargo ejecutivo, de titular a vice).
Además, Macri olvidó los agravios que Luis Juez le dedicó, como cuando lo llamó “pelotudo”, y dijo que está dispuesto a incorporarlo a una alianza.
Eso significaría que Juez rompe UNEN pero, también, que la UCR se fracture, porque Oscar Aguad iría hacia esa entente y Mestre quedaría afuera.
Con Juez, Macri agita un fantasma para los radicales. Los macristas argumentan que en el estado de división que muestra la UCR no saben con quién hablar. ¿Con Mestre, con Aguad, con Mario Negri, con Eduardo Angeloz, con el intendente de Río Cuarto, Juan Jure?
Los radicales parecen haber comprendido la dificultad. El lunes, en el subsuelo del edificio municipal cordobés, Mestre reunió a los principales referentes de su partido.
En ese almuerzo, todos acordaron hacer manifestaciones de unidad. La primera de ellas, el jueves 18, cuando se realizará un acto en el club Juniors para celebrar los tres años de la victoria de Mestre en la elección que lo llevó a la Intendencia.
Las condiciones en que la UCR llegará a la negociación con el PRO dependerán de cómo resulten estos gestos. ¿Irán todos? ¿Acaso faltará Jure, quien parece tener más adelantado el acuerdo con Macri, al incorporar al Banco Ciudad como agente financiero de Río Cuarto?
En lo único que coinciden por ahora UCR y PRO es que si las elecciones son en mayo o junio del año que viene, ya en diciembre tienen que estar listos los candidatos. El tiempo les corre en contra.
0
0
0
0No hay comentarios