Check the new version here

Popular channels

Sedevacantismo

Qué es el sedevacantismo:
El sedevacantismo no es un cisma, sino una agrupación de católicos que nos oponemos a todos los errores cometidos por la iglesia en carácter dogmático, teológico, litúrgico, tradicional, catequístico, y misionero, y también por sus falsas profecías y supuestas apariciones. En primer lugar, creo que el nombre está mal puesto, porque al llamarnos "sedevacantistas" podría significar que creemos en una sede siempre vacante, lo cual es erróneo por dos motivos: primero porque no cambia la esencia de la fe ni de la iglesia, con que la santa sede esté vacante o no y, segundo, porque la sede no está vacante sino usurpada.
Seguimos siendo católicos, y algunos sedevacantistas tienen la esperanza de que venga algún papa a deshacer todos los cambios echos por el concilio. En cambio otros creen que la iglesia ya no volverá a ser restaurada sino que el vaticano será destruido y en ese momento comenzará la cuenta regresiva hasta la parusía de Jesucristo. El problema es que no podemos estar en comunión con papas masones, modernistas, comunistas, adoradores de Shiba y que prohiben el proselitismo de la fe católica, y que, en nombre de la iglesia católica adulan a los cismáticos pero excomulgan a los que guardan la tradición. Entonces los sacerdotes católicos tradicionales (sedevacantistas y tradicionalistas) siguieron dando la misa pero sin los cambios introducidos por el concilio. Muchos de esos sacerdotes conservadores fueron difamados y acusados de estafadores, fariseos, locos, o pederastas, y con ese pretexto los excomulgaron. Y, en los primeros años del concilio, fueron difamados como Susana del capítulo 13 de Daniel. Entonces para no incurrir en herejía, en aceptar cambios tan contrarios a la fe católica y a la misa tradicional tridentina, lo que es más prudente decir es que la santa sede está vacante, porque ninguno de los papas del concilio es verdadero aunque no se los haya excomulgado.
Ciertamente se ha producido un cisma, pero este se apoderó del vaticano. Los conspiradores de la iglesia católica quisieron tener una iglesia distinta pero, en vez de fundar una nueva iglesia (como lo hicieron todos los protestantes) se infiltraron entre católicos para llegar a ser papas (desde Juan XXIII en adelante todos han sido masones e iluminatis). Lo que sucede es que la mayoría no se da cuenta y esos son los que los siguen, y los defienden contra toda inteligencia. Los tradicionales somos una minoría, y somos despreciados y nos acusan falsamente de cismáticos. El catolicismo modernista es un cisma, solo que ellos se quedaron con el nombre, la santa sede y los templos, y así desmontaron los altares. Ahí está la prueba de fe: demuestra que conoces a Jesús, viéndolo parado al lado de satanás y di, "ese es Jesús, el otro es satanás" alguien que lo conoce no fallará, aunque satanás esté sentado en la santa sede, y Jesús esté en el destierro.

Cómo me doy cuenta que el concilio vaticano II es un cisma:
Las mismas declaraciones de los falsos representantes de la iglesia, atestiguan que no es la misma iglesia que era antes del concilio. Por ejemplo, Juan Pablo II permitió que se practicara la idolatría en el templo de Asís colocándose una imagen de Buda en el tabernáculo, y allí mismo recibió a todos los paganos adoradores de los demonios, retirando las imágenes de los crucifijos y cubriendo con mantos las imágenes que no podían ser removidas (porque los demonios detestan esas imágenes); pero excomulgó a las agrupaciones tradicionalistas. Un ejemplo de las excomuniones es el caso de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X; y miren qué curioso que ellos no son sedevacantistas, es decir que en ninguna de sus declaraciones se revelaron contra Juan Pablo II (al menos no mientras este vivía) y sin embargo Juan Pablo II los excomulgó ¿Por qué un papa que trata con tanta complicidad a los satanistas excomulga a los que guardan el rito católico romano íntegramente? Pero aunque se revelaran contra él, no solo está permitido, sino que es de nuestra obligación denunciar de forma pública las herejías sin importar quién las cometiera. “Cuando el pastor se convierte en el lobo, el primer deber del rebaño es defenderse” [Dom Prosper Guéranger, El Año Litúrgico, Loreto Publications, 2000, vol. 4, p. 379.]
En una conversación que tuve con una ex carmelita descalza, defensora del concilio, yo pregunté de forma abierta en un grupo de facebook si la única diferencia que había entre la misa tradicional y la misa moderna era que la moderna no es en latín, y ella comentó “Prefiero las misas a partir del concilio vaticano II: se participa más y le entiendo. Bendiciones”. Ella no fue la única persona que respondió pero quiero centrarme en sus palabras porque alguien que fue carmelita descalza (y Dios sabrá por qué dejó de serlo) habla con conocimiento de causa. Entonces le respondí a esas personas “¿Pero se dan cuenta que están reconociendo que las misas del concilio no son las mismas que antes? ¿Ven que me están reconociendo que ya no es la misma iglesia? ¿Entonces en qué argumento se basan para seguir siendo católicos y no convertirse al protestantismo?” y la monja retirada me respondió “¿De cuál antes? Si te refieres a las Misas Tridentinas, lamento decirte que estas no se parecen en nada a las Misas de la Iglesia primitiva. El Concilio Vaticano II al reformar la Liturgia asemeja la Misa a la de los primeros Tiempos. Antes de Trento, siglos antes NO EXISTIA la misa tridentina. En los primeros 4 siglos no fue así.” Entonces le respondí “Usted defiende al concilio con las mismas palabras que los protestantes defienden a sus iglesias.” La conversación siguió pero hasta ahí es suficiente para demostrar que, por sus propias palabras, demostró que el catolicismo reformado es un cisma.
Después Francisco, que dice que no es necesario creer en Dios para ser buenas personas y que muchas buenas personas de la historia eran ateas. También declaró que nadie debe inculcar el catolicismo a los que no son católicos, y llamó “no católicos” a los que la iglesia siempre llamó herejes o paganos para suavizar. Pero se lanzó en contra de los tradicionalistas y en 2011, cuando aun era obispo, se denunció de forma pública que viajó al vaticano para pedirle al papa Benedicto XVI que excomulgara a los del instituto del Verbo Encarnado.
Hoy está planeando, para 2017, celebrar en comunión con los cismáticos los 5 siglos de la primera reforma protestante. Eso no es coherente, pero Dios permite que obre de esa manera a fin de que por sus frutos lo reconozcamos. También dijo (al igual que Juan Pablo II) que los judíos son nuestros hermanos mayores. En cambio la iglesia católica siempre enseñó que no hay ningún otro pueblo elegido que no sea la iglesia católica, que la ley mosaica fue abolida por Cristo, que nadie puede ser salvo fuera de la iglesia católica, y que los judíos son el pueblo deicida. He aquí algunas citas de la tradición, que demuestran que el catolicismo reformado por el "concilio", es un cisma:

*“Toda herejía debe ser anatematizada” primer concilio de Constantinopla

*“El que sugiere o bien cree o se atreve a enseñar en contra de la fe, hazle saber que él está condenado y anatematizado” (papa Pelagio II, epístola Quod ad dilectionem)

*“Decretamos que los que dan crédito a las enseñanzas de los herejes, así como los que reciben, defienden o patrocinan, están excomulgados. Si alguien se niega a evitar esos cómplices después de haber sido condenados al ostracismo por la iglesia, que ellos también sean excomulgados” (IV Concilio de Letrán)

*San Francisco de Sales (siglo XVII), Doctor de la Iglesia, [La Controversia Católica], edición inglesa, pp. 305-306: “Ahora bien, cuando él [el Papa] es explícitamente un hereje, cae ipso facto de su dignidad y fuera de la Iglesia”. Eso significa que no hace falta un juicio canónico para que un papa sea un antipapa. Así como un santo no es santificado por la canonización sino que la canonización da crédito de que es un santo; del mismo modo los juicios canónicos no convierten a un sumo pontífice en antipapa, sino que dan crédito de que nunca esa persona fue papa.

*San Roberto Belarmino (1610), Doctor de la Iglesia: “Un Papa que se manifieste hereje, por ese mismo hecho (per se) cesa de ser Papa y cabeza, así como por lo mismo deja de ser un cristiano y miembro de la Iglesia. Por tanto, él puede ser juzgado y castigado por la Iglesia. (Citado de vaticanocatolico.com)

*San Roberto Belarmino: "Este principio es de lo más cierto. El que no es cristiano no puede de ninguna manera ser Papa, como Cayetano lo dijo (ib. c. 26). La razón de esto es que alguien no puede ser cabeza de lo que no es miembro. Ahora bien, el que no es cristiano no es miembro de la Iglesia, y el que se manifieste hereje no es un cristiano, como claramente lo enseñan San Cipriano (lib. 4, epíst. 2), San Atanasio (Cont. arria.), San Agustín (lib. De great. Christ.), San Jerónimo (contra Lucifer), entre otros; por lo tanto, el hereje manifiesto [fuero externo, público, etc.] no puede ser Papa". (Citado de vaticanocatolico.com)

*El Papa Pablo IV publicó una Bula Papal declarando solemnemente que la elección de un hereje como Papa es nula e inválida aunque sea elegido por el voto de todos los cardenales.
Sobre el uso a perpetuidad de la misa tridentina 1570 (papa San Pío V): Que absolutamente nadie, por consiguiente, pueda anular esta página que expresa Nuestro permiso, Nuestra decisión, Nuestro mandamiento, Nuestro precepto, Nuestra concesión, Nuestro indulto, Nuestra declaración, Nuestro decreto y Nuestra prohibición ni ose temerariamente ir en contra de estas disposiciones. Si, sin embargo, alguien se permitiese una tal alteración, sepa que incurre en la indignación de Dios Todopoderoso y sus bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo.

*San Alfonso: El diablo siempre ha intentado, por medio de los herejes, de privar al mundo de la verdadera misa. Por lo que los precursores del anticristo, antes que cualquier otra cosa, tratarán de suprimir y abolir efectivamente el santísimo sacrificio de la misa, como castigo por los pecados de los hombres, según la predicción del profeta Daniel: y le fue dado poder contra el sacrificio perpetuo.” (profecía)

*Nuestra Señora de La Sañette: Roma perderá la fe y se convertirá en sede del anticristo (profecía).

Todas estas cosas son solo un resumen que, creo yo, es suficiente para demostrar la falsedad del concilio vaticano II. Se las traigo porque me han acusado de loco y confabulador por no respaldarme en lo que enseña la iglesia por medio de la tradición. Bueno, ahí tienen algunas citas de por qué el vaticano II es un cisma. El que se resista a creer que no me haga acusaciones, porque acabo de citar las pruebas. Yo no enseño lo que a mí me parece (como hace Bergoglio y todo hereje) sino la verdad objetiva. A los que me critican con insultos y agravios como si yo estuviera en contra de ustedes, sepan que yo estoy del lado de ustedes, y no estoy en contra de otra cosa que de satanás. Por eso intento socorrerlos para que no se dejen engañar.

El anticristo:
Tuve problemas en un grupo de facebook mal llamado “dogmas católicos”, porque me uní pensando que eran tradicionales, pero no lo eran, sino que solo creían en el dogma de la infalibilidad papal, y tan encasillados están en la idea de que el papa es Pedro que se olvidan del Cristo que lo hace infalible (si quiere saber más sobre lo que digo de la infalibilidad del papa, lea mi nota llamada “sobre el dogma de la infalibilidad del papa”).
Por respeto no voy a difundir los nombres de las personas que me trataron de ignorante, y no veían más allá de sus narices. Porque esas personas no sabían lo que decían, y espero que Dios les ayude a abrir los ojos. Uno de ellos publicó en mi contra diciendo "en mi opinión el anticristo no va aparecer como modernista sino como tradicionalista y cuando todos le den la razón va a mostrar su verdadera cara". Eso lo dijo porque no se veía una foto mía en mi perfil de facebook, y ya me habían acusado de que obro en la oscuridad porque mis obras son malas. Esas acusaciones me recuerdan a los fariseos que acusaron a Jesús de expulsar a los demonios con el poder del príncipe de las tinieblas, lo cual es ilógico y contradictorio. Entonces mi respuesta fue la siguiente: Recién ahora veo el comentario de [omito el nombre por respeto] que dice "en mi opinión el anticristo no va aparecer como modernista sino como tradicionalista y cuando todos le den la razón va a mostrar su verdadera cara". Bueno, todo puede ser, lo importante es que logremos tener unidad cosa que no se está dando. Que te quede claro que yo te hablo como hermano y no como agresor. Ciertamente las profecías dicen que la mayoría será engañada por el anticristo, pero hay que entenderlo con inteligencia, porque cada vez que alguien es engañado, el engañador se vale de los deseos personales de la gente, haciendo que la gente se incline más hacia sus propios deseos que hacia la verdad, pero dándole razones para creer que sus deseos personales son sostenibles. Por lo tanto es mucho más factible que el anticristo sea un modernista que un tradicionalista ¿O sino cómo lograría que todos lo amen? ¿Quién dio mayor testimonio de la Verdad que Jesús? Y por ese motivo fue tan odiado que hasta el día de hoy los judíos lo odian (fin del comentario).
Otra cosa que pasó en ese grupo es que algunos miembros citábamos las bulas de los papas, las enseñanzas de la iglesia, las profecías de los últimos tiempo, mensajes de la Santísima Virgen María, para demostrarles el error que significó el concilio, y los modernistas no quisieron escucharnos. Pero después en defensa de Bergoglio, trajeron citas de “el católico agrio”. Entonces esas personas demuestran que no es que creen que Bergoglio es vicario de Cristo por ser figura de autoridad sino porque predica lo que ellos quieren escuchar; porque si escucharan a alguien por ser la autoridad no citarían al católico agrio (que Dios sabrá quién es) para contradecir a Jesucristo, Santa María, los papas anteriores, y los profetas.
Entonces de esa manera se justifica la gente necia, y realmente me sentí humillado, no tanto por sus acusaciones contra mi persona, (me llamaron ignorante, anticristo, hereje, cismático, y de muchas otras formas) sino porque el grupo se llama “dogmas católicos”, pero están tan arraigados en el dogma de la infalibilidad del papa que le creerán a Pedro, el romano, en cuanto aparezca. Pero son unos ciegos, porque las profecías de San Malaquías dicen que el anticristo se sentará en la santa sede, y eso es motivo suficiente para saber que el dogma de la infalibilidad papal tiene límites.
Bien, eso es todo. Tómese como ayuda y enseñanza, y no como crítica. La verdad es una sola y no puede ser reformada según nuestra conveniencia. Yo no me creo dueño de la verdad, pues si me creyera dueño la modificaría como hacen los herejes.
Les saludo cordialmente y con afecto,
Mauro.
0
0
0
2
0No comments yet