Check the new version here

Popular channels

Segunda semana de huelga en NCR



Fiel al estilo de los conflictos gremiales que lleva adelante la Unión Informática, la huelga en NCR no escatima en persistencia y entra en su segunda semana. Una breve reseña de un nueva medida de fuerza que eleva aún más la voz del reclamo informático.

El escandaloso conflicto gremial que estalló en NCR, esa empresa que en imaginario popular se hace tan cotidiana por los afamados cajeros automáticos presentes en las sucursales de numerosas entidades bancarias, deja por sentado el estilo con que la Unión Informática lleva adelante medidas de fuerza en reclamo del cumplimiento de tantas demandas sin respuesta. Apenas al lado del reconocido Teatro Astros, un clásico de la noche porteña en plena Avenida Corrientes, se emplaza el campamento que en turnos 24×7 pone a cada minuto más presión sobre una dirigencia empresarial que torpemente cree que puede desoír los reclamos de decenas de empleados que exigen, además de mejoras salariales, el cese de la violación de sus derechos y un acuerdo marco entre sindicato y empresa que permitan llevar año a año negociaciones salariales que acompañen la evolución de la voraz inflación.

Para quienes no hayan seguido el conflicto desde el primer día, no viene mal rememorar los cómo y porqué del mismo.

Haciendo un poco de historia sobre el inicio de la huelga, es preciso recordar que NCR se cuenta entre las empresas que peores salarios paga a sus empleados: $3.048 por una jornada laboral de ocho horas. De todos los conflictos acaecidos a la fecha, NCR lleva la delantera entre las empresas más explotadoras, pese a los hipócritas eslóganes en torno a la calidad de trabajo y “oportunidades” puertas adentro en la empresa. Peor aún: su presidente, Gustavo Nusenovich, recibió un premio en una jornada llevada a cabo por el líder espiritual Ravi Shankar destacando “los valores humanos en la empresa” como puede observarse en el siguiente video:



A la indisimulable estafa salarial de NCR, la más obvia e inmediata reacción fue la iniciativa de varios de sus empleados en seguir los pasos de otros informáticos que, en vistas de los exitosos acuerdos salariales que fueron dándose durante 2014 a raíz de las avanzadas gremiales de la Unión Informática, vencieron el temor a organizarse. NCR se evidenció desde los primeros momentos como una empresa cuya dirigencia se especializa en “emparchar” la situación: primero, ofreció repetir la primer oleada de aumentos salariales de marzo último, incluso calcando aquellos casos en donde el aumento fue cero. Luego, al ver que dicha iniciativa fue inútil por demás, optó por la persecución de los empleados agremiados y las amenazas. Varios supervisores, serviles y obedientes a los altos mandos, no escatimaron en chicanas y aprietes. Sin embargo, ni ello fue suficiente para que se concretaran reuniones de empleados y asambleas para definir los pasos a seguir que, en última instancia, culminó con la decisión en votación abierta, de declararse en huelga. En forma paralela al proceso de organización sindical de los empleados, NCR siguió caminando a tientas y optó por intentar “sobornar” a los empleados prometiendo aumentos salariales que tocarían un techo histórico: $7.500 bruto, muy cerca de lo que exige la Unión Informática en su reclamo 2014 (ver nota ‘Unificando criterios’). Eso si: sin acuerdo empresa­-sindicato; y peor aún: extorsionando empleados al solicitar la desafiliación al sindicato a cambio del aumento.


En plena Avenida Corrientes, entre los teatros más afamados de la Ciudad, se emplaza desde el miércoles 1ro. de octubre el campamento informático frente a la puerta de NCR, multinacional del rubro IT caracterizada hoy por ser una de las empresas que peor paga a sus empleados, $3048 por mes por jornadas de 8 o más horas de trabajo.


El fracaso del disciplinamiento y el recaimiento de NCR en la más burda y abyecta conducta de intentar torpemente crear una escinsión entre los trabajadores y el sindicato que los protege a cambio de dádivas, la respuesta de quienes tuvieron la capacidad de comprender la importancia de un acuerdo marco fue contundente: huelga por tiempo indeterminado.

Un reclamo irrenunciable

Las huelgas de estas características de la mano de la Unión Informática, ya aggiornadas en el sector IT y que el común de las empresas conoce, dan fe de la determinación del sindicato y los empleados organizados en él a la hora de reclamar el cumplimiento de las pautas salariales acorde a los tiempos que se vive, como así también el cese del atropello a sus derechos como trabajador. Durante estos primeros días que tomó lugar la huelga, no cesaron los supuestos “planes de contingencia”, los comunicados de NCR pretendiendo hacer de cuenta que “no pasa nada”, y como es de esperar en situaciones de esta clase, un sinnúmero de rumores que al rigor de los hechos, están a la orden del día.

Durante en fin de semana, el acampe en la puerta e inmediaciones de NCR transcurrió con total normalidad. En horas del mediodía del sábado, se acercó a cubrir los hechos un móvil de Crónica TV, de similar manera que han hecho algunos medios independientes en radio e internet.



Conforme avanzan los días y comienza a tomar más notoriedad el presente conflicto gremial, ya sea por la afección a los servicios que crece día a día para con los clientes de NCR (supermercados, comercios y bancos), la neurálgica zona donde se ha emplazado el campamento, e incluso la cobertura de los medios, es hora de que la dirigencia de la empresa abandone la idea de que una pasiva postura laissez­faire, laissez­passe solucionará por sí sola la situación, más aún teniendo varios antecedentes sobre la determinación de los reclamos a manos de la Unión.

De la misma manera que se exhorta a la empresa a una mesa de diálogo, también se llama a los empleados que por motivos de temor, indecisión o desinformación se encuentran ajenos al foco del reclamo, de la misma manera que se invita a todos aquellos que han sido víctimas de extorsiones o amenazas por parte de supervisores, gerentes o coordinadores, a acercarse a la comisión interna de delegados o contactarse a través de [email protected]
0
0
0
0
0No comments yet