Info

Seis juguetes que seguro te decepcionaron en tu infancia

Cubo mágico
Te lo comprabas con todas las esperanzas de dominarlo, pero luego de horas y horas de intento, terminabas tirándolo por la ventana. Sería mágico, ¡pero era re difícil!
Dinos al agua
Esto sí que era una mentira. Decían que estos dinosaurios, con sólo tirarlos al agua, crecían varias veces su tamaño. En realidad, con suerte se hinchaban un poco y de divertidos no tenían nada.
Espiral de colores
Un buen ejemplo de esos juguetes que atraían por sus colores, pero que después no servían para nada. Si no tenías escaleras, lo máximo que podías hacer con este espiral era pasarlo de una mano a otra. Cinco minutos de entretenimiento garantizado, no más.
Estrellas fluorescentes
Todos se compraban estas estrellas para ambientar el techo de su cuarto y sentir que estaban en el cielo. Pero su efecto duraba muy poco y unos meses después se despegaban.
Alcancía de dulces
Un verdadero fiasco. La idea era ahorrar monedas en su interior. Cada una que metías te hacía ganar un dulce. Pero si te quedabas sin monedas, ¡no podías disfrutar de las golosinas! Y si te acababas las golosinas, ¡ahorrar no tenía recompensa!
Juego de agua
Era divertido, no lo vamos a negar. Pero después de un buen rato de intentar e intentar, te dabas cuenta que varios de los aritos jamás iban a entrar en dónde debían.