Popular channels

Ser famoso y homosexual en el 1900

Rudolph Valentino


Si pensamos que es difícil para una figura pública ser abiertamente homosexual en estos días, imagínense el alboroto, que han causado estos rumores en el año 1926:

"¿Por qué no ahogamos al señor Guglielmi, alias Valentino, cuando aún estamos a tiempo?" Rezaba un beligerante artículo del Chicago Tribune a mediados de los años veinte. Lo firmaba un crítico que, como miles de americanos, se sentía profundamente ofendido por el ascenso al estrellato del actor italiano Rodolfo Alfonso Guglielmi di Valentine, más conocido como Rudolph Valentino, Rudy.

Ese tipo endeble, desnudo de cintura para arriba, con gesto afeminado y rostro pálido embadurnado de delicados maquillajes, que bailaba tangos, vestía de torero con aires de modelo de alta costura y seducía a recias nobles británicas besándolas sinuosamente de la mano al hombro en sus películas, ese Valentino, era un insulto a la virilidad americana, el sex symbol del momento no podía comportarse como una mujer, debía alejarse de los cosméticos como de la peste y ensanchar musculatura mientras dejaba que el vello cubriera sus molestamente suaves facciones. Pero la indignación del género masculino no sirvió para nada, y Rodolfo Valentino, con una carrera cimentada en muy pocos films, era en 1925 el hombre más deseado de América.

Su andadura en el cine empezó en 1915, cuando consiguió trabajar como extra en diversas producciones de Hollywood mientras alternaba como bailador en las fiestas nocturnas de las estrellas de Beverly Hills, y terminó prematuramente con una peritonitis que acabó con su vida en Nueva York en 1926. Valentino fue el sueño húmedo de miles de mujeres, hasta tal punto llegó su mito como hombre objeto que casi nadie le reconoció en vida un talento como actor que no pudo florecer como merecía; Valentino daba perfectamente con el canon de actor de comedia y medía con maestría el gesto y la tensión sexual en las escenas de amor, era profesional e inteligente, estudiaba sus guiones en inglés y en su italiano natal para asegurarse de haber entendido todas las frases perfectamente, y escribió además sensibles libros de poesía.
Rudy gozó, por otro lado, de su propia leyenda en vida, al contrario que James Dean, cuya estrella brilló con mayor intensidad una vez muerto; entre ambos actores hay por cierto muchas similitudes, los dos fallecieron jóvenes, poseían un tipo de belleza que irritaba al prototipo de hombretón machista y en su corto periplo por la fama sufrieron la presión de sus círculos íntimos y de gran parte de la crítica, que no veía en ellos más que floreros para satisfacer la libido del sector femenino de la platea.

La vida de Rodolfo Valentino estuvo marcada por sus curiosas aficiones y por la compleja relación que mantuvo con su segunda esposa, la figurinista Natacha Rambova.
En el capítulo de hobbies, era bien conocida su afición por las ciencias ocultas, y aseguraba sin vergüenza alguna que mantenía contacto con el espíritu de un jefe indio llamado Pluma Negra. Le volvían loco las joyas y todo tipo de prendas de vestuario, y en su mansión podías encontrarte lanzas de remota procedencia, cuchillos y demás armas expuestas con sumo cuidado.
Su primer matrimonio con Jean Hacker no duró demasiado, ya que Valentino conoció a la mujer que se empeñaría en llevar las riendas de su vida y su carrera, Natacha Rambova. Durante un tiempo, el actor mantuvo relaciones con ambas mujeres, lo que provocó un amago de escándalo por bigamia que no llegó a más.
Después de su unión definitiva con la Rambova, su vida empezó a cambiar radicalmente. La nueva esposa de la estrella intervenía en todas las decisiones concernientes a su trabajo, se inmiscuía en los platós con exigencias al director y vestía a su marido con las ropas más exóticas y femeninas, lo que provocó, como ya he dicho, las burlas de los sectores más "masculinos" del país y una obsesión enfermiza por parte de Valentino por demostrar siempre que pudiera su virilidad puesta en duda, luciendo musculatura o haciéndose fotografiar practicando deporte.

Natacha Rambova


La influencia de Rambova puso en peligro la carrera del italiano, juntos gastaban millonadas en idear nuevos proyectos para el lucimiento de él, buscando localizaciones espectaculares y diseñando inimaginables artilugios de vestuario, Rambova escogía los films en los que Rudy debía participar y por ejemplo, inició la preproducción de un biopic de El Cid que nunca llegó a realizarse. Cuando Valentino fue contratado por la United Artists, Hollywood ya estaba quemado del comportamiento de Rambova, y se le prohibió definitivamente toda ingerencia en los rodajes. A partir de entonces, las carreras de ambos se fueron separando, para alivio de las fans y del propio actor.
Además de ser acusado de amanerado por medio país, y de impotente por su vengativa primera esposa, Valentino tuvo que enfrentarse a sus innatos deseos homosexuales, siempre al borde del escándalo mayúsculo. Tuvo diversos romances en la sombra desde los tiempos en que frecuentaba los cabarets gays de Nueva York, antes de aterrizar en Hollywood, y luego se le relacionó sentimentalmente con personajes de la fama del actor Ramón Novarro, aunque al parecer, la máxima aspiración erótica de Rudy era darse un revolcón con Carlos Gardel , cosa que nunca consiguió.
El 23 de agosto de 1926, un Valentino en la cúspide desapareció para siempre a los 31 años. En su funeral de Nueva York, acompañaron el féretro 80 000 fans femeninas, se dice que incluso hubo mujeres que llegaron a suicidarse tras la trágica noticia. Cuando fue enterrado después de los fastos funerarios en Hollywood, llevaron el ataúd entre otros Douglas Fairbanks y Samuel Goldwyn. Sus fans nunca le abandonaron, y la lápida de Valentino ha estado siempre rodeada de flores y velas. La leyenda dice que durante muchos años, aparecía periódicamente por el cementerio una misteriosa mujer vestida de negro que nunca quiso desvelar su identidad, para dejar un ramo fresco ante la lápida del gran Rudy.


FUENTE: http://www.portalmundos.com/mundocine/actores/rodolfovalentino.htm
0
0
0
0No comments yet