Check the new version here

Popular channels

Sgo.del Estero se construyó sobre Cementerio Indio

Magia y brujas en el pasado santiagueño


Imagen ilustrativa

La historiadora Judith Farberman publicó un libro que trata sobre la persecución de la hechicería durante la Colonia en el territorio que hoy es Santiago del Estero.

La colección de libros “Nudos de la Historia” (Editorial Sudamericana) que dirige Jorge Gelman está destinada al gran público ávido de conocer el pasado nacional. También es un proyecto para contrarrestar el predominio en el terreno mediático de autores como Felipe Pigna. Los historiadores que escriben en la mencionada colección son académicos, la mayoría realizaron sus tesis de doctorado pero en este caso lo que hacen es tratar de llevar en lenguaje ameno y con pocos tecnicismos sus temas de estudio.

Es lo que hizo la especialista Judith Farberman en “Magia, brujería y cultura popular”, un trabajo que se ocupa de la persecución de la hechicería durante la Colonia y también de los modos en que las prácticas mágicas, entendidas como supersticiones, fueron juzgadas y conceptualizadas en el siglo XX.

Santiago del Estero constituye el corazón geográfico de esta investigación que, tras rastrear a los “hechiceros” en expedientes judiciales del siglo XVIII, se ocupa de las “supersticiones” y de los “supersticiosos” en la cultura popular, a través del análisis de la Encuesta Nacional de Folclore de 1920 y del pensamiento de tres ilustres autores santiagueños: Ricardo Rojas, Orestes Di Lullo y Bernardo Canal Feijoo.

La escritora y crítica Mariana Enríquez, en un comentario sobre el libro de Farberman, se pregunta por qué la autora eligió este territorio para el marco espacial de su trabajo. Y dice: “Porque Santiago, desde tiempos del Virreinato, hizo de la emigración una parte central de su cultura, de modo que sus creencias folkló-ricas se extendieron por todo el país, y también porque el monte santiagueño es el hábitat privilegiado y refugio de la infernal Salamanca, la reunión de brujos, aprendices de brujos y el demonio, que en estos parajes y en este encuentro se denomina Zupay. Un ser que, con la deforestación de la selva santiagueña, y según temía Ricardo Rojas, fue perdiendo su hogar –lo que para un nacionalista como Rojas era una metáfora de la preocupante pérdida de la identidad y las tradiciones de tierra adentro”.
0
0
0
0
0No comments yet