Info

Si aplaudís mucho, se ponen rojas las manos y blanco el c

Marangoni recargado: "Si aplaudís mucho, se te ponen rojas las manos y blanco el cerebro"


El presidente del Banco Provincia, y hombre de extrema confianza de Daniel Scioli, apuntó nuevamente sus dardos contra la platea cristinista, en especial contra los adulones de la Presidente. Volvió a la carga contra el "progresismo berreta": "hay una suerte de mezcla de Che Guevara y Armani".



Gustavo Marangoni es el presidente del Banco Provincia y uno de los más estrechos colaboradores de Daniel Scioli. Precandidato a jefe de Gobierno porteño, Marangoni ha convocado bastante notoriedad en las últimas semanas por sus declaraciones que parecen tener objetivo a incomodar a la platea cristinista.

Recientemente, el funcionario sciolista dijo que "el progresismo en la Argentina es muy berreta" y esto desató la ira de un sector K que salió a responderle. Más desafiante aún fue el pedido de Marangoni de emitir billetes de $200 y $500, en una clara postura sobre la gravedad de la inflación en el país.

Pero el presidente del BaPro fue por más. En nuevas declaraciones, apuntó contra los adulones y aplaudidores de Cristina Fernández, que se cierran al debate dentro del oficialismo.


"En general, si vos aplaudís mucho, las manos se te ponen rojas, porque la sangre irriga mucho hacia las manos e irriga menos a otras regiones, por ejemplo, el cerebro. El tema de tener las manos rojas y el cerebro en blanco, no es bueno, lo bueno es tener la capacidad de poder debatir", disparó.


En diálogo con la revista La Tecla, Marangoni defendió sus comentarios sobre el "progresismo berreta". "Lo que hice fue un llamado a discutir conceptos, eso no tiene que poner nervioso a nadie. Justamente planteé la necesidad de un peronismo que utilice las PASO para darse un gran debate y una gran discusión. En algunos hay un abuso de los términos ‘soldado’, ‘enemigos’, ‘jefe’, que es toda una terminología que no tiene nada que ver con la democracia de partidos”, dijo.

Marangoni dijo que, en términos de democracia interna, "el peronismo tiene un gran déficit". "El déficit es que un partido que en 70 años solamente eligió su fórmula presidencial por el voto directo de los afiliados una vez, en 1988, tiene mucho para avanzar en su democracia interna. Las PASO son una buena herramienta para debatir el año que viene; no sólo las candidaturas de las personas, sino también debatir ideas, proyectos y propuestas, para todos los cargos", dijo.

Marangoni volvió a cargar contra un sector del progresismo que calificó de "prejuicioso". "No digo que sean todos, pero hay algunos que se identifican con ese rótulo que son prejuiciosos, que tienen muchas consignas y permanentemente, como decía mi abuela, buscan colgarles el San Benito a otros: “Este no es progresista, éste es de derecha, éste es esto, éste es lo otro”; y no sé de dónde sacan esa autoridad para hacerlo", dijo.

"¿Hay más autocalificados de progresistas que progresistas reales?", preguntó la revista, a lo que Marangoni respondió: "En algunos casos, sí. Algunos son, a lo mejor, genuinos, y tienen una trayectoria de coherencia. En otros casos, me parece a mí que hay una suerte de mezcla de Che Guevara y (la marca de ropa) Armani".