Check the new version here

Popular channels

Si viajas en colectivo, seguramente pasas por estas cosas.


Colectivo, autobus, microomnibus, bus, micro, o como se denomine popularmente en el país o lugar donde vives. Técnicamente se denomina "transporte público de corta distancia" o transporte urbano, ya que realizan recorridos de hasta 40 Km aproximadamente.
Seguramente sos uno de los millones de usuarios que diariamente usan este medio de transporte. Por varios motivos (para ir al trabajo, para ir a la Facultad , para ir a un hospital, para ir de paseo, para hacer trámites, etc, etc, etc...)
Es así que, como diariamente se desplazan millones de personas, también circulan miles de estas unidades por día, para poder contener (o intentar contener) semejante cantidad de gente:



Si bien este medio de transporte es, quizá, el más popular, junto con el tren, también tiene, como este, sus fallas.

Por un tiempo determinado, deberás compartir y convivir, en horario pico, junto con unas 70 u 80 personas un espacio de unos 11 metros por 2,5 metros. Soportar un tráfico terrible, empujones, apretadas, frenadas y aceleradas, bocinazos, discusiones, calor insoportable, mal humor, olores desagradables, etc.

Son muchas las fallas de este sistema de transporte y debido a esto, es que, más que viajar, se padece el servicio. Ya sea por parte del servicio en sí, del vehículo, del chofer o de algunos pasajeros con los que se comparte el colectivo.

Bueno, aquí se enumera algunas de las cosas que se debe padecer por parte de:

1° El chofer:

Muchas veces hay que soportar choferes con mal humor (lo habitual).
También debemos soportar choferes que:
- Manejan imprudentemente, sin respetar las normas de tránsito.
- Arrancan o frenan la unidad de manera brusca.
- Agarran todos los pozos presentes en la calzada, total , la butaca del chofer está más amortiguada que los demás asientos.
- A los gritos pide: "corriéndose para atrás, que no va a bajar nadie por adelante". O bien: "arriba", apurando al pasajero a subir.
- Que marcan cualquier cosa en la consola de la Sube o de la máquina tragamonedas.
- Se creen dueños de la calle, y que se imponen a los demás vehículos por el tamaño del colectivo.
- Cuando no estamos apurados, aprietan acelerador a fondo y conduce la unidad como si fuera un vehículo de competición (está atrasado). Lo contrario es cuando tenemos una urgencia o llegamos tarde al trabajo, y el chofer (que ahora va adelantado), se pone en una típica postura al manejar (brazo izquierdo al volante, brazo derecho en la consola, como descansando) y conduce, incluso en las avenidas, a una velocidad de no más de 10 Km/h. Es típico de un servicio de paseo turístico por la ciudad.
-Hablan por celular o hasta leen el diario, descuidando el manejo.
-Insultan a pasajeros y a automovilistas por cualquier cosa.
- Choferes "vivos", o más bien estafadores, que cobran el boleto o tarifa que se les ocurre, no el que debería ser.
- Choferes mentirosos, que si se les pregunta si la línea va a tal lugar, el chofer dice que no, y descubrimos luego que sí. A veces es lo contrario, el chofer dice que sí va a tal lado, y en realidad pasa a decena de Kms de ese lugar.
- Y choferes que, o por distraídos o intencionalmente, nos bajan en cualquier lado, en esta situación (comento esto porque vi que sucede a menudo): el pasajero pregunta al chofer si la línea va a "x" lugar, a donde se debe trasladar. el chofer le dice que sí y le cobra el correspondiente boleto. El pasajero le dice "por favor, avíseme cuando llegue (no conoce el lugar). El chofer le dice "bueno, ok". Pero...el chofer, o se olvidó o lo hizo a propósito, la cuestión que pasó varios Km del lugar a donde debía bajar el pasajero, que se enteró vaya a saber cómo. Le recrimina al chofer, y este le dice: o "me olvidé", o bien "yo no puedo estar en todo". Encima, algunos son capaces hasta de querer cobrar un excedente porque el pasajero se pasó de sección.


2° El colectivo.

Ha mejorado algo en estos últimos años. Muchas empresas que prestan servicio en las grandes ciudades, como Buenos Aires, Córdoba, Rosario, La Plata, Santa Fe, Mendoza, etc. han renovado las unidades, con ayuda de subsidios y créditos, y se puede contar con colectivos un poco más silenciosos, algo más limpios y algo más confortables gracias a la suspensión neumática. Poseen caja automática, que le facilita el manejo al chofer y evita los clásicos tirones al realizar los cambios. Son más fáciles de acceder ya que casi todos poseen piso bajo, lo que facilita el acceso a discapacitados.

Pero tampoco son unidades "perfectas". Muchas de ellas posees asientos duros y plásticos, lo que, luego de viajar sentado (si se tiene la suerte) por más de media hora, se sientan dolores de lumbago, espalda y trasero.
Por otro lado, los pasamanos que están dispuestos dentro de la unidad muchas veces están colocados cerca del techo, lo que imposibilita que, por ejemplo, un niño, pueda sostenerse del mismo, a menos que viaje colgado del pasamanos.

Es de notar que, por ejemplo en la Ciudad Autónona de Buenos Aires, hay líneas de colectivo que ofrecen al pasajero unidades con aire acondicionado y asientos mullidos con apoyacabezas (ejemplo línea 12 ,de la Ciudad Autónona de Buenos Aires), mientras que casi todas las demás líneas ofrecen colectivos sin aire acondicionado y asientos comunes. Y todo por el mismo valor de boleto. Sería bueno que todas las líneas de colectivos posean ese tipo de unidades.
Estas unidades, por lo general, están disponibles en las grandes ciudades, donde hay gran volumen de pasajeros.
En cambio en ciudades más chicas y en pueblos del interior, se ven colectivos de más de 10 años de antiguedad, y no siempre en buen estado.


Es que son los colectivos que las líneas urbanas de las grandes ciudades van "desechando" y se la venden a las líneas del interior. Sería bueno que también, en ciudades pequeñas y pueblos puedan contar con unidades mucho más nuevas y confortables que las que circulan en la actualidad.

3° Los pasajeros

Muchas veces debemos compartir este medio de transporte, con otra gente. Es así que se debe de tratar de convivir por unos momentos, unos minutos o unas pocas horas, con personas distintas a uno mismo. No siempre esa convivencia es de la mejor. Es que hay personajes para todo. Como ser:
- Pasajeros que suben o bajan del colectivo empujando a los demás.
- Personas que, al igual que el chofer, se enfadan e irritan por cualquier cosa, insultando a todos y peleándo con quien se le cruce.
-Personas que se desesperan por un asiento. Cuando ven uno que se vacía, literalmente se arrojan a ocuparlo, no importando si se llevan puesto a medio mundo por delante. Una vez que están ubicados en su asiento, conseguido como trofeo, expiran como si hubiesen terminado una agotadora maratón.
- Hay personas que, estando sentadas, hacen un amague de que se van a parar y luego bajar. Pero solo se acomodan en el asiento. Bajarán en la terminal.
-Ha habido casos en que sube una persona, generalmente de sexo femenino de más de 60 años, bien vestida, que, al ver que no hay asiento disponible, lo pide a gritos. Cuando alguien se lo da, sigue gritando y protestando ahora de su cómoda ubicación, de que "caballeros eran los de antes".
-A veces suben pasajeros, sobre todo en zonas como el Once, o la Terminal de Omnibus de Córdoba, que suben con terribles bolsas y bultos, justo en "hora pico". Encima, empujan a los demás pasajeros con esos bultos.
-Otras veces vemos que, automáticamente cuando sube una persona discapacitada, o una mujer embarazada o una persona de avanzada edad, que a los pasajeros que van sentados adelante les agarra un súbito ataque de sueño y quedan todos dormidos. Así los pasajeros que viajan atrás deben ceder el asiento.
- Señoras con aspecto de "aquí estoy", que lleva en brazos a una "criatura" de unos diez años, en obvia actitud de "denme un asiento". Cuando se lo ceden, se sienta la señora, dejando a la "criatura" parada al lado.
-También se pueden ver, sobre todo en época invernal y a la mañana, a pasajeros, generalmente de sexo masculino, con aspecto deportivo, que abre todas las ventanillas porque está "sofocado". Lo contrario sucede en pleno verano, a las 4 de la tarde cuando una señora , abrigada, de más de 60 años ,generalmente, obliga al pasajero que está a su lado a cerrar completamente la ventanilla, diciendo:"es por el viento, vió".
- Hay pasajeros que, sobre todo a la mañana temprano, o a la tarde, es decir, con pasaje completo, que aprovechando de esa situación, larga una estruendosa (o no) flatulencia, más olorosa que el Riachuelo. Comienzan a girar las cabezas de todos, como buscando al culpable. Si hay adolescentes, suelen aparecer risas y hasta no falta un comentario de alguna señora de edad que dice:"que gente cochina por Dios".
- Es común ver, mejor dicho oler, a personas que pareciera que, literalmente, huyen del agua para asearse, como los gatos. Esto hace que, sobre todo en verano, se perciba fuertes olores corporales(olor a chivo, a pata, a período, a orina, etc) que, mezclados con el olor a gas oil mal quemado que emite el propio vehículo, hace que sea irrespirable el viciado microclima del colectivo.
-Dentro de la categoría de pasajeros "chanchos", hay quienes se urgan la nariz y las orejas.Luego muestran a todos los productos de sus extracciones y encima, se lo comen.
- Hay pasajeros, de sexo masculino, que, aprovechando la multitud de pasajeros, se "apoya" en alguna señora o señorita, pueda ser esta de un cuerpo escultural y generosas curvas o bien un cuerpo "chato". También hay pasajeras que aprovechando que hay un hombre sentado y con una de sus manos puesta en el pasamanos del asiento anterior, apoyan con placer su entrepierna en la mano del hombre aludido, mientras la "apoyan" desde atrás, no importando si, al lado de ese hombre quizá este viajando su esposa.
- Cabe mencionar a los escolares, tanto primarios como secundarios, que suben al colectivo con enormes mochilas, que, entre la persona y la mochila, ocupan todo el ancho del pasillo. ¿Es que no controlan los colegios y los padres lo que llevan dentro de la mochila? ¿Tanto material escolar deben llevar al colegio?.
- En concordancia con el chofer que pide a gritos "correrse para atrás", también hay pasajeros que, desesperadamente intentan ir hacia atrás del vehículo, aunque esté totalmente lleno, empujándo a todo lo que se le cruza. Cuando llega al final, después de pisotear a todos los pasajeros que viajan parados, mira hacia atrás, a la luneta, como pretendiéndo transpasar la misma (por ahí ,capaz que detrás de la luneta hay más lugar).
- Por último mencionaremos a adolescentes cumbieros que suben al colectivo con una radio portátil o un celular pasando su música predilecta (obviamente cumbia), a todo volumen. Creen que: - a todos los demás pasajeros le gusta la música., que a todos los pasajeros les gusta esa música (cumbia) y que a todos los pasajeros les agarró un súbito ataque de sordera, que permitiría poner el dispositivo al máximo volúmen. No respetan una disposición de que, el que quiera escuchar música u otra cosa, lo debe de hacer provisto de auriculares.


Por último, y lo más importante, es mencionar al servicio en sí. No es de lo mejor que hay. No tienen horario determinado, como para que uno se guie. No pasan con la frecuencia que debieran. Está colapsado en horas pico. En las grandes ciudades apenas prestan un reducido servicio nocturno, y en las zonas suburbanas y en los pueblos el servicio nocturno directamente no existe. Además, en las grandes ciudades el costo no es elevado, y en Capital y Gran Buenos Aires se puede viajar más barato gracias a un sistema de boletos electrónicos (SUBE), que subsidia en parte al sistema.
Pero en ciudades pequeñas y en pueblos el costo del servicio suele ser más elevado, y encima con poca frecuencia, pocas líneas disponibles, falta de servicio nocturno y unidades viejas.

A veces, a algún funcionario de turno se le ocurre una "mágica idea" como para intentar solucionar problemas, pero todo queda en la nada.
0
0
0
0No comments yet