Info

Siete cosas que solo entenderás si tienes la piel pálida














Escoger el tono de maquillaje adecuado puede ser un problema si tienes este tipo de piel



Como con el resto de los tonos de piel, tener la piel pálida a veces una bendición y una maldición. 


 
#La emoción de broncearse es única
Aquellos que no tienen la piel pálida nunca comprenderán lo emocionante que es tomar sol y terminar con un color que no sea el rojo.


 
#Siempre te dicen lo blanca que eres
¿Para qué te lo repiten? Ya lo sabes y de seguro tú no vas por la vida gritándoles a los demás: “¡qué piel tan oscura tienen!”
 


#Si te olvidas del protector solar, es la perdición
Solo aquella persona que se quemó demasiado por estar al sol comprende lo dolorosas que son estas situaciones y no solo por el dolor en sí mismo, sino porque también complican el momento de elegir la vestimenta (nada de tiras ni de ropa ajustada) y, ¡ni hablemos de la hora de dormir!


 
#Las sombras y bases de maquillaje son muy oscuras
Maquillarse sin que parezca exagerado es algo muy difícil de lograr si tu piel es muy blanca. Todas, absolutamente todas las sombras de ojos y las bases son un tono más oscuro de lo que deberían ser.


 
#Siempre te quedas en la sombra
A menos que lleves un pañuelo, una sombrilla o un sombrero (o todo junto), salir durante el día y estar al sol es imposible.


 
Por eso, mientras todo el mundo se divierte al sol... debes quedarte en la sombra como una especie de vampiro diurno.
 


#Te ruborizas fácilmente
¿Qué ocurre cuando algo nos da vergüenza? ¡Se nota en seguida! En el caso de tus mejillas, estas se ponen rojas en un minuto.
 


#Pecas, pecas y más pecas
Las pecas aparecen en tu rostro de manera inmediata si te expones al sol aunque sea solo por 5 minutos a los rayos del sol.