Check the new version here

Popular channels

Siete Insectos Que Podrías Comer.



A medida que la población humana continúa acercándose a los ocho mil millones de personas, alimentar a todas esas bocas hambrientas es cada vez más difícil. Un gran número de expertos afirma que la gente muy pronto no tendrá más remedio que consumir insectos, una dieta también conocida como “entomofagia”.



Orugas mopane



En esta foto se puede apreciar una especie fácil de encontrar en toda la zona sur de África. Cosechar las orugas mopane es una industria multimillonaria de la región, en la que las mujeres y los niños generalmente se ocupan del trabajo de recolectar los capullos de estos pequeños insectos.

Las orugas son tradicionalmente hervidas en agua salada y posteriormente secadas al sol. La forma seca puede conservarse varios meses sin refrigeración, convirtiéndose en una importante fuente de nutrición en tiempos difíciles. Algunos insectos son extraordinariamente nutritivos. Mientras que el contenido en hierro de la carne es de seis miligramos por cada cien gramos de peso, según la FAO las orugas mopane son una gran fuente de potasio, sodio, calcio, fósforo, magnesio, zinc, manganeso y cobre




Saltamontes chapulines



Los chapulines, también conocidos como langostas, son saltamontes del género Sphenarium que se consumen ampliamente en todo el sur de México. Son servidos tostados (dándoles un particular crujido de satisfacción) y condimentados con ajo, jugo de limón y sal, o con guacamole o polvo seco de ají. Los saltamontes son una fuente rica en proteínas. De hecho, son muchos los que afirman que los insectos contienen más de un 70% de proteínas.

Los investigadores han indicado que la agrupación de saltamontes Sphenarium es una alternativa muy atractiva a la idea de rociar pesticidas en los campos de alfalfa y otros cultivos. Esta medida no sólo elimina los riesgos ambientales asociados a las pulverizaciones, sino que también se convierte en una fuente extra de nutrición y de ingresos.



Oruga bruja




La oruga bruja (Endoxyla leucomochla), más conocida en inglés como “witchetty grub” por los aborígenes australianos, es un alimento dietético básico. Cuando se consume cruda su sabor es muy parecido al de las almendras y si se cocina ligeramente entre las brasas la piel adquiere una textura crujiente con un sabor muy parecido al del pollo asado. Además, la oruga bruja contiene ácido oleico, una grasa monoinsaturada de Omega-9.

Aunque frecuentemente la gente se refiere a las larvas de diferentes polillas como “orugas bruja”, son muchas las fuentes que especifican que la etapa larval de la polilla cossid (Endoxyla leucomochla) es en realidad la auténtica “oruga bruja”. Las larvas son cosechadas bajo tierra, alimentándose de las raíces de árboles australianos tales como los eucaliptos y las acacias negras.



Termitas


¿Quieres deshacerte de las termitas que están destrozando tus pisos? Al igual que hacen en Sudamérica y en África, aprovecha la rica calidad nutricional de estos insectos friéndolos, secándolos al sol o cociéndolos al vapor en hojas de plátano.

Generalmente las termitas contienen un 38% de proteínas, aunque existe una especie venezolana (Syntermes aculeosus) que contiene el 64%. Las termitas también son ricas en hierro, calcio, ácidos grasos esenciales y aminoácidos como el triptófano.


Picudo rojo de las palmeras




Las larvas del picudo de las palmeras (Rhychophorus phoenicis) son consideradas un manjar entre las tribus africanas. Con aproximadamente cuatro pulgadas (10 centímetros) de largo y dos pulgadas (5 centímetros) de ancho, estas larvas se pueden freír fácilmente porque sus cuerpos están abarrotados de grasa, aunque también pueden comerse crudas.

Un informe datado del año 2011 publicado en el Journal of Insect Science argumentaba que los picudos de las palmeras son una excelente fuente de potasio, zinc, hierro y fósforo, así como de numerosos aminoácidos y ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados.




Chinches



Chinches
Las chinches (Hemiptera) son consumidas en Asia, Sudamérica y África. No en vano, estos insectos son una gran fuente de nutrientes, incluyendo proteínas, hierro, potasio y fósforo.

Debido a que las chinches liberan un olor bastante desagradable, estos insectos generalmente no se comen crudos a no ser que se les retire la cabeza primero. Habitualmente son tostados o secados al sol después de haberse puesto a remojo en agua. Como beneficio adicional, el agua resultante (que absorbe las secreciones nocivas) puede ser utilizada como pesticida para alejar a las termitas de las casas.



Larvas del gusano de la harina



Las larvas del gusano de la harina (Tenebrio molitor) son consumidas en el mundo occidental. De hecho, estas larvas son criadas en los Países Bajos para el consumo humano y animal, en gran medida porque pueden crecer en los climas templados.

El valor nutricional de estas larvas es difícil de superar: son ricas en cobre, sodio, potasio, hierro, zinc y selenio. Además, las larvas de los gusanos de la harina son comparables a la carne en cuanto a su contenido en proteínas, aunque se les atribuye una mayor cantidad de grasas saludables poliinsaturadas






















0
0
0
0
0No comments yet